Ir al contenido principal

Étretat , uno de los Paisajes más Bonitos de Normandía.

Publicado
6/12/2022
 Cuando buscábamos información para organizar nuestro viaje por Normandía había un lugar que se repetía en todas las guías y blogs de viaje como una visita imperdible en esta zona francesa. Se trata de la localidad de Étretat, situada al norte de El Havre, famosa por sus acantilados con formas caprichosas, que ha atraído a pintores y fotógrafos de todo el mundo, convirtiéndose en todo un icono para Francia.

 Nosotros llegamos a Étretat con nuestra autocaravana de alquiler, de noche, y después de haber estado durante cinco días recorriendo el Valle del Loira. Étretat va a ser nuestra primera parada en un recorrido por Normandía durante tres días para acabar en Nantes, desde donde sale nuestro vuelo de vuelta y tenemos que devolver la autocaravana.

Aparcamiento Étretat
 Al llegar a Étretat de noche y en el mes de agosto, nos encontramos que el camping municipal para autocaravanas, situado a unos dos kilómetros de los acantilados, está completo. Después de dar varias vueltas por el pueblo buscando otro lugar para pernoctar y dejar nuestra autocaravana aparcada para por la mañana visitar la zona de acantilados, nos damos cuenta que aquí va a ser complicado ya que el resto de parkings tienen limitación de altura.

 En el pueblo no hay zonas para poder aparcar la autocaravana así que volvemos al camping de autocaravanas, donde vemos que hay algunas que como nosotros se han encontrado el cartel de completo, aparcadas en el arcén contrario al camping y dispuestas a pasar allí la noche. Así que nosotros eso hicimos. No es una carretera muy transitada, pero no fue una noche muy agradable con el ruido de los coches al pasar. Así que mi consejo, es llegar a Étretat más temprano que nosotros si viajas en temporada alta.
 Si viajas en turismo y en temporada alta también te va a tocar madrugar ya que en Étretat hay básicamente cuatro zonas de aparcamiento, siendo la más cercana el parking situado junto a la oficina de turismo, a unos 200m del mar, y la más lejana el parking de la Guézanne (abierto de abril a octubre), a algo más de 2 km de distancia a la Costa. A partir de las 10h de la mañana empiezan a lleagar coches a Étretat por lo que a los menos madrugadores les tocará aparcar más lejos y por lo tanto, andar más.

Oficina de turismo
 Nos levantamos temprano para comenzar nuestra visita a los acantilados antes de que el sol apriete, ya que es un recorrido sin sombras y es recomendable evitar las horas de más calor. Comenzamos a caminar por la carretera donde se ubica el camping, Rue Guy de Maupassant, y que nos va a llevar a nuestra primera parada, la oficina de turismo.
 Aquí nos dan mapas de la zona e información de todo lo que se puede visitar en Étretat.

La playa
 Ya con nuestro mapa seguimos caminando unos metros más dirección al mar, y llegamos al paseo marítimo desde donde tenemos unas de las vistas más famosas y bellas de Normandía. Se trata de una pequeña playa de aproximadamente 1 km de longitud flanqueada a ambos lados por unos altos acantilados de piedra blanca, que incluso ha servido de escenario de películas y series como Lupin.
 La playa se encuentra de lo más animada a pesar de ser temprano, eso sí, no vemos a casi nadie en el agua lo que nos hace pensar que tiene que estar bastante fría. Esta playa no es de arena, sino de guijarros redondeados. Guijarros que hay que dejar en su lugar y no caer en la tentación de llevarnos a casa de recuerdo ya que esta actividad pone en peligro el litoral, y hay carteles que lo avisan en varios idiomas, que por decreto municipal, está estrictamente prohibida su recogida bajo pena de procesamiento judicial.
 Es una gozada sentarse a contemplar estas vistas tan bonitas, a la izquierda el acantilado "Falaise Aval", y a la derecha "Falaise Amont", acompañados del sonido del mar de fondo. También aquí hay varios restaurantes donde tomar marisco de la zona o cafeterías y heladerías donde tomar algo fresco. En un extremo de la playa vemos restos de algunos búnkeres pertenecientes a la Segunda Guerra Mundial

Subida al acantilado Falaise d'Aval
 Pues mirando la playa de frente, a nuestra izquierda, hay unas escaleras que suben a lo más alto de los acantilados, que nos van a llevar a realizar una ruta por la Falaise d'Aval, en la que vamos a pasar por varios miradores, con unas vistas espectaculares de la playa de Étretat y las formaciones rocosas que aquí se dan, siendo uno de los rincones más característicos de la zona.
 La subida, aunque no es demasiado dura, sí que se nos hace un poco pesada por el calor que ya va aparentando a esta hora de la mañana. Y aunque veas mucha gente subiendo por el camino, no te preocupes que eso es solo al comienzo, luego las personas se dispersan y puedes fotografiar tranquilamente cada rincón.
 Conforme vamos subiendo vamos teniendo una bonita panorámica de la playa de Étretat, pero esta vez desde las alturas.
 Cuando ya hemos cogido bastante altura nos encontramos con un mirador con la famosa vista de postal que se ha convertido en todo un icono de Normandía, la Porte d'Aval, y a su lado una gran roca en forma de aguja de algo más de 50m de altura llamada L'aiguille. Y al otro lado un acantilado en forma de asa al que se le conoce como La Manne.
 Pero para obtener la foto perfecta continuamos hasta estar justo encima de La Manne Porte, donde las vistas son las mejores y desde donde todos los fotógrafos se acumulan buscando la foto perfecta.
 El recorrido que hacemos hasta este espectacular mirador natural nos ha llevado alrededor de 40 minutos parando para hacer fotos. Si tienes más ganas de caminar puedes continuar la ruta hasta llegar al faro de Antifer, a algo más de una hora caminando desde la playa de Étretat. Nosotros con esta caminata nos damos por satisfechos y volvemos hasta la playa para refrescarnos un poco tomando un helado con estas fabulosas vistas.

Los jardines de Étretat
 Después de reponer fuerzas y aliviar un poco el calor, seguimos las indicaciones que nos llevan hasta los Jardines de Étretat, esta vez a mano derecha de la playa de Étretat, sobre el acantilado Amont. Se trata de unos jardines de lo más originales y bien cuidados con unas vistas excepcionales al acantilado, obra del arquitecto y paisajista Alexandre Grivko, quien se inspiró en la naturaleza de la costa de Normandía.

 Para llegar nos toca otra vez subir un camino de cuesta, y es que es lo que tiene ascender a lo alto de estos acantilados. Una vez que llegamos pasamos por taquilla donde compramos las entradas y nos dan un mapa del lugar. Para llegar aquí lo hacemos también caminando ya que en esta zona del acantilado el tráfico y estacionamiento están prohibidos.

 Los jardines son para pasearlos y relajarte donde el paisaje, el arte contemporáneo y las plantas están en total armonía. Según leímos, los Jardines de Étretat forman parte de la red de "Grandes Jardines del Mundo" y tiene una estrella en la Guía Verde Michelín.
 En su interior nos encontramos con siete zonas o jardines; el Jardín Avatar, Jardín de las Emociones, Jardín de las Impresiones, Jardín Aguas Abajo, Jardín Zen, Jardín de la Mancha y Jardín de las Aguas Arriba.
 Pero la belleza no es solo de los jardines que aquí nos encontramos, las vistas que desde aquí se obtienen también juegan un papel muy importante, tanto, que estas vistas han sido catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
 A los Jardines de Étretat no se puede acceder con perros ni con cochecitos o silla de ruedas.

Precio
Adulto 12€
Niño
(7 a 14 años)
7,50€
Niños de 0 a 7 años gratis

Notre-Dame de la Garde
 Si antes subimos al acantilado Aval para ver una de las imágenes más icónicas de Étretat, ahora que estamos en los jardines sobre el acantilado de Amont, a pocos metros de la capilla de Notre Dame de la Garde, vamos a acercarnos hasta ella para ver las vistas que desde aquí se tienen.
 La capilla de la Garde tuvo que ser reconstruida después de la guerra y está dedicada a los marineros. Cuando llegamos se encontraba cerrada, pero lo mejor de esta capilla es sentarse en los bancos que hay en los alrededores para disfrutar de las vistas.
 Aquí damos por terminada nuestra visita a Étretat, así que decidimos dar un paseo por las calles del centro para comprar algún souvenir y volver a la autocaravana para seguir nuestra ruta por Normandía.

Mansión Maurice Leblanc
 Cuando vamos caminando por Rue Guy de Maupassant, la carretera donde se encuentra el camping y nuestra autocaravana aparcada, nos llama la atención un edificio en el que leemos en la puerta "Lupin".
 Se Trata del la mansión donde vivió el escritor Maurice Leblanc, padre de Arsène Lupin. Se trata de un edificio de dos plantas que guarda muchos objetos del escritor. Nosotros como ya estamos bastante cansados no la visitamos por dentro.

Precio
Adultos 8,50€
Niños 6€

 Hasta aquí nuestra visita a Étretat, uno de los lugares más representativos de Normandía y que nos ha encantado. Ahora nos vamos hasta Honfleur a pasar la tarde en uno de los pueblos pesqueros más bonitos de esta zona francesa. ¿Nos acompañas?


Siguiente destino