Casares, uno de los pueblos con más encanto de Málaga

Casares, uno de los Pueblos con más Encanto de Málaga



 Casares es uno de los típicos pueblos andaluces de casas blancas, calles empinadas y antepasados árabes, que se sitúa en lo alto de una montaña en la provincia de Málaga.

  Este precioso pueblo se encuentra ubicado entre la Costa del Sol, la Serranía de Ronda y el Campo de Gibraltar, por lo que en algunos de los miradores que nos encontramos callejeando por Casares, nos van a sorprender por la variedad de paisajes que ofrecen.


 Llegamos a Casares un día de junio en el que todavía no ha apretado el calor del verano y apetece pasear por las calles del pueblo. En cuanto entramos a la localidad, nos encontramos zonas de aparcamiento gratuito. Estas zonas se encuentran arriba del pueblo, y es que aquí en Casares, en el centro urbano no circulan los vehículos por la mayoría de sus calles. Os dejamos el mapa para que veáis las zonas de aparcamiento que son bastantes.


  A pocos pasos de donde aparcamos el coche ya comenzamos a ver algunos miradores desde donde tenemos la primeras imágenes de Casares, que ya de lejos nos está pareciendo espectacular. El conjunto parece un cuadro donde todo está en su lugar correcto.


 Como veis, estamos frente a lo que es el centro histórico, lugar donde se guarda la esencia malagueña y sobre todo andaluza. Para llegar hay que seguir las indicaciones que nos vamos encontrando por el camino.

  Estas indicaciones nos van a llevar a bajar por empinadas calles, y cuando digo empinadas es literal. Hay muchas de ellas que incluso tienen en la pared una especie de barandilla para apoyarse y hacer más fácil la bajada y la subida. Por lo tanto, os recomendamos calzado cómodo para disfrutar mejor de Casares.


  La bajada nos lleva por un laberinto de calles estrechas con unas vistas preciosas al castillo y la iglesia en lo más alto.

  No se ve nadie por la calle, pero se escucha el ajetreo de los casareños dentro de las casas.

  Nos llaman la atención algunos callejones que nos encontramos a nuestro paso llenos de flores de lo más cuidadas, dándole una alegría especial a las blancas fachadas de las casas.



 Así paseando y embobados con todos los detalles que nos encontramos a nuestro paso llegamos hasta la plaza principal de Casares.


Plaza de España

 Es la plaza más importante de esta localidad y punto de encuentro de sus habitantes. Si por las calles nos cruzamos con pocos habitantes, es aquí, en la Plaza de España, donde está el bullicio de Casares. Hay bancos donde los vecinos se reúnen a charlar y que se mezclan con las terrazas de los bares donde algunas personas están disfrutando del buen día que hace.


 En el centro de la Plaza de España se encuentra la Fuente de Carlos III, llamada así porque fue construida bajo el mandato de este rey, una obra para llevar el agua al centro del pueblo.


 En una de las esquinas de la plaza encontramos el busto de Blas Infante, personaje que era natural de Casares, y sus habitantes lo recuerdan con guiños dedicados a este "Padre de la Patria Andaluza" por sus calles.


Parroquia de San Sebastián

  En un lateral de la Plaza de España se encuentra esta coqueta iglesia también conocida como la Ermita de San Sebastián. Lo que más destaca es el color blanco de su fachada y su campanario.


 El interior, de una sola nave, es más bien sencillo y es donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora del Rosario del Campo, patrona de Casares. Según podemos leer en el cartel de su puerta, esta imagen fue encontrada de forma fortuita por unos labradores mientras trabajaban.


Puerta Calle Arrabal

 Desde la iglesia vamos a tomar una de las calles principales y más bonitas de Casares, la calle Arrabal. Este tramo va desde la Plaza de España hasta las ruinas del castillo y está llena de rincones de lo más pintorescos.



 A mediación nos encontramos con un gran arco que antiguamente era una puerta que daba acceso al arrabal y al recinto del castillo.


