Organizar un viaje a los Cotswolds

Organizar un Viaje a los Cotswolds


 Hace un par de años que empecé a oír hablar de los Cotswolds como destino turístico, unos pueblecitos de la campiña inglesa de los que vi fotos en Instagram, leí blog de viajes que habían hecho rutas por esta región, y empezó a despertarse en mí, cosa que no es difícil, las ganas de visitarlo.

  En primer lugar tuve que localizarlo en el mapa, y es que jamás había oído hablar de los Cotswolds, de donde se ubicaba, ni que pueblos comprendía, así que nos tocó hacer un poco de investigación antes de organizar el viaje.

  Los Cotswolds es una región considerada por muchos como de las más bellas de Inglaterra. Aquí se van a suceder pequeñas colinas, pueblos de piedra color miel en los que se ha detenido el tiempo y grandes mansiones, ideal para una escapada donde vamos a encontrarnos una zona inglesa de lo más pintoresca.


Cómo llegar

 Los Cotswolds se encuentran ubicados al suroeste de Inglaterra, lo que nos va a permitir tener opción a elegir entre varios aeropuertos según el horario y nuestro presupuesto.


 Una buena opción es el aeropuerto de Bristol, ya que probablemente es el más cercano a los pueblos de los Cotswolds del sur, encontrándose a tan solo unos 40 minutos en coche de Castle Combe, uno de los pueblos imprescindibles de la ruta. En el aeropuerto de Bristol operan compañías de bajo coste como Rayanair o Easyjet y va a ser el elegido por nosotros a un precio de 90€ i/v por billete (Del 20 al 23 de Diciembre con Rayanair).

  Otra opción puede ser volar a Birmingham, también muy cercano a la zona norte de los Cotswolds, encontrándose a 1h de distancia de algunos de los pueblos más bellos de Inglaterra.

  Y la última opción que barajamos fue algunos de los aeropuertos de Londres, donde podemos encontrar una mayor oferta de vuelos y variedad de horario. Eso sí, desde aquí, y según el aeropuerto londinense que elijamos, tardaremos unas dos horas en llegar en nuestro coche hasta los Cotswolds.


Cuántos días son necesarios

 Esta es una pregunta que ronda siempre nuestra cabeza a la hora de organizar un viaje, ¿Cuántos días son necesarios para ver la campiña inglesa?. Pues os diremos que esta zona de Inglaterra está repleta de pueblos y aldeas con encanto, pero lo bueno es que todas están muy cerca unas de otras, y suelen ser pueblos muy manejables.

  Según nuestra experiencia os recomendamos al menos tres días para ver los pueblos más imprescindibles de los Cotswold, disfrutar de sus salones de té, comer en sus antiguos y emblemáticos pubs, y comprar en sus encantadoras tiendas.


Recorrido

 Pero ya hemos llegado a los Cotswolds y el gran dilema es que pueblos visitar y cuáles dejar fuera de nuestro itinerario. Para organizar nuestro recorrido tenemos que tener en cuenta que la mayoría de estos pueblos son muy pequeñitos, y lo de pequeñitos es literal, contando alguno de ellos con una calle principal y alguna que otra adyacente y poco más, que se recorren perfectamente a pie y en poco tiempo.

  En el siguiente mapa os mostramos nuestro recorrido por esta región inglesa que vamos a realizar en tres días.

Pincha para ampliar

Castle Combe, considerado por muchos como el pueblo más bonito de Inglaterra. Con sus apenas 350 habitantes, es un pueblo tranquilo donde pasear por sus calles nos dejara totalmente enamorados.



Bibury, que compite en belleza con Castle Combe por el título de pueblo más bonito de Inglaterra. ¿La verdad?, nosotros no sabríamos por cuál decidirnos. Lo que sí os diremos es que es uno de los pueblos que no te debes perder de los Cotswolds, porque es verdaderamente de postal.



Bourton-on-The-Water ya se trata de una población un poco más grande que las anteriores con unos 3200 habitantes. Este pueblo es atravesado por el río Windrush por lo que muchos se atreven a llamarlo la Venecia de los Cotswolds. Aquí podremos disfrutar de encantadoras tiendas, salones de té, restaurantes....



Stow-on-The-Wold también es un pueblo bastante animado donde podemos aprovechar para hacer compras de productos típicos de la campiña inglesa o comer un plato bastante típico de la zona, el "fish & chips".



Lower Slaughter, situado a unos 6 kilómetros de Stow-on-The Wold se trata de una pequeña aldea de lo más coqueta construida en ambas orillas del río Eye. No nos llevará mucho tiempo visitarla, pero enseguida nos daremos cuenta que es un lugar muy especial.



