Ir al contenido principal

Recorrido por Loches. Valle del Loira

Publicado
25/09/2022
 Después de haber pasado día y medio disfrutando de las atracciones del parque Futuroscope, volvemos a poner en marcha nuestra autocaravana para retomar nuestra ruta por el Valle del Loira, y para ello ponemos rumbo a Loches, situado a 90 km del parque.

 Loches es una pequeña ciudad medieval, situada en el corazón del Valle del Loira, donde al recorrer sus calles haremos un viaje muchos años atrás, ya que mantiene toda la esencia del pasado, de más de mil años de historia.

 Para aparcar la autocaravana nos vamos hasta donde se encuentra la estación de la policía municipal, al lado de la cual hay un gran aparcamiento gratuito, con plazas largas donde aparcamos sin problemas la autocaravana. Además, en este aparcamiento hay un WC público que está bastante limpio.

 Una vez aparcada nuestra casa con ruedas ponemos rumbo a la oficina de turismo, situada a unos 800 m del aparcamiento.

Mercado de Loches
 Cuando vamos camino de la oficina de turismo nos llevamos una sorpresa y es que hoy es sábado, y eso en Loches significa día de mercado. Las calles están llenas de puestos de productos de lo más variados, la mayoría de ellos de alimentación donde venden productos de la zona. No puedo dejar de pararme a ver cada uno de ellos, y es que lo ponen de tal forma, que llaman mucho la atención y te gustaría probarlo todo.
 Los puestos de queso donde nos dieron a probar y alguno compramos, los salchichones y embutidos, el vino...muy complicado resistirse a tremendo placer para la vista. Aquí hacemos algunas compras para darnos, después de visitar Loches, un festín en la autocaravana.

Oficina de Turismo de Loches
 Después de dejarnos llevar un poco por el mercado llegamos hasta la oficina de turismo. La chica que aquí se encuentra habla un poco de español, nos da un mapa y nos explica un poco las rutas que podemos hacer y desde donde tener las vistas más bonitas de Loches.

 Aquí en la oficina nos proponen tres rutas;

- Azul, en la que veremos todos los imperdibles de la ciudad, y que es muy fácil de hacer ya que en el suelo se encuentra señalizado, y solo hay que seguir las indicaciones.
- Roja, que nos lleva por los jardines públicos y a algunos puntos con bonitas vistas de la ciudad
- Amarilla, que consiste en un paseo por la muralla

 ¿Cuál hacemos nosotros? Pues nos decidimos por la azul que recorre todo lo imprescindible, mezclándola con algunos puntos de la ruta amarilla y roja, es decir, una ruta que mezcla los tres colores a nuestro antojo. ¿Empezamos el recorrido?.

Porte des Cordeliers (ruta roja)
 Desde la oficina de turismo nos dirigimos en primer lugar hasta el Jardín Público desde donde nos han dicho que se tienen unas bonitas vistas de la ciudad. Por el camino nos encontramos con la puerta Cordeliers, una de las puertas de acceso a la ciudad antigua.
 Loches estaba defendida por un recinto flanqueado por grandes torres y cuatro accesos, siendo uno de ellos la puerta Cordeliers, del siglo XV. Pero el atravesarla lo dejamos para dentro de un ratito, para cuando hayamos visto una de las mejores imágenes de Loches.

Jardín Público (ruta roja)
 Nuestro interés por visitar este parque, como os hemos comentado anteriormente, no es en sí por ver el jardín, que aunque es bonito, no difiere de otros jardines que hemos visto en otras ciudades. Lo que nos lleva hasta aquí son las vistas, una de las mejores de Loches.
 Las vistas de la zona fortificada de Loches desde este parque son fabulosas, para hacer cientos de fotos como talón de fondo la preciosa Casa Real, que junto con el castillo domina la ciudad.

 Desde la zona más central del jardín, donde se encuentra una especie de kiosko con forma redonda y adornado de flores, tenemos una bonita panorámica de la Colegiata Saint-Ours.

Hôtel de Ville (ruta azul)
 Volvemos sobre nuestros pasos hasta la puerta des Cordeliers para, esta vez sí atravesarla, y meternos de lleno en el casco antiguo de Loches. Estamos en el corazón de la antigua ciudad medieval y nuestros pasos nos llevan hasta la puerta Picois, que se encuentra justo al lado del Hôtel de Ville, como llaman los franceses al ayuntamiento.
 Este edificio ha tenido muchos usos a lo largo de los años, desde prisión, desván o palacio de justicia. Es desde 1535 que se convierte en el ayuntamiento de Loches. Tanto el ayuntamiento como la puerta Picois están catalogados como monumentos históricos.

Puerta Real (ruta azul)
 Seguimos las indicaciones del suelo que nos dirigen por la ruta azul y nos llevan hasta la Puerta Real, puerta que nos da acceso a la ciudad fortificada de Loches.
 Al pasar por esta puerta que data de los siglos XII y XIII, accedemos a la ciudadela donde se encuentran algunos de los edificios más importantes de Loches, como la Casa Real, la Iglesia de Saint-Ours o el Museo Lansyer, y por su puesto el castillo. Siguiendo la ruta azul, recorreremos todos estos puntos de interés.

Museo Lansyer
 Una vez que accedemos a la ciudadela nos dirigimos hacia el Museo Lansyer, ya que según nos han dicho en la oficina de turismo, desde sus jardines, a los que se puede acceder de forma gratuita, se tienen bonitas vistas de Loches desde las alturas.
 En el jardín vemos la torre de la foto anterior, a la que subimos para ver los tejados puntiagudos de las casas de Loches que forman tan bonita estampa.
 El Museo Lansyer se ubica en lo que era la antigua casa del famoso paisajista Emmanuel Lansyer, donde se encuentran expuestas algunas pinturas realizadas por este artista. Nosotros no entramos, y nos limitamos a ver su exterior.

Iglesia Saint-Ours
 Antiguamente llegó a tener el rango de colegiata pero después de la Revolución volvió a ser una simple iglesia.
 Esta iglesia destaca por su portada, siendo el interior más bien sencillo. En este interior llama la atención la tumba de Agnès Sorel, la que fue amante del rey Carlos VII de Francia, siendo la primera amante real reconocida de forma oficial, la cual, según dicen, tuvo mucho poder en la corte.

Casa Real
 Rodeando la iglesia vemos el acceso a la Casa Real que está cerrado con una cancela, ya que para visitar el interior hay que pagar entrada.
 Esta casa se creó como aposentos reales de los reyes dentro de la ciudadela fortificada, ya que estos preferían alojarse fuera del castillo. Y aunque es una construcción más reciente, también se le nota su aire defensivo.

Jardín Saint-Louis
 Y seguimos rodeando la iglesia y al otro lado, en el lateral opuesto desde donde veíamos la Casa Real, nos encontramos con un pequeño jardín desde donde se ve la bonita fachada lateral de la iglesia Saint-Ours.
 En esta zona ajardinada, además de baños públicos, hay un restaurante ideal para tomar un aperitivo, porque las vistas son preciosas.

Donjon
 Llegamos al otro extremo de la ciudadela donde se encuentra el castillo con su gran torre homenaje, que se ve mucho más antiguo que el resto de construcciones, cuya edificación fue ordenada por el Duque de Anjou alrededor del año 1030.
 Este castillo ha recibido visitas tan importantes como la de Enrique II de Inglaterra, Felipe II de Francia o Ricardo Corazón de León.

 En la parte posterior del castillo llegamos hasta las murallas (ruta amarilla), donde nos asomamos para ver las vistas que desde aquí se tienen.
 Con esto damos por terminada nuestra visita a la ciudadela y volvemos nuevamente al centro histórico de Loches para perdernos nuevamente por los puestos de su mercado. Queremos seguir viendo los productos que aquí ofrecen y de camino comprar el almuerzo para comérnoslo en la autocaravana. Después de almorzar nos dirigiremos a Montrésor, según dicen, uno de los pueblos más bonitos de Francia.


Siguiente destino