Ir al contenido principal

Montrésor. Recorrido por uno de los Pueblos más Bonitos de Francia

Publicado
1/10/2022
 En el día de hoy, en el que seguimos recorriendo el Valle del Loira, estamos dedicando parte de la jornada a conocer dos lugares con mucho encanto de la zona. Por un lado, a primera hora de la mañana recorrimos Loches, una ciudad medieval que nos ha robado el corazón, y ahora, después de nuestro almuerzo, nos dirigimos hacia Montrésor, uno de los pueblos más bonitos de Francia.

 Montrésor se encuentra a solo 17 km de Loches, por lo que en unos 20 min estamos con nuestras autocaravana entrando en este maravilloso pueblo, siguiendo las indicaciones del parking para autocaravanas. Este parking es gratuito y tiene para vaciado y llenado de agua. Desde el parking al centro del pueblo hay menos de 5 min a pie.
 Montrésor se trata de un pueblo muy pequeñito, que no llega ni a 400 habitantes, al borde del río Indrois, de calles estrechas, casas con entramado de madera y mucho mucho encanto. Es un lugar ideal para pasear, hacer fotos y disfrutar de la tranquilidad que aquí se respira.

 Lo primero que hacemos, como siempre, es dirigirnos a la oficina de turismo ubicada en le Grande Rue, la calle principal de Montrésor. Aquí nos dan un folleto con los principales puntos a visitar, que también contiene un mapa, y que viene en francés, inglés y español. Así que con toda la información, comenzamos el paseo por uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Antiguo mercado de lana
 A pocos pasos de la oficina de turismo nos encontramos una de esas construcciones, de comienzos del siglo XVIII, que mantiene todo el encanto de años atrás.
 Este edificio de techo abuardillado construido en el 1700, era el lugar de trabajo de la lana, que era la principal fuente de riqueza de Montrésor. Me hubiera encantado verlo en su pleno apogeo en el pasado. Hoy día, en el granero se celebran exposiciones.

Rue Xavier Branicki
 Otra de las calles principales de Montrésor es la Rue Xavier Branicki, que pasa a los pies del castillo, por lo que desde aquí podemos tener una bonita vista de los torreones sobre nuestras cabezas.
 Para mí, esta es una de las calles más bonitas de Montrésor, de esas calles que hacen que el estar en la lista de pueblos más bonitos de Francia esté más que merecido.
 Las casas con sus tejados puntiagudos, la vegetación y las torres del castillo que parece sacado de un cuento, hacen que la imagen de esta calle sea de postal.

Rue Potocki
 Y caminando llegamos a otra de esas calles que enamoran, y que sorprendentemente, se encuentran vacías de turistas. No sé si es que los turistas no suelen incluir en su ruta por el Valle del Loira el pueblo de Montrésor, cosa que pienso que es un absoluto error, o es porque son las 15h.
 Rue Potoki es una calle muy cortita que nos lleva desde el castillo hacia la colegiata de Montrésor. Pero es de esas calles en la que todo es perfecto y todo se encuentra en total armonía.
A mediación de Rue Potoki hay unas escaleras que bajan hacia la zona ajardinada donde se encuentra el río y donde nos han recomendado pasear. Pero las pasamos de largo porque antes de bajar queremos ver la colegiata de este coqueto pueblo.
 Esta pequeña calle nos lleva a atravesar un pequeño puente de piedra, y que antiguamente, era el único acceso que había para llegar al majestuoso castillo de Montrésor.

Colegiata
 Pues llegamos al edificio que, junto con el castillo, más importancia tiene aquí en Montrésor. Se trata de la colegiata, que nos impresiona bastante que un pueblo tan pequeño tenga una iglesia tan grande.
 La colegiata fue fundada entre 1519 y 1541 por Ymbert de Bastarnay, quien quiso realizar esta edificación religiosa para enterrar aquí a miembros de su familia. Tanto el interior como el exterior destaca por su ornamentación, siendo una obra maestra del renacimiento turonense.

Les Balcons de I'Indrois
 Volvemos sobre nuestros pasos hasta Rue Potocki y bajamos por las escaleras que antes comentamos. Estas escaleras nos llevan hasta la orilla del río L'Indrois, donde hay unos jardines en los que se puede pasear, y desde donde vamos a tener las mejores vistas del pueblo de Montrésor.
 Desde este agradable paseo, además de ver esta pequeña villa, tenemos la mejor panorámica tanto del castillo como de la iglesia. El paseo es de lo más relajante. Si llegamos a saber que Montrésor cuenta con esta zona tan bonita, hubiéramos hecho aquí un picnic.
 Además de lo bien cuidados que están los jardines, nos encanta encontramos sorpresas en ellos, y es que hay muchos rincones con adornos hechos con elementos reciclados que lo hacen aún más interesante para los niños.
 Este es un lugar para disfrutarlo. Para sentarte un rato y admirar con tranquilidad todo lo que te rodea.

 No podíamos tener mejor forma de acabar el recorrido por uno de los pueblos más bonitos de Francia, que con sus diez siglos de arte e historia, nos ha robado totalmente el corazón.

 Es hora de volver a nuestra autocaravana para poner rumbo al castillo de Villandry donde vamos a ver uno de los jardines más bonitos de todo el Valle del Loira.


Siguiente destino