Snowshill, es también un típico pueblo inglés de los pequeñitos pero matones. Su nombre hace referencia a que cuando nieva en la campiña inglesa, este es el primer pueblo que se tiñe de blanco. Lo más destacable es la iglesia de St Barnabas rodeada por su cementerio, una de las imágenes de la localidad.



Broadway se encuentra situado en pleno corazón de los Cotswolds y es considerado como un popular destino turístico ya que ofrece variedad en alojamiento y lugares donde comer será un placer.



Chipping Campden, un lugar que tuvo una gran importancia en el pasado por ser aquí donde se encontraba uno de los mercados medievales de lana más populares de Europa.
  Además de las típicas construcciones de la campiña inglesa, podemos ver casas con tejados de paja de lo más originales.



Lacock se trata de un pueblo donde parece que el tiempo se detuvo. Los edificios se encuentran muy bien conservados y se respira un aire especial. En Lacock destaca su abadía, donde se han rodado escenas de la película Harry Potter, por lo que si somos fans de la saga, es una visita imprescindible.





Alojamiento

 Para alojarnos en nuestra ruta por los Cotswolds estuvimos barajando el tener un hotel como campo base y desde allí visitar todos los pueblos, o el ir cambiando de alojamiento para no tener que deshacer kilómetros y así disfrutar de varios hoteles y entornos. Y esta última opción fue la elegida por nosotros.

  Los alojamientos los reservamos por booking con cancelación gratuita, y para que nos salieran un poco más económico, los buscamos a las afueras de los pueblos más turísticos, como pensábamos alquilar un coche, eso no sería un problema para nosotros.

  Si sois de los que no escatimáis en gastos a la hora de buscar alojamiento, también os diremos que en los Cotswolds podéis encontrar muchos hoteles ubicados en parajes de ensueño, en antiguos palacios y de una arquitectura exquisita.

  A continuación os vamos a hablar de los alojamiento que nosotros hemos elegido para este viaje, los cuales os recomendamos porque hemos vuelto encantados;


Hotel The Lamb Inn A unos pocos kilómetros del turístico Bourton-on-The-Water, se trata de un alojamiento que destaca por el trato del personal que fue totalmente exquisito. La habitación era de lo más acogedora y su restaurante tiene unos platos de 10 y bastante económico.

  El desayuno también espectacular, además del típico buffet, tienes una carta donde puedes elegir entre varios platos que te cocinan de forma individual.


Hotel Beckford Inn, en la ciudad de Beckford nos encontramos este hotel con una arquitectura tan propia de los Cotswolds. También probamos su restaurante de lo más acogedor y con buena comida.
  La pena es que como estaba lloviendo, no pudimos disfrutar de su terraza que tenía un aspecto espectacular.


Hampton By Hilton Bristol. Este hotel lo elegimos por la cercanía al aeropuerto de Bristol, ya que el último día nuestro vuelo salía bastante temprano. Se encuentra justo enfrente de la puerta de entrada a la zona de embarque, a la que se puede llegar perfectamente a pie. Se trata de un hotel moderno, con todas las comodidades para pasar la noche antes de tu vuelo.


Alquiler del vehículo

 Para recorrer los Cotswolds lo mejor es alquilar un vehículo para poder disfrutar de cada pueblo y los alrededores con total libertad. Los pueblos están a poca distancia unos de otros, y se encuentran separados por carreteras con unos paisajes de cuento.

  En la mayoría de los pueblos, sobre todo en los más turísticos, existen parking de pago donde dejar el vehículo. Nosotros no lo usamos, ya que al ir en temporada baja, encontrábamos aparcamiento con facilidad en alguna de las calles de estos pueblos.

  El coche lo alquilamos en el aeropuerto de Bristol por medio de Rentalcars, un intermediario que siempre nos ha dado muy buenos resultados, y la compañía elegida fue Greenmotion. El problema de esta compañía es que se encuentra a unos 700 metros del aeropuerto, los cuales hay que hacerlos a pie con tus maletas, aunque como solo llevamos equipaje de mano, tampoco fue un problema. El resto fue todo muy bien con ellos.


Enchufes

 Recordaros que los enchufes en los Cotswolds y en UK en general son los de tres clavijas, por lo que necesitaremos llevar un adaptador para poder usar nuestros aparatos eléctricos.
  Os podéis hacer con uno de ellos por internet, por ejemplo en Amazon, o bien en el mismo aeropuerto.



  Pues ya tenemos todo organizado para disfrutar de nuestro recorrido por los Cotswolds. ¿Queréis saber más? Pues no os perdáis nuestro diario de viaje con toda la información día por día de nuestro recorrido que ya tenéis disponible en el blog.





Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario