Ir al contenido principal

Recorriendo los Puntos Claves del Desembarco de Normandía.

Publicado
10/01/2023
 Llegamos al segundo día de nuestro recorrido en autocaravana por Normandía. Ayer lo dedicamos, como ya os contamos en el blog, a recorrer los acantilados de Étretat y visitar Honfleur, el pueblo pesquero más bonito de esta zona francesa. Hoy, en nuestro segundo día, tenemos planeado recorrer algunos de los puntos que tuvieron más relevancia en el acontecimiento histórico que se dio en esta zona de Francia en 1944, el Desembarco de Normandía.

 Nuestra intención en el recorrido de hoy es visitar alguna de esas playas que jugaron un papel tan importante en el Día D, como llamaron al día del desembarco, que fue de gran ayuda para dar un giro a la Segunda Guerra Mundial. Además en esta zona hay varios museos donde puedes aprender mucho sobre como se preparó el día D, como sucedió y los días posteriores al desembarco. Por lo tanto, si te gusta la historia, aquí hay mucho que visitar.
 Nosotros para visitar esta zona solo tenemos un día, así que vamos a seleccionar lo que más nos interesa de forma que nos podamos hacer una idea general, visitando alguno de los puntos más importantes de la zona. Así queda nuestro recorrido;

Omaha Beach
 Durante el Día D hay cinco playas de Normandía, que ocupan el tramo que va desde punta de Gateville hasta la desembocadura del río Sena, que jugaron un papel importante durante el desembarco. Estas playas fueron; Utah Beach, Omaha Beach, Gold Beach, Juno Beach y Sword Beach. Estas playas aún conservan resquicios de aquel conflicto, por restos que se conservan en ellas como búnkeres, o bien por los museos que se han construido posteriormente para mantener la memoria de ese hecho histórico, así como memoriales y homenajes a los soldados caídos en la batalla.

 Nosotros empezamos nuestra visita en Omaha Beach por ser una de las más famosas del Desembarco de Normandía, aunque su fama se debe a que fue una de las playas más sanguinarias de la operación, y es que en ella, más de 4.000 soldados perdieron la vida.

 Aquí, junto a la playa de Omaha es donde hemos pernoctado esta noche con nuestra autocaravana, ya que llegamos tarde procedentes de Honfleur y no quisimos dar muchas vueltas en busca de un parking.
 El día amanece gris y llovizneando por lo que la playa se encuentra de lo más solitaria. Solo algún que otro curioso como nosotros paseando por los alrededores en busca de restos de historia. Lo que vemos es una extensa playa de arena dorada totalmente en calma.

Museo Memorial Omaha Beach
 Muy cerca de aquí, a unos 200 m se encuentra una de las visitas imprescindibles en Omaha Beach, el Museo Memorial de Omaha Beach. Este museo fue creado para preservar la memoria de todos aquellos soldados que murieron en esta batalla en 1944, gracias a los cuales se obtuvo la ansiada libertad.
 En este museo podemos ver un vídeo de como se organizó el Día D y como transcurrió paso a paso. La pena es que no está disponible en español, pero las imágenes no tienen precio. Además, se puede disfrutar de una extensa colección de objetos originales, uniformes, armas y vehículos.
 Dentro de los 1.400 m cuadrados que ocupa este museo también veremos recreaciones a tamaño real de escenas de la guerra con una gran cantidad de objetos y detalles. En recorrer el museo invertimos alrededor de una hora.

 Este museo se encuentra abierto los 7 días de la semana incluso los festivos, a excepción de los días que van desde finales de noviembre a principios de febrero, donde el museo permanece cerrado. Para consultar el horario lo mejor es visitar la página web del museo.

Precio
Adulto 7,20 €
Niño
(7-15 años)
4,20 €

 Si después de ver el Museo Memorial Omaha Beach tienes ganas de más, o más tiempo que nosotros, muy cerca se encuentra otro popular museo que abrió sus puertas más recientemente, el Overlord Museum. En él se puede disfrutar de una exposición de inmersión total donde recorreremos la batalla con escenas a tamaño real.

Cementerio Americano
 En pocos minutos en nuestra autocaravana llegamos hasta Saint-Laurent-sur-Mer donde se encuentra el cementerio estadounidense de Normandía, uno de los 14 cementerios militares permanentes, que se encuentran situados fuera de territorio americano, de la Segunda Guerra Mundial.

 Antes de llegar al centro de visitantes hay un gran aparcamiento gratuito donde podemos aparcar nuestra autocaravana sin problemas. En el centro de visitantes, después de pasar un control policial, nos dan un mapa en castellano donde se nos explica un poco lo que vamos a ver en este cementerio.

 Este lugar se ha convertido en una zona llena de vegetación, con extensos caminos donde pasear, siempre recordando a los caídos en combate. Lo primero que nos encontramos es un mirador desde donde se tiene una panorámica de la playa de Omaha y del Canal de la Mancha.
 Y en pocos pasos llegamos a la zona donde están las tumbas donde se pueden ver alineadas las cruces latinas y estrellas de David de mármol blanco.
 Mirando a nuestro alrededor nos damos cuenta de la cantidad de vidas de jóvenes estadounidenses que esta guerra se llevó por delante. Nada más y nada menos que aquí se hayan 9.238 cruces latinas y 149 estrellas de David.

