Ir al contenido principal

Soportújar (Granada), el Pueblo de las Brujas

Publicado
3/10/2021
 Ahora que se acerca halloween nos apetece hacer una escapada a un pequeño pueblo, situado en plena Alpujarra granadina, que se ha hecho bastante famoso por su vinculación al mundo de la brujería. Pero no te creas que las brujas están escondidas preparando pociones y brebajes, ¡qué va¡, se encuentran en todas partes, por lo que en Soportújar hay que estar atento a cada esquina que puede haber uno de estos seres acechando.

Hace ya más de tres años que visitamos por primera vez Soportújar, un pueblo tranquilo con algunas cosillas que hacen referencia a la brujería, pero según hemos leído, a lo largo de este tiempo el pueblo se ha volcado en crear más rincones que llaman la atención del visitante, más el boca a boca, más las redes sociales, han hecho que Soportújar hoy día sea uno de los pueblos más visitados de la Alpujarra junto con Pampaneira. Por lo tanto, os aconsejamos evitar los domingos y puentes para poder disfrutarlo con más tranquilidad.

Dónde aparcar
 Soportújar cuenta con dos parking gratuitos bien señalizados. Si como nosotros cometes el error de visitar el pueblo en domingo, si no llegas temprano te puede tocar aparcar a un lado de la carretera antes de entrar a Soportújar, teniendo que hacer el último tramo hasta el centro a pie.

Cuando llegamos a Soportújar veremos en varios lugares un código QR donde podemos acceder a una web que nos va a indicar todos los puntos de interés que visitar en el pueblo y cómo llegar, pero aquí os lo vamos a contar para que no os perdáis ninguno.

Cueva del Ojo de la Bruja
 En cuanto atravesamos la entrada al pueblo, y a unos 500 m antes de llegar al centro urbano, a mano derecha, nos encontramos unas empinadas escaleras que dan a la Cueva del Ojo de la Bruja. Paramos el coche en un hueco que hay, y muy decididos subimos escalón a escalón para llegar a la tenebrosa cueva.
 Se dice que el fondo de esta cueva comunicaba con otros mundos, convirtiéndose en una puerta para las almas perdidas. Según se cree, esta cueva fue lugar de rituales y donde moraban brujas que estaban compinchadas con los mantequeros. El mantequero secuestraba a los niños y los vendía como mantequilla para las brujas que la usaban en pociones y hechizos. Esto servía para asustar a los niños, para que no se alejaran del pueblo. A parte de todas estas creencias, lo que está claro es que para los habitantes de Soportújar es un lugar de magia y superstición, donde hoy día han querido rendir homenaje a todos aquellos que se han sentido discriminados por ser diferentes.
 Lo que sí está claro es que a la cueva no le falta un detalle, y como no, en su interior veremos nuestra primera bruja con su libro de hechizos haciendo alguna que otra poción.

Puente Encantado
 En un lateral de la Cueva del Ojo de la Bruja comienza un pequeño camino que nos llevará a pasar por el Puente Encantado.
 Este puente nos comunica nuevamente con la carretera, esta vez sin escalones, por lo que sí vais con niños pequeños con carrito, es mejor opción subir por esta especie de rampa, atravesar el puente, para así llegar a la cueva.

Pero no os penséis que por este puente puede pasar cualquiera, y es que también se encuentra custodiado, como no podía ser de otra manera, por una bruja. Tendremos que hacer trato con ella para que nos deje pasar.
 Volvemos a la carretera donde está nuestro coche y nos damos cuenta que la cantidad de gente que había se ha multiplicado. Los coches no paran de llegar y ya se encuentran muchos de ellos aparcados a ambos lados de la carretera.
  ¡Es lo que tiene venir a un pueblo tan turístico un domingo!. Así que decidimos dejar el coche donde lo tenemos aparcado, a los pies de la Cueva del Ojo de la Bruja, y hacer los 500 m que nos separan hasta el centro de Soportújar a pie.

Bruja Baba Yaga
 Por el camino, cuando ya nos vamos acercando a Soportújar, a unos 100 m del parking n. 1, nos sorprenderá una de las brujas más famosa que tiene su casa aquí en el pueblo, se trata de la Bruja Baba Yaga. Más que una bruja veremos una cabeza enorrrrme, arrugada y huesuda, y para que nos vamos a engañar, un poco fea.😂
 La Bruja Baba Yaga es de origen nórdico y por lo visto vive en una casa con patas de gallina en la que se desplaza de un lugar a otro. Pero, ¿sabéis que esa casa está ahora en Soportújar?. Estaremos atentos a ver si la vemos en nuestro recorrido.

Cerca de la bruja Baba Yaga vemos varios puestos de productos típicos de Soportújar y de toda la zona de la Alpujarra, y otro que tiene todo tipo de souvenirs relacionados con las brujas, colgantes, sombreros, amuletos....

Mirador del Embrujo
 En la Plaza Municipal, donde se encuentra el centro neurálgico de Soportújar, que a esta hora del domingo se encuentra de lo más animado, nos encontramos otro guiño a nuestras amigas las brujas, el llamado Mirador del embrujo. Aquí vemos un par de brujas con un gran caldero haciendo sus brebajes. Pero además, como buen mirador que es, desde él se puede disfrutar de unas bonitas vistas de todo los alrededores.
 En la Plaza Municipal nos encontramos también edificios tan importantes como el ayuntamiento, la Iglesia Parroquial, y como curiosidad, en uno de sus laterales, en la pared al lado de una pequeña fuente, vemos la cápsula del tiempo. Esta cápsula es una iniciativa que ha tenido el pueblo en la que han guardado en un cofre distintas pertenencias que abrirán en 2065.
 En esta plaza, si miramos a nuestro alrededor, veremos algunos adornos de lo más originales, lo mismo vemos hormigas gigantes, que una bruja que ha chocado contra la pared.

Fuente del Dragón.
 Bajando por una calle en cuesta que sale de la Plaza Municipal, después de pocos metros llegamos hasta la conocida Fuente del Dragón. Según pone en su inscripción "Desde tiempos inmemoriales el agua de esta fuente es conocida por sus propiedades afrodisíacas y como estimulante de la fertilidad". Aquí nos encontramos gente haciendo cola para hacerse una foto en esta particular fuente, y beber de estas aguas afrodisíacas que emanan del miembro viril de este imponente dragón.

Escoba Mágica
 En una de las calles de este laberíntico pueblo se encuentra una escoba gigante donde podemos sentirnos brujos y brujas por un momento. Es divertido ver a los peques de la casa haciéndose fotos montados en la escoba, algunos de ellos ataviados con sus gorritos y todo, y otros hasta disfrazado completamente de pequeños brujos y brujas.
 Aunque, como veis en la foto, no sólo los peques son los que disfrutan con estas cosas, no podía irme sin mi foto en la escoba mágica de Soportújar.

Soportal de la Serpiente
 Soportújar, como buen pueblo de la Alpujarra, está lleno de soportales tan típicos de esta zona granadina, pero hay uno en particular que se ha hecho de lo más famoso, se trata del soportal de la serpiente.
 Este soportal se encuentra custodiado por una gran serpiente, y se ha convertido en un lugar muy fotografiado por los turistas.

Calle Zanjilla
 Y llegamos a la que según dicen es la calle más estrecha y más mágica de España y es que, según vas avanzando vas viendo como se estrecha cada vez un poco más, llegando a zonas que tan solo llegan a medir 55 cm de ancho.
 Antes de entrar, un mural pintado en la pared te da un aviso "De día las brujas puedes ver, pero márchate antes del anochecer"....Después de leer estas palabras me da a mí que no voy a ser yo la que pase de noche por calle Zanjilla😬.
 Muy cerca de esta calle se encuentra el Pozo de los Deseos donde los visitantes echan una moneda esperando que se les cumpla alguno de sus mejores deseos.

Casa Bruja Baba Yaga
 Y llegamos a la casa de la vecina más famosa de Soportújar, la Bruja Baba Yaga. Su casa es una pequeña cabaña de madera con unas largas patas de gallina que le permite moverse de un lugar a otro sin que casi te des cuenta.
 En un lateral de la casa podemos ver un libro donde nos cuenta el conjuro que hay que decir para entrar en su casa. "Casita, casita, da la espalda al bosque y voltea hacia mí" Según dicen, su casa siempre está repleta de carne y vino, pero ten cuidado que los peques no se acerquen mucho porque son su alimento preferido.

Casita de Chocolate.
 Cuando estás delante de la casa de la bruja Baba Yaga, si miras hacia arriba verás la casa de otra malvada bruja a la que también le gusta bastante los niños, se trata de la bruja que vive en la casita de chocolate y que se hizo famosa por el cuento de Hansel y Gretel.
 Aunque esta casa parece de lo más apetitosa, no probéis nada, se puede dar cuenta y entonces estáis perdidos.

Era del Aquelarre.
 Subimos hasta la parte más alta de Soportújar por una empinada cuesta hasta que llegamos a una gran explanada donde se ubica la Era del Aquelarre. Se dice que era aquí donde las brujas hacían sus reuniones, desde donde tenían una panorámica total de los alrededores, y en caso de peligro, podían salir volando en sus escobas.

Centro Temático de la Brujería
 Un lugar que teniamos ganas de visitar pero que según nos contaron aún se encuentra cerrado al público por causa de la pandemia. Este Centro Temático se encuentra en el colegio municipal en la antigua casa de los maestros. En este centro se hace una labor explicativa de los distintos aspectos de la brujería, así como la evolución que ha tenido este concepto a lo largo de los años.

Dónde Comer
 Si visitáis Soportújar en fines de semana o festivos y tenéis intención de comer en el pueblo, mi recomendación es que reservéis con antelación. Cuando nosotros llegamos sobre las 11h de la mañana ya tenían todas las reservas completas por lo que no pudimos comer en Soportújar y tuvimos que comer en otro pueblo cercano.

En nuestro recorrido tan solo vimos dos restaurantes, Taberna Romero (telf 663 35 11 60) y el Bar Terraza Correillo (telf 655 04 21 05). Y para toma algo también vimos dos tabernas que a la vez hacían funciones de tienda de regalos como son la Taberna Cueva del Dragón y la Taberna los Toneles de las Brujas.

Hasta aquí nuestra visita a uno de los pueblos más misteriosos de la Alpujarra, que ha sabido darse a conocer, tanto, que incluso en algunos momentos nos hemos sentido agobiados. Por lo tanto, os volvemos a hacer hincapié en que si queréis disfrutar vuestra visita intentéis evitar los domingos. Ahora coger vuestra escoba y sombrero y veniros a disfrutar de Soportújar, el pueblo donde aún habitan las brujas.
Artículos que te pueden interesar