Visita al Palacio Nacional de Sintra

Visita al Palacio Nacional de Sintra



  En pleno centro histórico de la villa de Sintra nos encontramos un vistoso palacio de paredes blancas, que destaca por sus dos grandes chimeneas de forma cilíndrica que salen de sus cocinas, y que ha sido habitado prácticamente por todos los reyes y reinas de Portugal. Por lo tanto, visitar el interior del Palacio Nacional va a ser un recorrido por parte de la historia portuguesa, ya que nos vamos a encontrar con huellas del paso de cada monarca en muchas de sus habitaciones.

  Después de pasar toda la mañana y parte de la tarde visitando el Palacio da Pena y el Castelo dos Mouros, llegamos a la puerta del Palacio Nacional cuando falta una hora para cerrar sus puertas. Este palacio, a pesar de encontrarse en pleno centro histórico, no es tan visitado como el da Pena o Regaleira, y es que son muchos los turistas que visitan Sintra en una excursión de un día desde Lisboa, y por lo tanto, suelen saltárselo. Entre esto, y que estamos aún en plena pandemia por el COVID-19, os diremos que el Palacio Nacional lo tenemos prácticamente para nosotros solos.

  El palacio tiene numerosas estancias, algún patio, jardines, terrazas con vistas....y en este artículo os vamos a hablar de los lugares del Palacio Nacional que más llamaron nuestra atención.


Sala de los Cisnes

 Muy próxima a la entrada nos encontramos con una de las salas más grandes del palacio, por ello, era aquí donde celebraban eventos y recepciones públicas. Su nombre, como podéis ver en la foto, se debe a decoración del techo, donde se aprecian numerosos cines pintados.


 Aunque no hay muchos muebles, no es complicado imaginar las elegantes fiestas que se organizarían en esta habitación.


Patio Central

 Desde el patio central se puede acceder a varias estancias sin tener que atravesar todo el interior. Desde aquí podemos observar las inmensas chimeneas de forma cónica que hacen tan característico a esta palacio.


 En las paredes podemos ver el típico azulejo portugués, pero hay una zona que llama la atención sobre las demás, y es la llamada Gruta dos Banhos, donde se encuentra representado en los azulejos la Creación del Mundo, las Cuatro Estaciones, y temas mitológicos.


  Por lo que se ve, era una zona de descanso donde se podía disfrutar del exterior del palacio mientras unos pequeños chorros de agua hacían su trabajo, una gozada.


La Sala das Pegas

 Si por algo nos está llamando la atención el Palacio Nacional, es por la decoración de sus techos y paredes, y la sala das Pegas no se queda atrás. La pintura del techo de esta sala es la más antigua de todo el palacio. Por lo que leímos, este lugar era el más usado por el público real.


 Desde aquí seguimos visitando otras dependencias como la Cámara de Oro, donde el monarca recibía a personas de mayor estatus social, las habitaciones del rey João III, e incluso otro pequeño patio llamado patio de Diana, pero que no es tan espectacular como el central que vimos al inicio del recorrido.


Sala de los Brasões

 Y así caminando, una majestuosa puerta nos indica que al atravesarla vamos a llegar a la joya que guarda el Palacio Nacional, que no es otra que la Sala de los Brasões o Sala de los Escudos.


 Cuando llegas a esta habitación no sabes a dónde mirar, si al llamativo techo formado por los escudos de 72 familias nobles de Portugal, o a las paredes revestidas en el siglo XVIII de azulejos de tonos azules y blancos que representan escenas de época.


 Esta habitación nos resultó la más vistosa y llamativa de todo el palacio, y es que, aunque no está decorada por muebles, está llena de detalles.


Capilla


  Y como la monarquía y la iglesia siempre han ido de la mano, no podía faltar una capilla en el Palacio Nacional de Sintra. Aquí se realizaba el servicio religioso donde participaba el rey, aunque según leímos, se escondía durante la misa detrás de una cortina junto al presbiterio, que era el espacio más importante.


Cocina


 Y llegamos a una de las habitaciones que más nos despierta la curiosidad, la cocina. Y es que desde fuera, este edificio es llamativo por los dos conos que sobresalen, y que no es otra cosa que las chimeneas de sus cocinas. Estas chimeneas, de 33 metros de altura, se han convertido en todo un símbolo de la ciudad de Sintra.

  Esta cocina fue construida por D. João I y en ella trabajaban decenas de personas. Me imagino en esta habitación a las cocineras con sus ollas, los pasteleros, panaderos, el personal encargado de abastecer la leña....tendría que ser un continuo bullicio. Todo para preparar grandes banquetes que eran grandes acontecimientos en la corte.


Galería de Color


  Pasamos a la zona del Palacio Nacional donde se encuentran las habitaciones de la que fue la última reina de Portugal en habitar el palacio, D. María Pía de Saboia. Una de las habitaciones da a un balcón llamado Galería de Color, desde donde se tienen unas preciosas vistas de la villa de Sintra y al Castello dos Mouros en lo más alto.


Casa de Banho


  Y es que, en el Palacio Nacional, vamos a ver hasta las habitaciones más íntimas de los reyes como es el cuarto de baño. En este caso, el baño de la anterior foto era usado por la reina para su higiene diaria.


Jardines de Palacio


 Y la última visita que realizamos dentro del palacio es a sus jardines. Este lugar es un remanso de paz donde podemos descansar de la vista, y disfrutar de las vistas de Sintra que desde aquí se tienen. Desde la balconada se ve el barullo de gente paseando por las calles, y si miramos a lo más alto del cerro que tenemos enfrente, vemos el castillo de los Mouros, donde hace pocas horas estábamos recorriendo sus murallas.

  Así acabamos nuestra visita al Palacio Nacional, justo a la hora del cierre. Un día en el que estamos más que satisfechos ya que nos ha dado tiempo a visitar tres atracciones importantes de Sintra, el Palacio da Pena, Castelo dos Mouros y el Palacio Nacional. Cada visita la podéis ver en nuestro diario de viaje en el botón de más abajo.

  Como aún queda tiempo para que anochezca, nos vamos a pasear por las calles del centro de Sintra. Disfrutaremos de sus rincones, tiendas, y quizás, porqué no, de su gastronomía. Mañana seguiremos descubriendo más de Sintra, ¿nos acompañas?.




Siguiente Visita


No hay comentarios:

Publicar un comentario