Día 7. Castillo de Stirling, Trossars y Castillo Doune

Día 7. Castillo de Stirling, Trossars y Castillo Doune


RECORRIDO POR ESCOCIA. PINCHA PARA AMPLIAR


Castillo de Stirling

  Hoy empezamos la ruta un poco más tarde, a las 12h estábamos comenzando la visita al Castillo de Stirling (incluido en la Explorer Pass). El Castillo de Stirling cuenta con parking público, pero este es de muy pequeñas dimensiones y no permitían aparcar autocaravana, por lo que la dejamos en una de las calles cercanas. Desde el parking se puede ver a lo lejos el monumento a William Wallace.

  Los edificios principales del Castillo de Stirling datan del siglo XV y XVI, siendo construido en la cima de una colina sirviendo de frontera entre las Tierras Altas o Highlands y las Tierras Bajas.

  Lo primero que nos encontramos, como dándonos la bienvenida, es una estatua de Robert The Bruce, antiguo rey de Escocia.
  Atravesamos las murallas de la ciudadela para acceder a las taquillas y validar la entrada y poder entrar al castillo. Una vez que accedemos, lo primero que nos encontramos es Queen Anne Garden, donde se practicaban juegos de pelota como tenis o fútbol por la corte.

QUEEN ANNE GARDEN. CASTILLO STIRLING

 Aquí, en el Castillo de Stirling, se hizo un gran hallazgo en los años 70, la pelota de fútbol más antigua del mundo, hecha de cuero y vegiga de cerdo entre 1540 y 1570.
  Al fondo de los jardines hay unas preciosas vistas de la ciudad de Stirling, la iglesia Holy Rude y su misterioso cementerio.


CEMENTERIO DE LA IGLESIA HOLY RUDE

  Ahora nos toca atravesar dos majestuosas Torres para entrar en la fortaleza, llevándonos al primer patio principal, rodeados de cañones para defender el Castillo de Stirling de sus enemigos.


PRIMER PATIO PRINCIPAL


 Para los niños, es imperdible la visita a las criptas del castillo, están dedicadas a ellos. Allí se pueden disfrazar, pintar, y lo que más les gusta, tocar todo lo que se encuentren. Ahí pasareis un buen rato.

  Desde aquí ya pasamos a las estancias principales del castillo, destacando el Gran salón, donde celebraban los banquetes, los aposentos del rey y la reina, la sala de los tapices y la sala de las Cabezas. Esta última se trata de decenas de rostros adornando el techo, que el rey Jacobo V encargó tallar en madera, representando a reyes, nobles, emperadores, dioses….

GRAN SALÓN

 Después de atravesar el segundo patio principal llegamos al salón llamado The Great Hall, donde se celebraban grandes banquetes, siendo el más sonado el bautizo del príncipe Enrique Federico. El salón es inmenso, ¡imaginamos decorado para la ocasión!. Para su bautizo, el rey Jacobo VI mandó construir una capilla a toda prisa, la cual se realizó en un tiempo récord de seis meses.

THE GREAT HALL

 Cerca de la capilla, y para descansar un rato del recorrido del Castillo de Stirling, toca pasear por Douglas Gardens. Aquí, si subimos a las murallas podemos ver una panorámica de Stirling y muy a lo lejos, el monumento a Williams Wallace.

DOUGLAS GARDEN

VISTAS DE STIRLING

  Tras el breve descanso seguimos las indicaciones hasta las cocinas, totalmente decoradas y simulando como se trabajaba en aquella época.
  Nos recordaron mucho a la cocina que ya vimos en el castillo de Eilean Donan, pero mucho más grandes. Estas se encuentran divididas en tres salas, una donde se prepara la comida, otra con un gran horno y la última dedicada más a la repostería.

  La última visita que realizamos en el Castillo fue a las caballerizas, donde guardaban y cuidaban de los caballos de la corte.

  El Castillo de Stirling es el más grande que hemos visto hasta el momento, se puede invertir toda una mañana en la visita. Además se puede ampliar el recorrido con la Iglesia Holy Rude, pasear por su cementerio de forma gratuita o dar un paseo por la ciudad medieval de Stirling, que nosotros no hicimos por ir con el tiempo más justo.


Horario Precios
26 Marzo a 30 de Septiembre: 9.30 a 18h Adultos 15 £
1 Octubre a 25 Marzo: 9.30 a 17h niños (5-15 años): 9 £

 Si tenemos la Explorer Pass el acceso al recinto es gratuito.

