Visita al Parque Nacional Krka

Visita al Parque Nacional Krka



 El Parque Nacional Kraka se encuentra en el condado croata de Šibenik-Knin y abarca el curso entero del río Krka y el curso inferior del río Čicola, y fue proclamado como Parque Nacional de Croacia en 1985.

  En este parque, al igual que ocurre en el Parque Nacional Plitvice y que ya os comentamos en este diario nuestra visita, ocurre el fenómeno conocido como travertino, un tipo de piedra caliza, que se produce en las aguas cársticas cuando se disuelve y sedimenta la cal del agua, con la ayuda de microorganismos, las algas y el musgo.

  También conviven dentro del parque una gran diversidad de flora y fauna, y es que nuestro camino se caracterizó por ir acompañado por la melodía del croar de las ranas, siendo bastante divertido jugar a ver quién las veía primero, algo que a mi peque la tuvo bastante entretenida.

  El Parque Nacional Krka está abierto para los visitantes durante todo el año.


Organización del Parque Krka


Pincha para ampliar

 Para acceder al Parque Nacional Krka hay cinco entradas; Lozovac, Skradin, Roski Slap, Burnum y Kistanje.

  Las entradas Lozovac o Skradin son las más populares ya que nos llevan hasta la cascada de Skradinski buk, la más larga y visitada del río Kraka, por ser la más llamativa. Además, esta cascada tiene la particularidad de que permite el baño en sus aguas durante los meses de verano. La diferencia es que desde la entrada Skradin se accede al parque en barco (de abril a noviembre), o bien caminando o en bici por una ruta de unos 4 kilómetros.

  Por Lozovac accederemos al inicio de la ruta en autobús de abril a noviembre, y fuera de estos meses puedes acceder con tu propio vehículo, o bien dejarlo en el parking y bajar 800 metros de sendero a pie hasta el inicio de la ruta.

  Desde Skradinski Buk también tenemos la posibilidad de realizar una excursión en barco hasta Visovac, un islote donde se encuentra el Monasterio Franciscano de Nuestra Señora de la Misericordia y la Iglesia de Nuestra Señora de Visovac del año 1445.

  La entrada Roski Slap, a la que se puede acceder en vehículo, nos da acceso a la segunda cascada más importante del parque, la cascada de Rog, con una altura de 15 metros. A esta cascada también se puede llegar en una excursión organizada por el parque nacional Krka desde Skrandi en barco con unas 3,30h de duración.

  La entrada Kistanje es la más cercana si lo que queremos es visitar el monasterio de Krka, el centro espiritual de la iglesia ortodoxa. El monasterio también se puede visitar desde abril a octubre haciendo la excursión organizada en barco desde Roski Slap de 2,30h de duración.

  La entrada Burnum es la que nos va a llevar hasta el campamento militar romano Burnum. Aquí se pueden ver los arcos del cuartel, el único anfiteatro militar de Croacia y algunos muros del campo de entrenamiento militar.


Nuestro Recorrido por el Parque Nacional Krka en Primavera


 Hoy queríamos estar prontito en el parque para poder hacer el recorrido sin muchos turistas, y os diré que funcionó. Había tramos que los hicimos prácticamente a solas y lo disfrutamos muchísimo, por eso recomiendo para visitar el Parque Nacional Krka que estéis a la hora de apertura, aunque no sé si esta regla servirá también para el verano ya que nos dijeron que en estas fechas se triplican las visitas.

  De todas las entradas al parque que os he comentado anteriormente nosotros elegimos Lozovac, a unos 5 kilómetros de nuestro alojamiento en Sibenik, y es que nuestra visita se iba a reducir a la zona más famosa y turística, Skaradinski buk. Un recorrido de unos dos kilómetros entre cascadas, arboleda y paisajes maravillosos que nos llevaría media jornada.

  En esta entrada nos encontramos un gran parking gratuito donde dejar el vehículo. Además hay baños, restaurantes, un hotel y varias casetas de información y venta de entradas. Las entradas al parque se pueden pagar en efectivo o tarjeta.  El Parque Nacional Krka abre durante todo el año y el precio varía según la temporada yendo desde las 30 kunas en temporada baja, 100 kunas temporada media y 200 kunas temporada alta. Para más información os recomiendo visitar la web del parque www.nnpkrka.hr


 Una vez que nos validan las entradas, hay dos formas de recorrer los 800 metros que nos separan hasta el inicio de la ruta, a pie o en los autobuses del parque (incluidos en el precio de la entrada). Como nos veíamos con fuerzas y pensábamos que 2 km no son nada comparado con los casi nueve que realizamos el día 2 de este diario por los Lagos Plitvice, bajamos los 800 metros a pie, cosa de la que nos arrepentiríamos. Si vais como nosotros con niños, no lo recomendamos, se trata de un camino, cuesta abajo, y lleno de pequeñas piedras que resbalan un montón, estuvimos a punto de algún que otro resbalón.


 Llegamos hasta la parada donde los autobuses dejan a los turistas, y donde hay un gran mapa de la ruta, que también te dan en papel al comprar la entrada, y vemos ya el sendero que da comienzo a la ruta.


 Este sendero está formado por pasarelas de madera que van sobre el río y por donde vas recorriendo los rincones más bonitos de todo el parque. La vegetación es frondosa y de verde intenso, el color del agua esmeralda y todo ello acompañado del croar de las ranas y el revoloteo de las mariposas.



 El camino lo hicimos con calma, disfrutándolo mucho y parando cada poco para hacer fotos. Invertimos toda la mañana pero no nos importó en absoluto, y es que siempre sale al paso durante el trayecto un puente o una cascada que hace que te detengas.


 Deciros que al principio estábamos en duda de si incluir en nuestro itinerario el parque nacional Krka cuando ya íbamos a visitar el parque más importante y grande de Croacia, los Lagos Plitvice, pero fue todo un acierto. Se trata de un parque más pequeño pero de gran belleza, con un colorido espectacular y que recomendamos totalmente.


  Una vez que se llega a la parte más famosa del parque, donde se encuentran las grandes cascadas, veremos una amplia zona con tiendas de recuerdos, restauración, baños y mesas ideales para hacer un picnic (está permitido introducir vuestra propia comida).

  A pesar de que hacía calor no pudimos probar el agua, había un gran cartel avisando de que el baño está prohibido desde el 1 de Octubre al 31 de mayo. Tiene que ser alucinante bañarte en tremendo paisaje, eso sí, el acceso al baño está regular, recomendamos usar escarpines porque el suelo estaba lleno de rocas.


 En el camino de vuelta nos fuimos cruzando con varios puestecillos de mujeres vendiendo frutos secos garrapiñados, y hasta vimos un pequeño museo de un antiguo molino de agua donde se puede aprender sobre su funcionamiento.

  Así llegamos nuevamente a la zona donde para el autobús del parque Nacional Krka que nos subirá los 800 metros cuesta arriba que nos separan hasta el parking.

  Son las 13h y ahora sí que nos damos cuenta de lo acertada que ha sido nuestra decisión de llegar al parque temprano, el parking está lleno de autobuses que traen montones de excursiones.

  Tras tanta belleza natural ponemos rumbo a Trogir donde almorzaremos y veremos uno de los pueblos mejor conservados de la costa del Adriático. No os lo perdáis en el próximo capítulo.




Siguiente Día


No hay comentarios:

Publicar un comentario