 Al fondo de las tumbas se encuentra una pequeña capilla donde destaca el mosaico de su techo, donde se representa a América bendiciendo a sus hijos y a una Francia agradecida otorgando una corona de laurel sobre los norteamericanos fallecidos.
 En uno de los extremos se encuentra El Monumento, acompañado de un gran estanque y una enorme estatua que representa "El Espíritu de la Juventud Americana Levantando las Alas" que se encuentra mirando hacia el oeste, donde se encuentran las lápidas.
 Estos terrenos han sido cedidos por Francia a Estados Unidos como agradecimiento a este país, para que puedan descansar sus soldados y poder hacerles este bonito homenaje. Después de aproximadamente una hora paseando por el lugar, nos vamos hasta otro cementerio que también merece la pena visitar.

La Cambe, cementerio alemán.
 En pocos minutos llegamos al cementerio alemán, donde descansan los soldados del bando contrario, el bando alemán. En cuanto llegamos al aparcamiento (gratuito), mucho más pequeño que el anterior, ya nos damos cuenta que este cementerio no es tan suntuoso como el americano. Este cementerio se encuentra custodiado por una gran verja, pero que si está cerrada, es posible entrar por un lateral, es decir, que este cementerio se puede visitar fuera del horario de apertura.

 Este cementerio es mucho más modesto y sobrio. Se trata de un gran césped donde descansan 21.222 soldados, la mayoría de entre 18 y 20 años, que fallecieron durante los ataques entre el 6 de junio al 20 de agosto de 1944.
 En el centro de este "Jardín de La Paz", un promontorio coronado con una gran cruz de piedra a donde se puede subir para tener una panorámica de todo el complejo.

Pointe du Hoc
 Llegamos ya a la hora de almorzar al aparcamiento gratuito de Pointe du Hoc, donde antes de ponernos en marcha comemos algo para reponer fuerzas. El Pointe du Hoc se encuentra a unos 6 km al oeste de la playa de Omaha, ya pegando a la playa de Utah. Por lo tanto, este punto era un lugar estratégico, ya que permitía la defensa de la playa de Omaha y Utah. Por lo tanto era un punto a conquistar, convirtiéndose en un objetivo prioritario en el asalto de día D.
 El Pointe du Hoc se ubica en un acantilado de unos 30 m de altura, coronado por un gran búnker, en el que podemos visitar su interior y hacernos una idea de como los alemanes defendían esta zona y las vistas tan extensas que tenían de las playas.
 Aquí vemos un monumento de granito que homenajea a los soldados del segundo batallón de los Rangers, que el día D escalaron este acantilado para inutilizar la artillería alemana que amenazaba las playas de Utah y Omaha.
 Durante el paseo se ven surcos en el suelo hechos por los bombardeos de ese día. Esto nos hace una idea del infierno que se vivió aquí.
 En esta zona vemos varios carteles en los que prohíben el acceso con perros. No se tarda mucho en visitar, alrededor de 30 a 40 min.
Sainte-Mère-Église
 Este va a ser el último punto que vamos a visitar de nuestro recorrido por las zonas claves del Desembarco de Normandía. Sainte-Mére-Église es un pequeño pueblo francés, que vio como caían del cielo paracaidistas la noche del 5 al 6 de junio de 1944, ya que fue aquí donde se produjo un gran desembarco aéreo. Durante esta lluvia de paracaidistas americanos, hubo un soldado que quedó colgado del campanario de la iglesia del pueblo. Para que no lo mataran, durante largas horas no tuvo más remedio que hacerse el muerto. Hoy día, recordando este soldado, del campanario de la iglesia de Sainte-Mére-Eglise cuelga un muñeco con un paracaídas como lo haría en su día este soldado.
 Muy cerca de la iglesia se encuentra el Museo Airbone, donde hay una representación de coches, aviones y documentación usados en la Segunda Guerra Mundial. Nosotros no lo pudimos visitar porque quedaba poco para el cierre y no nos merecía la pena verlo con prisas.
 Un lugar muy famoso aquí en este pueblo, sobre todo para los golosos, es la fábrica de galletas Le Biscuit de Sainte-Mére-Eglise. Un lugar donde encontraremos galletas, bombones y surtidos, que se realizan de forma artesana, que nos harán realizar alguna que otra compra, para nosotros o para regalar, ya que hay detalles muy interesantes.
 Aquí termina nuestro recorrido por algunos de los puntos relacionados con el Desembarco de Normandía. Nos quedan muchas cosas por ver como la ciudad de Caen con su memorial y su museo, el cementerio británico...pero teníamos que hacer una selección. Ahora volvemos a nuestra autocaravana para dirigirnos hasta el Monte Saint Michel donde queremos ver el atardecer. Uno de los más bonitos de Normandía


Siguiente destino