 Ya teníamos el estómago haciendo de las suyas, por lo que nos fuimos a la autocaravana a tomar el almuerzo.


Castillo Doune

 Tras el almuerzo y la buena sensación que nos dejó el Castillo de Stirling, nos propusimos realizar las visitas que el día anterior nos quedaron pendientes, que por culpa del percance de mi pie, no nos dio tiempo a hacerlas.

  Lo primero fue acercarnos hasta Doune, para ver su castillo. El Castillo Doune se trata de una fortaleza medieval, a la que tardamos unos 20 minutos en llegar, famoso por aparecer en series como Outlander (donde será el castillo de Leoch) o Juego de Tronos, además fue escenario de la película “Los caballeros de la Mesa Redonda”.

DOUNE CASTLE

 El Castillo Doune tiene un parking con una entrada y salida un poco estrecha para las caravanas, aunque es posible entrar. Nosotros aparcamos fuera un momento y sólo hicimos la visita por sus exteriores. Además, si ya han cerrado el castillo, los aparcamientos los dejan abiertos, por lo que podéis aprovechar para haceros fotos a solas.


Horario Precios
1 Abril a 30 Septiembre: 9.30 a 17.30h Adultos 6 £
1 Octubre a 31 Marzo: 10 a 16h niños (5-15 años): 3,60 £

 Si tenemos la Explorer Pass el acceso al recinto es gratuito.


Trossars

 Después de hacernos nuestra foto con el Castillo Doune, nos dirigimos a Los Trossars, visita que ya nos iba a ocupar toda la tarde.
  Los Trossars se trata de una zona de frondosos bosques y grandes lagos, ocupando parte de las Tierras Altas o Highlands y las Tierras bajas o Lowlands. Nuestra intención era conocer el lago Lomond, ya que es el más grande de toda Escocia, y el lago Katrine, que según habíamos leído, tenía el título de ser el lago más bonito del país.

  Como no nos iba a dar tiempo a visitar los dos sin que cayera la noche, ya que las carreteras se las traen, nos decidimos por el lago Katrine, que según dicen, inspiró a Sir Walter Scott.

  Para hacernos una idea de la zona, y visitar el lago Katrine, nos dirigiremos a la población de Aberfoyle, situada en pleno corazón de los Trossars. Desde aquí, solo teníamos que seguir la carretera 821 que en unos 12 kilómetros de, como no iba a ser de otro modo, carretera estrecha y con curvas, nos llevaría hasta el lago Katrine.

  Ese era el plan inicial, pero no vimos la indicación y seguimos por la carretera 829 unos 20 kilómetros en dirección errónea, (no sabíamos si ese camino también nos llevaría al lago) aunque no nos importó porque vimos unos paisajes preciosos. Pasamos por el lago Ard y llegamos hasta el Hotel Altskeith, un hotel con unas vistas preciosas, que si hubiéramos ido bien de tiempo, nos hubiésemos parado a tomar un té. A esa altura nos dimos la vuelta y volvimos a Aberfoyle.

LAGO ARD

  Una vez que llegamos a Aberfoyle fuimos fijándonos bien y esta vez sí que vimos la indicación a la carretera 821, más o menos a la mediación del pueblo hay una señal que te la indica a la derecha. A partir de aquí, cada pocos kilómetros veréis indicaciones hasta Lago Katrine.
  En una media hora llegamos al gran parking del lago, donde hay una zona habilitada para pernoctar, con tomas de luz y agua para las caravanas.

  La visita al lago Katrine se puede realizar, o bien en un barco de vapor por sus aguas, o por un sendero asfaltado que comenzaba a mano derecha del parking, por una de las orillas del lago. También existe la opción de alquilar una bici, o scooter en unas casetas cerca del pequeño muelle. Nosotros dimos un paseo a pie disfrutando del panorama que nos dejaba la puesta del sol sobre el lago Katrine.

LAGO KATRINE

CAMINO PARA DISFRUTAR DEL LAGO KATRINE

 Sobre las 21h pusimos rumbo a Culross, nuestra visita del día siguiente y donde pasamos la noche en un parking público justo antes de la entrada al pueblo. Ha sido un día intenso pero precioso como todos los que estamos viviendo en Escocia.

PARKING PARA PASAR LA NOCHE EN CULROSS




Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario