Genalguacil, un Paseo por el "Pueblo Museo"

Genalguacil, un Paseo por el "Pueblo Museo"



 Hacía tiempo que teníamos en nuestra lista de "deseos viajeros" visitar Genalguacil, un pueblo blanco de la Serranía de Ronda (Málaga), ubicado en pleno Valle del Genal, y que según dicen, sus calles se han convertido en un auténtico museo al aire libre.


 Al enterarnos que el próximo 2021 Genalguacil entrará a formar parte de la Asociación de Pueblos más Bonitos de España, hemos decidido no posponerlo más y acercarnos a hacerle una visita.

  Genalguacil se encuentra a unos 47 km de Ronda, y unos 33 km de Estepona. Eso sí, agarraros porque vienen curvas, y es que para llegar a este bonito pueblo de montaña tendremos que atravesar carreteras serpenteantes pero con mucho encanto por el entorno que las rodea.

  Son las 11:30h cuando llegamos a Genalguacil. En la entrada del pueblo nos encontramos ya con la primera panorámica del municipio que podemos disfrutar desde el Mirador del Lantisco.


  Una vez pasado el mirador comenzamos a seguir las indicaciones que nos marcan la dirección hacia un parking público y gratuito muy cerca del Ayuntamiento y del Museo de Arte contemporáneo.


Museo de Arte Contemporáneo

 Como os dijimos al comienzo del artículo, Genalguacil es conocido por ser un "pueblo museo", y esto es debido a que sus calles y placetas están decoradas por obras de arte que han salido de la mano de más de 200 artistas que le han dado un toque de distinción a la localidad.

  Cada dos años y desde 1994 se celebran aquí en Genalguacil los llamados Encuentros del Arte. Después de que el ayuntamiento elija los proyectos que más le gusta, invita a los artistas a que vengan a la localidad, a los que les costea el alojamiento y la dieta, a cambio de que dejen en el pueblo su obra.



 Son tantas las obras de arte que posee ya el pueblo, que en 2004 se inauguró el Museo de Arte Contemporáneo donde se pueden guardar las obras que al aire libre se puedan deteriorar, y para exponer su propia colección.

  Además de ver algunas obras de arte también nos sirve de anticipo de lo que nos vamos a encontrar por las calles de Genalguacil, como en las fotos siguientes, donde sale una pelota en diferentes localizaciones y que luego iremos buscando por los rincones del pueblo.


 En la planta más alta del museo hay una terraza desde donde se tiene una bonita panorámica de la mayor parte del pueblo.



Recorriendo las Calles de Genalguacil

 Tras salir de museo vamos dirección a la Plaza la Constitución, la más importante del pueblo donde se encuentra la iglesia de San Pedro Mártir de Verona. Pero antes vamos a pasar por dos rincones con mucho encanto, siendo uno de ellos el Mirador de los Poyetes, llamado así porque en este lugar había unos "Poyetes" donde los vecinos se sentaban a charlar. Hoy día solo vimos algún banco pero donde también vimos a vecinos del pueblo charlando al solecito.


 El segundo rincón es un mural pintado donde vemos un patio árabe, y detrás de él ya sobresale una de las torres de la iglesia.


  En pocos pasos llegamos hasta la gran plaza donde se encuentran varios niños jugando a la pelota, y algunos vecinos en los bancos sentados conversando. A un lado de la plaza, la iglesia de San Pedro de Verona que a esta hora se encuentra cerrada al público. ¿Y os acordáis de las peloteas que vimos en el museo y que están repartidas por las calles de Genalguacil? Pues en la verja de la iglesia...¡encontramos nuestra primera pelota¡.



 En esta plaza también hay miradores donde disfrutar de las vistas de los alrededores.


 La mejor forma de visitar Genalguacil es dejándose llevar sin rumbo fijo por las encaladas calles del pueblo y perderse por sus rincones. Así nos vamos encontrando las diferentes obras de arte, incluso ya estamos pendientes a ver quién es el primero que ve una de ellas, parece que tengamos una competición.


 Una de las calles que más me impresionan es C/ Arroyo. El colorido de sus plantas, las flores, el blanco de sus paredes, me parece de las más bonitas del pueblo.



 Y es que llega un momento en que nos metemos en todos los callejones y recovecos, y es que en cualquier lugar te encuentras rincones de los más bonitos y originales.



 Veremos también dos preciosas fuentes, la Fuente Alta, situada en la zona superior del pueblo, y la Fuente Baja, que como os podéis imaginar, se encuentra en la zona más baja.


 En el paseo vamos a subir y bajar alguna que otra escalera y cuesta, que es lo que le da el encanto al pueblo, por lo que es recomendable ir con zapato cómodo.


 Cada obra de arte se encuentra acompañada por un pequeño cartel con el título de la obra, nombre de su autor y año de realización.


  Y fijaros hasta donde llevan el nombre de "Pueblo Museo", que hasta las macetas parecen cuadros. Me parece de lo más original.


  Una obra de arte que le gusta mucho a los niños es la llamada "estoy hasta el moño de subir cuestas", una adorable viejecita que se queja de lo empinada de las calles de Genalguacil.


  Y a los mayores, una de las obras de arte que más nos impresionan es la de las 5 caras, situada a la entrada del pueblo, justo al lado del mapa turístico.


 Antes de volver al coche rodeamos un poco el pueblo subiendo la carretera donde vimos los vidrios y la fuente de los burros.





Dónde Comer

 No todo va a ser caminar y ver arte por las calles de Genalguacil, también hay que probar la gastronomía que es parte importante de la visita. Para ello nosotros hemos elegido la Venta las Cruces, a un par de kilómetros del pueblo, y donde comimos espectacular.

  Chuletas de cordero, secreto ibérico y como no, el típico plato serrano para reponer de forma rápida las fuerzas perdidas en las cuestas del pueblo. Todo estaba riquísimo, pero hay que venir si prisas porque, eso sí, tardaron un poco en servir, pero mereció bastante la pena.


 Bueno, ¿y tú?, ¿a qué estás esperando para hacer una visita al único Pueblo Museo habitado del mundo?.


Artículos que te pueden interesar


No hay comentarios:

Publicar un comentario