Santa Claus Village, el pueblo de la Navidad

Santa Claus Village, el Pueblo de la Navidad



 Después de la gran experiencia de la mañana, visitando el bosque secreto de los elfos donde hemos conocido y conversado con Papá Noel, (disponible en nuestro diario en el botón abajo de este artículo), ahora nos encontramos en Santa Claus Village, conocida por muchos como la Ciudad de la Navidad, o Poblado de Papá Noel.

  Según habíamos leído, Santa Claus Village es una visita obligada si se viaja con niños hasta Laponia. Aquí se vive el espíritu navideño durante todo el año, y todo está ambientado y decorado para hacerte sentir dentro de una postal de Navidad. Pero claro, también es justo decir que se trata de un gran centro comercial abierto, donde el 80% de las zonas están dedicadas a tiendas, restaurantes y hoteles, eso sí, todo muy tematizado.

  Sabiendo esto os vamos a contar nuestra experiencia, que no podemos decir que fuera buena ni mala, tan solo que nos dejó un poco indiferentes. Quizás teníamos otra idea del poblado de Papa Noel, o puede ser que al realizar la mayoría de las actividades por nuestra cuenta fuera de la Village, ya no le encontramos que ofreciera este espacio nada nuevo aparte de compras y gastronomía para nosotros. También reconocemos que las edificaciones son muy bonitas y si además está todo nevado, forman una preciosa estampa.

  Pues ya estamos aquí, en Santa Claus Village, pero como son las 13h, y el hambre comienza a aparecer, lo primero que vamos a hacer antes de visitar el poblado de Papá Noel es almorzar. Llevamos varios lugares apuntados pero el que más nos llama la atención es el Santa's Salmón Place.


Santa Salmón Place


 Como veis en la foto, se trata de un restaurante en forma de tipi, donde sirven, según nos han dicho, el mejor salmón a la brasa de todo Rovaniemi.

  El restaurante es pequeñito, donde todas las mesas están alrededor de un fuego donde se cocina el salmón. Cuando llegamos está lleno y nos dicen que tenemos que esperar unos 10 minutos para sentarnos, pero tratándose del mejor salmón, por supuesto que esperamos.


  La carta es muy escueta, solo tienen el salmón, un queso típico lapón servido con mermelada, ensalada y de postre tarta de queso


 El salmón se cocina al fuego delante de tus ojos y esta buenísimo. La verdad es que si te gusta el salmón merece mucho la pena comer en este lugar. No sabemos si es el mejor de Rovaniemi, pero lo que sí que está riquísimo.


 Con el estómago lleno ya toca comenzar a recorrer Santa Claus Village e introducirnos en el ambiente navideño. Justo al lado de Santa's Salmón Place se encuentra un punto que señala la dirección a diferentes ciudades y los kilómetros que nos separan de ellas. Como no, aparece la indicación hacia Madrid, que se encuentra a 3524 km.


  Aquí se ve a muchos turistas intentando encontrar su ciudad para fotografiarse con la indicación correspondiente, y debemos confesar que nosotros también nos ponemos a buscar a ver quien la encuentra antes.

Oficina de Correos


 En pocos pasos llegamos hasta la oficina de correos de Santa Claus, uno de los lugares que más curiosidad nos despertaba aquí en la Village.

  Esta oficina está dividida en dos ambientes, uno que está dedicado a la venta de souvenirs, postales, sellos...,y otra zona más acogedora donde te puedes sentar a escribir estas postales, cartas o paquetes que luego puedes enviar, y que llegarán con el matasellos especial del Círculo Polar Ártico.


 Dentro de la oficina hay dos grandes buzones, uno amarillo, que es para el correo ordinario, y otro rojo en el que las cartas se guardan y se enviarán en las próximas navidades, así los familiares y amigos recibirán nuestras felicitaciones desde Laponia justo para Navidad.


 También existe la opción de comprar una carta personalizada y un certificado de buena conducta que enviará el mismísimo Papá Noel, un detalle ideal que le llegara a nuestros seres queridos por Navidad por unos 8€. Pero para que Papá Noel le escriba a alguien que quieras, no hace falta ir hasta Laponia, también tienes la opción de solicitarlo por internet en la web de la oficina de Correos.

  En una vitrina vemos cartas que le llegan a Santa Claus desde los diferentes países. La oficina puede llegar a recibir 500,000 cartas cada año procedente de 200 países del mundo.


 Muy cerca de la oficina de Correos salimos a la plaza principal de la Village, donde se ven niños correteando, pequeños montículos de nieve desde donde los peques se chorrean, un punto de información, restaurantes....


Cruce al Círculo Polar Ártico


 En un lateral vemos a personas saltando una línea imaginaria, y es que aquí, en la Aldea de Papá Noel, se encuentra el cruce al Círculo Polar Ártico que está señalizado por un cordón de luz.

  Y justo al lado de la línea del círculo polar ártico tenemos un termómetro gigante donde podemos ver las temperaturas que estamos soportando. En nuestro caso hoy es uno de los días menos fríos de nuestro viaje, marcando el termómetro -8º, aunque en la foto no se aprecia el signo de - ,os aseguro que delante de él sí se veía.


 Pero el frío no se nota, el día está totalmente despejado y con la ropa térmica estamos de lo más a gusto.


Oficina de Santa Claus


 En el centro de la plaza vemos un gran edificio donde se encuentra la Oficina de Santa Claus. Aquí se puede visitar a Papá Noel y hacerse una foto con él por unos 45€, pero como nosotros ya lo vimos en la excursión Dreams Of Joulukka de forma más privada, entramos solo para ver la zona de espera, que nos han dicho que merece mucho la pena.

  Al entrar vemos una gran tienda de regalos y souvenirs, donde por lo visto, puedes comprar un detalle y hacer que Papá Noel se lo entregue a los peques de la casa.


  A la izquierda hay un camino señalado con una flecha de madera donde pone "Santa Claus", el cual tomamos y comenzamos a ver que todo respira Navidad. Árboles adornados, muchísimos paquetes envueltos en papel de vivos colores y una gran cantidad de detalles que da igual en la época que vayas, porque te harán sentir que estás en Navidad.



 También vemos un péndulo gigante que marca el paso del tiempo, y que creemos que utiliza Santa para hacer un poco de trampa cuando no le da tiempo de repartir todos los regalos, ya que lo usa para ralentizar el tiempo y así poder llegar a todos los hogares.

  Pues justo enfrente del péndulo gigante hay unas puertas que si miras por la cerradura, verás a los elfos trabajando o haciendo locuras.


  Así llegamos hasta la fila de espera por conocer a Santa Claus para hacerse una foto con él. Como nosotros ya estuvimos por la mañana en el Bosque Secreto, nos damos la vuelta y dejamos que mi peque se quedara con la experiencia de la mañana y no liarla con ver más Santas.
 También es posible ver a Papá Noel en el edificio que se encuentra a la derecha de la recepción del hotel Santa Claus Village. Tiene el mismo formato, una gran tienda y un camino tematizado hasta llegar a Papá Noel, donde también te puedes realizar tu foto, y puede que haya menos colas.

Los Renos de Papá Noel


 ¿Pero que sería Santa Claus sin sus renos?. Pues cerca de su oficina podemos verlos. Según dicen, en Laponia hay más renos que humanos, y es nuestro cuarto día de viaje y aún no hemos visto ninguno. Pero eso se va a acabar, hoy es el día en que veremos de cerca a estos entrañables animalitos.

  Santa Claus Reinder es una empresa que está dentro del pueblo de Papá Noel, donde puedes dar desde pequeños paseos en trineo tirado por renos, hasta safaris de varias horas de duración.


 Llegamos y nos encontramos una vaya de madera tras la cual se encuentran los renos en fila esperando a los turistas para montarse en su trineo. Pero nosotros lo que en realidad queremos es ver a los renos de cerca, darles de comer, acariciarlos, y eso no está permitido a no ser que contrates el paseo en trineo. Así que decidimos mejor que el último día de viaje, que tenemos la mañana libre sin planes, iremos a una granja de renos por libre, a ver si nos dejan verlos y saber más sobre estos animales.
Precios
400 metros 1000 metros
Niños Adultos Niños Adultos
14 euros 18 euros 23 euros 29 euros
Para mayor distancia hay que consultar


 Paseando por esta zona de Santa Claus Reinder también vemos que hay una Kota que en su interior tiene un restaurante que sirve comida lapona, y la casa de la señora Claus, donde hacen visitas privadas para conocer a esta ancianita.



Snowman World

 Llegamos a la entrada y nos informan de que se trata de una zona que está enfocada a disfrutar del frío de Laponia. Aquí se puede comer en su restaurante de hielo, tomar algo en el bar también de hielo, o disfrutar de las actividades de invierno como tirarte por toboganes helados o ver esculturas de hielo.

  Solo queda una hora para el cierre y el precio nos parece un poco elevado (28€ por persona) para solo pasar 60 minutos. Además tenemos programado visitar una zona parecida mañana en el castillo de hielo de la ciudad de Kemi.


Cabaña Roosevelt


 Se trata de una pequeña cabaña de madera al lado de la oficina de Correos, que se construyó en honor a Eleanor Roosevelt, primera dama de EEUU que visitó la región el 1950. Hoy día tiene una pequeña tienda de regalos y algunas fotos.

Alojamientos de cristal


 Detrás de la zona donde se encuentran los renos vemos unos alojamientos muy originales, se tratan de una especie de cabañas con el techo y una pared acristalada, con jacuzzi en el exterior, y donde tiene que ser todo un lujo pasar una noche.

  Ya está cayendo el sol y el color del cielo es espectacular. Con esta bonita imagen nos despedimos de Santa Claus Village. ¿Volveremos?, quien sabe...


 Ya es hora de pasar por nuestra casa aquí en Laponia para una ducha rápida, ya que a las 20:00h tenemos reserva para cenar en el restaurante panorámico Lapand Hotel Sky Ounasvaara.

  La cena es en un salón totalmente acristalado desde donde vemos árboles cargados de nieve.
  Tres de nosotros hemos elegido el menú sorpresa de cinco platos, y mi niña y mi marido han pedido platos a base de carne de reno.




 El trato es exquisito por parte del servicio, explicándonos en cada momento cada plato. Se trata de una comida a la que no estamos tan acostumbrados y una buena forma de conocer la gastronomía lapona.

 El precio del menú de 5 platos es de 69€

 Después de la agradable cena es hora de retirarse a descansar, mañana tenemos que coger la carretera para ir hasta Kemi, vamos a conocer el castillo de hielo más grande del mundo. Seguimos con nuestra aventura aquí en Laponia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario