Ir al contenido principal

Villandry y Azay-Le-Rideau. Dos de los Castillos más Bonitos del Valle del Loira.

Publicado
16/10/2022
 Seguimos en nuestro recorrido por el Valle del Loira en nuestra autocaravana, y la tarde la vamos a dedicar a conocer dos de los castillos, de los que podríamos decir son imperdibles, de esta zona francesa.

 El problema que nos estamos encontrando aquí en el Valle del Loira es que la mayoría de los castillos cierran sus puertas a las 19h, teniendo como última entrada a las 18h, que para ser verano nos parece muy pronto. Así que son las 16h de la tarde y tenemos que ver los dos castillos, ¿cómo nos la arreglamos?. Pues del castillo de Villandry solo vamos a visitar sus jardines, famosos en toda Francia por su espectacularidad, y el castillo de Azay-Le-Rideau lo visitaremos al anochecer, ya que coincide que ciertas noches al año abre sus puertas hasta las 22h, y hoy es una de ellas, así que lo vamos a aprovechar. Para ver la información de los días que tiene cierre tardío podéis consultar su web

 Ahora sí nos dirigimos al castillo de Villandry donde aparcamos en un parking público gratuito, con una zona de espacios largos para autocaravana, a unos 200 m de la entrada.

Castillo de Villandry
 Este castillo fue uno de los últimos de los grandes palacios edificados a orillas del Loira en el Renacimiento, allá por el año 1536. Fue edificado sobre una antigua fortaleza por mandato de Jean Bretón, ministro de finanzas de Francisco I. Después, en 1754 pasa a manos del Marqués de Castellane que ordena construir las dependencias actuales de estilo clásico. Y es en 1906 cuando Joachim Carvallo compra el castillo entregándose por completo a Villandry.

 Nosotros solo vamos a visitar los jardines, cuyo recorrido comienza en el patio de honor del castillo, siguiendo las indicaciones que nos van marcando que nos llevan a no perdernos nada de este lugar. Precio 7.50€
 Lo primero que visitamos es una especie de terraza desde donde se tiene una panorámica general de los jardines de Villandry desde las alturas. Las vista se pierde entre los inmensos jardines, en esta época del año de lo más colorido.

El Jardín Decorativo
 En este jardín, el que vemos más cercano a la terraza, se encuentran  los conocidos como los jardines del amor, formados por cuatro cuadrados que representan cuatro estados de amor; el amor tierno, el amor apasionado, el amor fugaz y el amor trágico.
El bosque
 El camino nos lleva a una zona más boscosa, situada en alto sobre los jardines, que recorremos de forma más rápida ya que podríamos decir, que es la zona menos original.
 Al final del camino vamos a dar a los invernaderos y al conocido como Pabellón de la Audiencia del siglo XVIII.
Jardín del Agua
 Seguimos por un precioso camino rodeado de árboles que dan bastante sombra, cosa que en el mes de agosto es de agradecer. Aquí hay bancos para sentarse a descansar y disfrutar de las vistas.
 Desde aquí vemos el jardín del agua, que se encuentra en el extremo sur del castillo, y situado también a cierta altura con respecto al Jardín Decorativo. Se trata de un jardín que rodea una especie de estanque de estilo Luis XV, que se encuentra rodeado de tilos.

Laberinto
 Y como muchos de los castillos que estamos visitando aquí en el Valle del Loira, Villandry también tiene su laberinto. Este laberinto es de inspiración cristiana, que se diferencia de la griega en que no esconde vías sin salida, es decir, que es para caminarlo y disfrutarlo, no empeñándose en encontrar la salida.
 En el centro del laberinto hay una caseta desde donde se puede ver la zona desde cierta altura.

Jardín del Sol
 Es el más tardío y quizás el que menos nos sorprendió. Este jardín se encuentra lleno de arbustos que se dividen en tres espacios, la Habitación de las Nubes, la Habitación del Sol y la Habitación de los Niños, donde en cada una dominan colores diferentes.

Jardín de los Simples
 Se encuentra ubicado entre la huerta y la iglesia y está dedicado al cultivo de plantas aromáticas de uso medicinal y culinario.
 Por este jardín seguimos un camino con una balconada desde donde se tienen unas bonitas vistas de la huerta con el castillo de fondo.
 Con el huerto terminamos nuestra visita a Villandry, castillo que posee uno de los jardines más espectaculares que hemos visto en nuestro recorrido por el Valle del Loira. Nosotros hemos tardado en visitarlo una hora y media de forma muy tranquila. Y aunque el castillo cierra a las 19h en verano, los jardines se mantienen abiertos al público para disfrutarlos con tiempo, e incluso es posible ver el anochecer desde este bonito paraje.
 Tras este festín de colorido de los jardines de Villandry, nos dirigimos hasta Azay-Le-Rideau, a unos 11 km de distancia, donde haremos nuestra última visita del día de hoy. Para dormir hemos elegido el camping Le Sabot, muy cerquita del castillo al que podemos ir a pie. El precio del camping 1 día, tres personas con la autocaravana, agua y luz 35€.

 Después de una ducha y comer algo, sobre las 20:30 nos vamos a realizar la última visita del día. Vamos a conocer el castillo de Azay-Le-Rideau, según hemos leído, famoso por su reflejo en el agua.

Castillo Azay-Le-Rideau
 Llegamos a uno de los castillos renacentistas más bonitos del Valle del Loira, y también de los más visitados, y es que la fama de su belleza le lleva acompañando más de 150 años.

 El castillo de Azay-Le-Rideau fue construido por Gilles Berthelot y Philippe Lesbahy a principios del siglo XVI. Años después ha ido teniendo diferentes propietarios, pero todos ellos se han dedicado a conservar y perfeccionar su obra.
 Como ya está anocheciendo, lo primero que hacemos es dar una vuelta a su alrededor para ver sus exteriores, y como no, el famoso reflejo del castillo en el agua, que hacen que las fotos sean de postal.
 El castillo se encuentra rodeado por jardines, como el Jardín de los Secretos y el Jardín del Priorato, pero la verdad es que después de haber visto los exuberantes jardines de Villandry, no nos llaman tanto la atención.

 Y ahora nos toca ver el interior que se encuentra totalmente decorado, plasmando las diferentes formas de vida a lo largo de los años del castillo. Pasamos por salas mínimamente decoradas, hasta salas lujosamente amuebladas que nos dejan entrever los gustos y la forma de vida de los propietarios que por aquí han pasado.
 Por Azay-Le-Rideau han pasado personajes ilustres como el rey Luis XIII, que pasó dos noches en este castillo.

 Tardamos en ver el castillo algo más de una hora. Nos ha encantado hacerlo en este horario ya que está más tranquilo de turistas, y además hemos podido ver el edificio iluminado por la noche que también es precioso. Ahora nos vamos a comer algo a la autocaravana y a descansar, que mañana nos toca seguir descubriendo más rincones del Valle del Loira.


Siguiente destino