Turckheim y Kayserberg



Turckheim y Kayserberg

 Hoy nos levantamos temprano porque teníamos que aprovechar el día. A las 8h ya estábamos arreglados y buscando un sitio para desayunar que no fue tarea fácil. Al final terminamos desayunando en una especie de bar mezclado con estanco y casa de lotería, al menos los croassanes estaban buenos.


Turckheim

 Turckheim es un pueblo muy pequeño pero encantador. Nuestra visita la comenzamos viendo una de las tres puertas que dan acceso al pueblo, la puerta de Francia, que tras atravesarla nos encontramos una localidad de aire medieval que parece sacada de un cuento de hadas.


Lo primero que nos encontramos es la oficina de turismo, una preciosa casa rosada en cuya puerta hay una fuente coronada con una figura de la Virgen María con El Niño.


A partir de aquí comienza la plaza Turenne donde están ubicados bonitos edificios de estilo alsaciano como el Ayuntamiento, de color amarillo, el hotel Deux Clefs donde nos habíamos alojado la noche anterior.
  Esta plaza, en Navidad alberga un bonito mercado navideño y un gigantesco calendario de adviento que del 1 al 24 de Diciembre, cada día se abre una ventanita de dicho calendario, quedando el día 25 todas abiertas, siendo todo un acontecimiento en el pueblo.


Al fondo a la derecha de la plaza se encuentra la iglesia de Santa Ana que data del siglo XII y a los pies, en la parte derecha de su fachada, nos encontramos un bonito Belén donde Laura no paró de juguetear con todas las figuras.
  Es muy temprano por lo que hay muy poca gente por la calle y además todo está cerrado ¡pareciera que estamos solos en el pueblo! Ya damos por acabada nuestra visita y nos dirigimos al siguiente punto del día, Kayserberg.


Kayserberg


 Situado a 9 kilómetros de distancia de Turckheim por lo que en tan solo 15 minutos ya estábamos aparcando en el parking que hay a la entrada de Kayserberg. (Precio 2€)
  Cuando te vas adentrando en el pueblo, como nos había pasado el día anterior, te dejas embriagar con el olor a queso, mosto, canela, viendo los adornos navideños y las bonitas casas alsacianas y sus tiendas.


Aquí ya se ve más bullicio de gente, o será que es más tarde y los turistas van llegando.
  Después de unos 200 metros del parking andando por la calle principal y a mano derecha nos encontramos con un mercado navideño, pero había acabado el día 24 de Diciembre, por lo que estaba cerrado, ¡una pena¡.
  A esta altura, y antes de llegar a la iglesia, nos encontramos un mapa gigante de Kayserberg y de la ruta recomendada por la oficina de turismo para disfrutar de la ciudad.
  El recorrido comienza paseando su calle principal con bonitas tiendas y pastelerías que hacen que te pares a cada instante.
  Después de unos pasos te encuentras a mano derecha la iglesia Ste-Croix, con un imponente Cristo crucificado en su interior, pero lo que destaca es el retablo mayor que es toda una obra de arte.
Plaza Jean Ittle


A salir de la iglesia nos topamos con la bonita plaza Jean Ittle, que es la plaza principal de Kayserberg.
  Siguiendo por su calle empedrada y viendo casas impresionantes llegamos al punto más famoso de Kayserberg, a la zona donde está el Puente Fortificado que fue construido en 1514. Es un entorno único, rodeado de antiguas casas con entramados de madera de bonitos colores, y el río cruzando, veras muchas postales con esta imagen.
   


Una vez terminado el recorrido nos encaminamos de nuevo al coche para dirigirnos a Colmar.




Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario