Stow on the wold. El encanto de la campiña inglesa.

Stow on The Wold, el Encanto de la Campiña Inglesa



 Seguimos nuestro recorrido por los Cotswolds y ahora nos toca una ciudad con mucho encanto, Stow on the Wold.

  En la antigüedad, Stow on The Wold era una ciudad bastante conocida debido al comercio de la lana, y sobre todo por sus ferias anuales donde se podían llegar a vender hasta 20,000 ovejas en un solo día. Hoy día, esta ciudad continúa teniendo mucha importancia para la región de los Cotswolds, siendo una de las ciudades más visitadas de la campiña inglesa.

  Para llegar a Stow on The Wold tardamos apenas 5 minutos en coche ya que se encuentra muy cerca de Lower Slaughter. Llegamos a su plaza principal, la Plaza del Mercado, y vemos que aquí el aparcamiento es zona azul y además está lleno, pero no nos cuesta mucho aparcar en una calle cercana a esta plaza.


  La Plaza del Mercado se ve muy animada, rodeada de tiendas, hoteles y restaurantes que se ubican en unos edificios que se encuentran en total armonía unos con otros. Lo único que desentona un poco en la imagen de la plaza son los vehículos aparcados en ella.

  En esta plaza también se encuentra la Oficina de Turismo de Stow on The Wold, la cual nos cuesta un poco encontrar. ¡Como nos íbamos a imaginar que la oficina de turismo se encuentra dentro de la iglesia¡. Además de que el cartel que lo indica es minúsculo.


 Con mapa en mano nos dirigimos antes de todo a la atracción turística más visitada de Stow on The Wold, la Iglesia San Eduard, que se ha convertido en todo un símbolo para la ciudad.


 La iglesia de San Eduard está a pocos minutos caminando de la Plaza del Mercado y es todo un remanso de paz. Vemos a varias familias paseando por sus jardines, caminando entre las lápidas de su cementerio, o simplemente sentados en un banco disfrutando de esta tranquilidad que ofrecen aquí en los Cotswolds estos edificios.

  La gente no sólo acude a estas iglesias a oír misa, también para a desconectar de la vida diaria y disfrutar del entorno.


 Pero si por algo es famosa esta iglesia, es porque todos los visitantes vienen a ver su puerta trasera. Una puerta que se encuentra custodiada por dos grandes árboles y que parece sacada de un cuento, de uno de esos en que al abrir la puerta vamos a hallar un mundo mágico al otro lado.


 Algunos dicen que JRR Tolkien se inspiró en ella para crear las puertas de Durin en el Señor de los anillos, pero parece ser, que son solo especulaciones. Lo que sí es verdad, es que hoy día son muchos los viajeros que se desplazan a Stow on The Wold atraídos por la curiosidad de ver esta famosa puerta.

  Después de esta visita volvemos a la Plaza del Mercado para buscar un lugar para almorzar, y vamos directos a un salón de té (tea room) en el que nos habíamos fijado anteriormente cuando buscábamos la oficina de turismo, el Lucys Tearoom.


 El local está lleno de gente local almorzando o tomando un té, por lo que pensamos que tiene que ser un buen lugar para comer. Es un muy acogedor y en la carta tienen hamburguesas, platos combinados o Sandwich muy completos que fue por lo que nos decidimos. Eso sí, todo acompañado de un buen té inglés, que para eso estamos en Inglaterra.

  Tras el almuerzo bajamos una calle que sale de la Plaza del Mercado, justo enfrente de donde se encuentra la antigua cruz, para buscar algunas tiendas y edificios con encanto de Stow on The Wold que llevábamos anotados.

  La primera tienda que visitamos es el paraíso para los amantes como yo del chocolate, The Cotswolds Chocolate Company



 Un lugar en el que cuando entras por la puerta, el olor a chocolate ya te ha conquistado. Se trata de una pequeña tienda donde venden toda clase de bombones y figuritas de cacao que ellos mismos hacen en un obrador que puedes ver por unas cristaleras.
  Como estamos en Diciembre, abundan los dulces de Navidad con sus vistosos colores que llaman mucho la atención.

  El precio como os podéis imaginar es un poco elevado, cualquier dulce no bajaba de las 3£ o 4£, pero ya que estábamos aquí era complicado resistirse. El personal nos trató genial, mi hija tiene algunas alergias y se ofrecieron a hacerle unos bombones exclusivos para ella en el mismo momento. Un detalle que nos gustó muchísimo. En la misma calle, un poco más abajo tenemos la siguiente tienda que queríamos visitar, The Cotswolds Cheese Company


 Se trata de una pequeña tienda donde podemos encontrar más de 120 quesos artesanos, muchos de ellos procedentes de diferentes granjas inglesas, además de algunos de los mejores quesos europeos.

  Seguimos bajando la calle y llegamos a la puerta de The Porch House, según habíamos leído, la posada más antigua de toda Inglaterra. Hoy día es un alojamiento con habitaciones de lujo y con un restaurante muy bien valorado.


  Aquí damos por terminada nuestra visita a Stow on The Wold para dirigirnos a otro pueblo al que le tenemos también muchas ganas, el llamado Snowshill, a unos 14 kilómetros de distancia. Un lugar del que hemos visto muchas fotos y queremos ver si de verdad es tan impresionante





Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario