Snowshill y Broadway

Snowshill y Broadway



 Al organizar nuestro itinerario por los Cotswolds teníamos claro que Snowshill era una visita imprescindible en la ruta. Se trata de un pueblo muy pequeñito, situado cerca de Broadway, y que posee una belleza especial, por ello es uno de los más fotogénicos de la campiña inglesa.

  Desde Stow on The Wold tardamos unos 15 minutos en llegar hasta Snowshill. Para llegar atravesamos estrechas carreteras mojadas por una lluvia de poca intensidad que nos venía persiguiendo, tan característica de los Cotswolds.

  Cuando llegamos a Snowshill vemos que se trata de un pueblo bastante tranquilo, por lo que aparcamos rápido y sin problemas. Las calles están vacías, el único movimiento que se percibe es el humo de las chimeneas de las casas color miel que encontramos a nuestro paso.


 Como os dijimos anteriormente, Snowshill es un pueblo bastante pequeño que se reduce a dos calles y una plaza, pero que están dispuestas de tal manera, que crean una postal de lo más bonita. Además, como es Navidad, las casas están llenas de detalles que lo hacen aún más bello.


  Una de las imágenes más fotogénicas y repetidas de Snowshill en redes sociales como Instagram es la de su plaza principal, donde se encuentra una típica cabina de teléfonos y un banco de madera, y cuyo fondo es una preciosa iglesia del siglo XIX rodeada por un misterioso cementerio. Solo por esta imagen ya merece la pena acercarse a este encantador pueblo.



  Después de posar en el famoso banco de madera y realizar bastantes fotos, seguimos rodeando la iglesia subiendo una calle un poco más empinada que hay a la espalda, y desde donde se ve mejor el cementerio y se tiene otra perspectiva del pueblo.




 Desde aquí las vistas son alucinantes, podemos ver todo el pueblo y los salvajes parajes que lo rodean.


 Uno de los edificios más importantes de Snowshill es su Manor House, pero que encontramos cerrada, no sabemos si por la hora o por la época.

  Tardamos unos 40 minutos en la visita de este precioso pueblo, y como queda poco tiempo para que oscurezca, cogemos el coche para irnos al que será el último pueblo del día, Broadway


Broadway


 Broadway se trata de una de las ciudades más turísticas de los Cotswolds, siendo usado por muchos como punto de partida o campamento base para realizar un recorrido por los Cotswolds.
  Esto se nota en las calles llenas de tiendas y de lo más animadas, y en la variedad de restaurantes, pubs y hoteles que nos vamos a encontrar.

  Pero antes de dirigirnos a lo que es la ciudad, vamos a hacer una parada en uno de los edificios más emblemáticos de los Cotswolds, la Torre de Broadway.


 Esta torre se encuentra a las afueras de Broadway, situada en una colina y rodeada de jardines que si hace un buen día, son ideales para hacer un picnic.

  Llegamos a la torre de Broadway cuando quedan a penas 30 minutos para el cierre. Ya empieza a oscurecer, además está lloviendo y hace bastante viento por lo que la sensación térmica es mucho más fría.


  Justo al lado de la torre hay un aparcamiento para vehículos cuyo precio es de 3£ por un máximo de 4 horas o 6£ por todo el día. Como el día no acompañaba por el clima, dejamos el coche en un espacio junto a la carretera donde había más vehículos aparcados, nos parecía exagerado pagar tres libras para solo hacer un par de fotos.

  La Torre de Bradway se construyó como un capricho que fue llevado a cabo por el paisajista y arquitecto Capability Brown. En el interior de la torre podemos ver diferentes exposiciones y llegar a lo más alto para ver las vistas.


 La entrada a la torre es de pago, además también se puede visitar un búnker que hay junto a la torre comprando una entrada adicional, pero acceder al recinto donde se encuentra la torre y verla desde fuera es totalmente gratuito.

  Nosotros nos limitamos a verla solo por fuera, ya tenemos mucho frío, estamos mojados y tenemos ganas de tomarnos algo calentito, así que después de alguna que otra foto, volvemos al coche para dirigirnos a el centro de Broadway.

  A pesar de que ya es de noche cuando llegamos a Broadway, las calles están animadas de personas realizando las compras navideñas, y es que las tiendas aquí en los Cotswolds son tan coquetas que te invitan a entrar.


 Es bonito pasear por su calle principal viendo bonitos edificios de color miel, ahora iluminados al caer la noche.



 Pero ya ha llegado la hora del té, y es que ya nos estamos acostumbrando a esta actividad tan inglesa, así que hacemos lo propio y buscamos un salón de té.

  Los salones de té son muy acogedores, ideales para entrar en calor y descansar de todo el día de turismo. Pues mirando en su calle principal nos decantamos por Tisanes Tea Room, una casa de té donde probamos el típico té inglés, además de tartas y bizcochos riquísimos. Además, una zona del local es también tienda, donde venden productos ingleses, té, mermeladas, miel, ideales para hacer algún regalo.

  Ya con el cuerpo entrado en calor tomamos el coche para dirigirnos a nuestro alojamiento de esta noche, el hotel Beckford Inn, en la localidad de Beckford. (Toda la info en organización del viaje en el botón de más abajo)

  Este alojamiento tiene el típico pub inglés donde no nos resistimos a cenar esta noche. La verdad es que fue un acierto, comimos bastante bien, en un ambiente muy tranquilo y acogedor. Ideal para acabar el día de turismo por la región de los Cotswolds.



 Pero mañana nos esperan más pueblos, más experiencias y más Inglaterra. Os lo contaremos en el próximo capítulo.





Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario