Ruta Cahorros de Monachil con niños

Ruta Cahorros de Monachil con niños



 Estábamos buscando una ruta para hacer en familia y que fuera divertida para los niños. Nuestros compis de @cuatropatasparaunamaleta nos recomendaron la ruta de los Cahorros de Monachil. Se trata de un camino paralelo al río Monachil, a unos 8 kilómetros de Granada, donde pasaremos por puentes colgantes, alguna que otra cueva, incluso habrá que gatear en algunos tramos. ¡Para los peques el entretenimiento está asegurado!

  Aunque los Cahorros de Monachil está considerada una ruta para hacer en familia, nosotros la aconsejaríamos para niños a partir de los 6 años, y sobre todo para niños que sean responsables. Hay algunos pasos estrechos donde tienen que agarrarse a la roca, otros en los que hay que ir agachados, por lo que consideramos que los peques deben tener cierta agilidad y coordinación.
  Pero esta es nuestra opinión, también deciros que en el camino nos fuimos encontrando niños mucho más pequeños.


Cómo llegar a Cahorros de Monachil

 Como ya os comentamos al comienzo, esta ruta se encuentra a unos 8 kilómetros de Granada, y a un par de kilómetros del pueblo de Monachil. Lo que nos resultó más fácil para llegar, fue poner en el GPS como punto el Restaurante Puntarrón, cerca del cual hay una pequeña explanada donde se puede dejar el coche, encontrándose a pocos metros el comienzo de la ruta. 


  De todas formas, a rasgos generales, una vez que llegamos a Granada (A292) hay que seguir las indicaciones hacia Sierra Nevada (NO entrar a Granada ciudad) hasta tomar la salida indicada como Sierra Nevada/Alhambra hasta que veamos el desvío hacia Monachil.


Cuándo ir

 Se trata de una ruta que se puede realizar durante todo el año, siendo quizás la época más bonita durante la primavera por la floración de los árboles y plantas, o el verano, ya que además de realizar una bonita ruta, los niños podrán disfrutar de un chapuzón en las aguas del Monachil.
  Aunque esta es una época ideal, también hay que tener en cuenta que va a ser cuando más personas nos encontremos, y en algunos pasos estrechos incluso tendremos que hacer cola para poder pasar, ya que son muchas las familias que acuden a la ruta.
  En los meses de otoño e invierno nos encontramos otro paisaje que también tiene su encanto, y la asistencia de senderistas es mucho menor. Nosotros la hicimos un fin de semana de Enero y en algunos tramos nos encontrábamos a solas, lo cual le daba un encanto añadido. Eso sí, hay que ir preparado para el frío porque cuenta con varias zonas muy umbrías.


La ruta de los Cahorros de Monachil

 La ruta que nosotros vamos a realizar trata de subir a los Cahorros altos, pasar por el desfiladero, y llegar hasta las azuelas para después volver por el mismo camino y terminar por los Cahorros bajos. Se trata de una ruta de unos 7 kilómetros, con poco desnivel, ideal para disfrutar en familia. También se puede ampliar haciéndola circular, unos 12 kilómetros pero ya con mayor desnivel (400metros) y adecuada para niños más mayores y que estén acostumbrados a andar.

  Una vez aparcado el coche cerca de la venta el Puntarrón, bajamos la carretera hasta que, a pocos pasos, nos encontramos el carril que nos llevará a la ruta. Este carril también es transitable para vehículos ya que nos encontramos varias fincas y dos ventas, de las cuales, en la segunda de ellas, hay lugar para estacionar pero solo para los clientes.
  Llega un momento en que nos encontramos la siguiente señalización, y seguimos dirección Cahorros altos


 El camino está muy poco señalizado, solo vemos alguna estaca en el suelo pero poca cosa, pero se entiende que hay que subir. La zona tiene bastante desnivel, pero no llegará a los 100 metros de distancia por lo que no se hace muy pesado. Además, después de la subida viene la recompensa, llegamos a una especie de mirador natural desde donde se tiene una bonita imagen de la zona.



 Desde aquí descendemos hasta el comienzo de un sendero protegido con una vaya de madera que va recorriendo la montaña. El paisaje es espectacular, y cada vez vamos oyendo más cerca el sonido del agua del río Monachil.


 Al poco tiempo llegamos a uno de los platos fuertes de la ruta, donde comienza la verdadera aventura para los niños, el puente colgante más largo del recorrido con más de 50 metros de largo. Mientras pasamos por el puente, con su correspondiente vaivén, y algunas de sus tablas algo separadas, podemos disfrutar a su izquierda de una bonita cascada.


 Una vez pasado el puente, comienza un estrecho desfiladero paralelo al río donde vamos caminando en fila. Hay zonas estrechas donde hay que pasar agarrándose a unos soportes de la roca, y otros en los que la única forma de pasar es gateando, por lo que os recomendamos no llevar mochilas muy voluminosas porque pueden llegar a molestar.



 El desfiladero nos lleva hasta la Cueva de la Paloma donde hay poca luz y tendremos que atravesarla mediante el estrecho desfiladero y acompañados del estruendo del río que lo hace más emocionante.



 Una vez pasada la cueva, el camino se separa del río y se hace más ancho. Ya comenzamos a ver familias haciendo un alto en su ruta y con su picnic preparado.
  Llega un momento en el que nos encontramos el segundo puente colgante para pasar al margen izquierdo del río, y así por fin llegar a las azuelas.


 Es aquí donde nos damos la vuelta para volver sobre nuestros pasos, pero esta vez, cuando atravesamos el puente colgante más largo, seguiremos la ruta que nos indica dirección Cahorros Bajos. Esta zona es más umbría y húmeda que la anterior, además, como el día anterior había llovido, había bastante barro. Durante esta ruta tendremos que bajar escaleras, pasar por pequeños puentes colgantes y disfrutaremos de unas bonitas vistas de la zona. Así hasta llegar nuevamente al aparcamiento donde habíamos dejado nuestro coche.





Distancia Desnivel Duración
7 Km 150 metros 3 h y 30 minutos



No hay comentarios:

Publicar un comentario