Castillo

 La visita al recinto del castillo es totalmente gratuita, y aunque la mayor parte se encuentra en ruinas, además de tener que subir alguna que otra cuesta, merece mucho la pena por las vistas que se tienen aquí de todo el pueblo de Casares y de la iglesia de la Encarnación.




 Este castillo se remonta a la época árabe-nazarí y es el origen del núcleo urbano de Casares.


Iglesia de la Encarnación o Centro Cultural de Blas Infante


 Sobre una antigua mezquita estaba construida la iglesia de la Encarnación la cual quedó en ruinas en los años 40. Después de pasar por intensos trabajos de restauración para recuperarla, hoy día alberga el centro cultural de Blas Infante, donde se puede disfrutar de exposiciones, música, reuniones...


Puerta de la Villa


 Ahora comenzamos ya a bajar las calles casareñas y atravesamos otra de las antiguas puertas de acceso a la ciudad, la Puerta de la Villa.


Calles Típicas

 En la bajada por la calle de la Villa hasta llegar nuevamente a la Plaza de España, nos vamos encontrando una serie de típicas calles andaluzas, de color blanco inmaculado, y que merecen la pena pasearlas sin prisa.



  Algunas de ellas incluso nos dan diferentes perspectivas del pueblo de Casares que ya nos ha enamorado.

  Así caminando, llegamos hasta el Callejón del Rey, una estrecha calle peatonal que presume por ser una de las más bonitas, incluso veremos indicaciones en sus paredes que nos muestra que ha conseguido algún que otro galardón por su belleza.



Iglesia Convento de la Encarnación

 Una vez que llegamos nuevamente a la Plaza de España seguimos las indicaciones que nos llevarán hasta el convento de la Encarnación.


 También es conocida como la iglesia del Llano, ya que se encuentra ubicada en el Llano de la Fuente. Cuando llegamos estaba cerrada y solo pudimos ver su exterior y disfrutar de la gran plaza que la rodea. Esta iglesia del siglo XVI destaca por su campanario de origen mudéjar.


Casa Natal de Blas Infante


  Y el último punto que visitamos es la Casa natal del "Padre de la Patria", y es que aquí en Casares nació Blas Infante el 5 de julio de 1885.
  Nosotros la encontramos cerrada por causa de la pandemia del COVID-19. En su interior están expuestos artículos personales de Blas Infante, de su vida y de su obra, además de una sala de exposición temporal.


Comer en Casares

  La zona que vimos más animada para comer fue la plaza del pueblo donde se encuentra la Bodeguita de en Medio, un lugar de tapeo y que tenía la terraza llena.

  Pero nosotros llevábamos un lugar apuntado y que al verlo en Triadvisor nos había enamorado. Se trata del restaurante Sarmiento, con unas vistas espectaculares de Casares.




 Pero no sólo sorprenden las vistas, la comida es espectacular y están especializados en carne a la brasa.
  Nosotros estuvimos al medio día y nos encantó, pero al atardecer tiene que ser espectacular viendo la puesta de sol.


Dónde Alojarse

 Nosotros nos alojamos a las afueras de Casares, a unos 6 Kilómetros en medio del monte en el B&B Kia Ora, un alojamiento de desconexión total y con unas vistas impresionantes.



 Lo reservamos con booking con cancelación gratuita.


Qué hacer cerca de Casares

 Después de pasar el sábado visitando el pueblo, el domingo nos dirigimos a Alcazaba Blue Lagoon (www.Alcazabalagoonrestaurante.com), o también conocido como la Laguna Azul. Se trata de un complejo que está formado por tres áreas de piscinas cerradas que emulan a una playa del Caribe.





 Para disfrutar de este complejo es obligatorio tener reserva en su restaurante, lo cual ya nos da derecho a utilizar todas las instalaciones, tumbonas, sombrillas, piscinas, jacuzzi...

  También se pueden realizar deportes acuáticos como piragüismo, padel surf o montar en hidropedal.

  Cuando llegas a la recepción del complejo comprueban que tienes reserva, te dan una tarjeta que tienes que entregar en el restaurante, y te dan hora para almorzar, y a partir de ahí, a disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario