Ir al contenido principal

Subida al Santo de Pizarra (Málaga)


 Aprovechando que están remitiendo los días de frío, y debido a que a causa de la pandemia por el COVID-19 no podemos salir de nuestra provincia, este fin de semana nos decidimos a realizar la subida al Santo de Pizarra, una ruta que hacía tiempo que estaba en nuestra lista de cosas pendientes.

  El sendero El Santo se trata de un recorrido circular, de unos 6 km de longitud, apto para toda la familia porque, aunque vamos a ascender a una de las zonas más altas de la sierra de Gibralmora, se hace de forma cómoda ya que el camino no presenta grandes desniveles.


Cómo llegar

 Para comenzar esta ruta lo primero que tendremos que hacer es poner dirección a la localidad de Pizarra, situada a unos 33 kilómetros de Málaga. Una vez que entremos en el pueblo, tenemos que dirigirnos hasta Raja Ancha, un área recreativa donde da comienzo la subida al Santo.

  Al ser una ruta bastante popular en la comarca, añadido a que Pizarra no cuenta con amplias zonas de aparcamiento en las inmediaciones del inicio a la ruta, puede que nos toque aparcar en las calles cercanas, como nos ocurrió a nosotros que dejamos nuestro vehículo en la puerta del colegio de Ntra Sra de la Fuensanta.


Sendero de El Santo

 Después de aparcar nuestro vehículo nos dirigimos hasta la zona de recreo Raja Ancha, donde da comienzo la ruta y donde nos encontramos los primeros paneles informativos e indicadores de la subida a El Santo.



  El lugar se encuentra acondicionado con merenderos y zona para barbacoas donde las familias y grupos de amigos van a pasar el día para estar en contacto con la naturaleza y disfrutar del aire libre.

  Tenemos que atravesar el área recreativa donde vamos subiendo por algunos tramos de escaleras de madera siempre siguiendo la dirección que nos marcan las balizas, con los colores blanco y verde, que nos van a dirigir a lo largo del sendero El Santo.


  A lo largo del recorrido nos encontramos eucaliptos y pinos, además de bastantes esparragueras, y como tuvimos días de lluvia la semana anterior, algunas de ellas tienen algún espárrago escondido.



  Llega un momento en el que parece que el sendero acaba ya que nos topamos por una gran pared de roca. En un lateral de esta rocosa pared hay una estrecha abertura a la que denominan Raja Ancha, pues por aquí continúa nuestro camino.


 Atravesaremos la abertura y subiremos entre las rocas por unos escalones de piedra que nos va a llevar hasta un pequeño mirador donde podemos apreciar los alrededores y la altitud que ya hemos alcanzado.


 Seguimos el sendero que se hace más estrecho y va ascendiendo el monte de forma suave y sin complicaciones, haciéndonos  atravesar un bosque de pinos. En algunas zonas de la ruta nos paramos a contemplar las preciosas vistas que desde aquí se tienen del pueblo de Pizarra y nos damos cuenta todo lo que ya hemos ascendido. Pizarra cada vez se ve más lejos.




  Hay un momento en que nos encontramos la siguiente señal


 Y decidimos caminar 100 metros para ver de qué se trata la llamada Cueva Oscura que marca el indicador. Como su nombre indica, es una especie de pequeña cueva donde hay incluso unos asientos de piedra donde descansar un rato.

Tras ver la cueva volvemos sobre nuestros pasos y seguimos el sendero hacia el Santo, que en algunos momentos empezamos a ver ya de lejos en lo más alto del monte.

  Y así caminando y subiendo la sueve pendiente hemos alcanzado la zona más alta donde se ubica la figura de El Santo, monumento que lleva aquí desde 1995 protegiendo y divisando al pueblo de Pizarra.


 Desde los miradores se tienen unas espectaculares vistas del pueblo de Pizarra y del Valle del Guadalhorce.


 En esta zona hay alguna mesa de madera donde descansar un rato e incluso comer algo, pero con el buen día que hace ya están ocupadas por familias que han madrugado más que nosotros y se encuentran disfrutando del solecito.

  Después de comer algo y pasar un rato deleitándonos con las vistas vamos a comenzar la bajada. Para ello lo podemos realizar por el mismo camino, pero nosotros optamos por tomar el sendero que lleva a Pizarra pasando por la ermita de la Fuensanta.


 El comienzo del camino es por un sendero amplio custodiado por árboles como el olivo o algarrobo.


 Comenzamos a dirigirnos hacia Pizarra y la bajada se va haciendo un poco más inclinada. El problema de este tramo, es que está lleno de piedras que pueden resbalar un poco y ocasionar algún que otro resbalón o torcedura de tobillo, por lo tanto, no lo recomendaría si vais con niños demasiado pequeños.


 Durante el recorrido nos encontramos varias bifurcaciones, en la que tenemos que fijarnos en las indicaciones. Las balizas en las que las líneas forman una cruz, significa que ese camino no pertenece a la ruta.


 Así, bajando y bajando llegamos hasta el Mirador de la Ermita y, a pocos pasos, a la Ermita de la Fuensanta, en cuyo interior se encuentra la patrona de Pizarra.


 Cuando llegamos el edificio vemos que cerrado por lo que no podemos ver su interior, aunque el exterior también merece mucho la pena por su elegancia.

  Atravesamos las calles de Pizarra para llegar hasta el lugar donde dejamos el vehículo.

  A continuación y como es habitual en nuestras rutas, os dejamos el enlace de Wikiloc para que podáis ver la ruta completa. Nos ha llevado unas tres horas con varias paradas para comer y hacer fotos.

  ¿Quién se anima a subir al Santo de Pizarra?

Artículos que te pueden interesar