Ir al contenido principal

Cala d'Hort, un Trocito de Paraíso en Ibiza

Publicado
9/08/2021
 No sé si es por sus vistas, sus aguas cristalinas, sus casetas de pescadores, o que simplemente fue nuestra primera toma de contacto con Ibiza, que esta cala ha pasado a ser una de nuestras favoritas de la isla.

  Cuando estaba planeando nuestro itinerario por Ibiza, el nombre de esta cala salía y entraba de la lista de cosas que ver en Ibiza, y es que, aunque todo lo que habíamos leído sobre ella es que es preciosa, también nos daba miedo que es bastante turística, ¡y nuestra visita es en pleno julio¡.

  Finalmente, como nuestra llegada a Ibiza por ferry desde Denia es a las 9:30h de la mañana, y viajamos con nuestro propio vehículo, es decir, que solo es bajar del ferry y tirarse a la carretera, decidimos que es un buen momento para visitar la Cala d'Hort, una de las más bellas y visitadas de Ibiza. ¿Queréis saber más sobre esta paradisíaca cala?

Cómo llegar
 La Cala d'Hort se encuentra en la zona sur oeste de la isla, a unos 23 km de Ibiza y a unos 8 km de Sant Josep. Desde Sant Josep podemos tomar la carretera de Es Cubells, o bien, la carretera de Sant Antoni, dirección playas de Cala Tarida, Cala Vedella, Cala Carbó y Cala d'Hort. El camino se encuentra muy bien indicado y si además tenemos ayuda del GPS, no encontraremos ningún problema para llegar.

Aparcamiento
 Uno de los temas que nos preocupan de estas calas tan turísticas en temporada alta es el tema del aparcamiento. Y como todo lugar que es muy concurrido, tiene una regla, y es que hay que llegar temprano.

  Al llegar a Cala d'Hort nos encontramos a unos 200 metros de la cala, con una explanada a nuestra izquierda donde aparcar los vehículos. A partir de aquí, comienza una cuesta pronunciada que termina en la misma cala donde encontramos una pequeña rotonda para poder dar la vuelta, y donde a partir del medio día suele haber embotellamientos. Los más madrugadores aparcan en uno de los laterales de esta cuesta, a los más dormilones les toca aparcar en la explanada.

  Cuando nosotros llegamos sobre las 10:30, ya no hay sitio en la cuesta y nos toca dar la vuelta y aparcar el coche en la explanada de más arriba. La cuesta no es que sea muy larga, pero después, cansados de la playa y con el calor, parece mucho más. Lo bueno es que mientras subes te puedes ir metiendo por los recovecos para ver la cala desde arriba, que también tiene una vista espectacular.

Cala d'Hort
 Lo que hace tan especial a Cala d'Hort es que se encuentra envuelta entre acantilados, y que desde sus orillas se tienen unas espectaculares vistas a dos islotes, es Vedrà (382 m de alto) y es Vedranell (128 m de alto).
 Mientras te bañas en sus cristalinas aguas no puedes dejar de admirar tan imponente imagen que te gustaría guardar en tu cabeza para siempre. Impresiona el azul del agua, los veleros al fondo, los islotes a lo lejos....una imagen de postal😍.
 El acceso a la playa da a una primera cala que es donde se queda la mayoría de la gente, y nosotros novatos también fue aquí donde plantamos nuestra toalla. Esta cala es de piedras en la entrada al agua, por lo que es recomendable llevar escarpines. Pero si andáis un poco más hacia vuestra derecha (mirando al mar), y pasando la cantidad de sombrillas y hamacas que casi no dejan hueco, allí encontraréis que la entrada a la playa se vuelve arena blanca.
 Al final de esta pequeña cala de agua cristalina y arena blanca hay una pintoresca zona de antiguas casetas de pescadores que aumenta más si cabe la belleza del paraje. En los alrededores de estas casetas también vemos gente tomando el sol, y es que Cala d'Hort es tan visitada en verano, que hay que buscar hueco en todos los rincones.

Dónde comer
 A la hora de comer nosotros nos decidimos por el chiringuito La Carmen, a pie de playa y muy famoso por sus arroces. Las vistas desde su terraza son simplemente espectaculares. Si estáis interesados en comer aquí, tened en cuenta que es un lugar muy popular por lo que es mejor reservar. Por la tarde-noche también es muy solicitado ya que es uno de los mejores lugares de Ibiza para ver el atardecer.
 Otro lugar que llevamos apuntado y que también es bastante popular es el restaurante Es Boldado, justo al pasar la zona de las casetas de pescadores de la que os hablamos antes, y subir unas empinadas escaleras. Esto si vais por la playa, que puede no ser muy recomendable si viajáis con niños pequeños o con personas con dificultad para moverse. En tal caso, es mejor ir por carretera (de camino a la cala hay muchos indicaciones hacia el restaurante), y dejar el coche en su parking para clientes.

  Y por último, en medio de los dos restaurantes anteriores está el restaurante Cala d'Hort, también con unas vistas espectaculares y buenos arroces.

  Después del almuerzo, sobre las 15h, vemos que ya la cala está demasiado llena para nuestro gusto, así que nos vamos. Hemos pasado una mañana espectacular en una de las calas más bonitas de Ibiza y más especiales de nuestro viaje.

Atardecer en Cala d'Hort
  Si decidís venir hasta Cala d' Hort, deciros que un momento muy especial para visitar esta cala es a última hora del día, y es que, según dicen, desde aquí se ve uno de los mejores atardeceres de todo Ibiza. Este espectáculo lo puedes ver desde la misma cala o desde el Mirador de Cala d'Hort, a los pies de la torre de vigilancia de Es Savinar. Nosotros lo apuntamos en nuestra lista de pendientes para un futuro viaje.

  Ahora nos toca dirigirnos a nuestro hotel, y es que aún llevamos el coche cargado con todas nuestras maletas. Nuestro alojamiento, el Hotel Caribe en la zona de Es Canar, en la zona Este de la isla, se trata de un hotel muy sencillo, económico, y tranquilo. Para los que buscan un alojamiento limpio y sin muchos lujos.

  Pero antes de hacer el check-in, haremos una parada en Punta Grossa, muy cerca de Cala San Vicente, desde donde queremos ver las vistas del Mar Mediterráneo.

  Para llegar ponemos en el navegador Punta Grossa, pero el navegador nos lleva a un punto del sur de la isla que también lleva el mismo nombre. Volvemos a poner Punta Grossa en el navegador, esta vez nos fijamos que sea la que buscamos, cerca de Cala San Vicente y nos ponemos en camino.
  En media hora pasamos por Cala San Vicente la cual se ve preciosa desde la carretera.
 Y subimos y subimos, y en pocos minutos estamos en una zona donde ya el camino termina y el navegador nos avisa que hemos llegado a nuestro destino. Aquí no hay nada indicado. Nos encontramos un camino que lleva a una zona privada, y otro cortado por unas grandes rocas. ¿Adivináis por dónde hay que ir? ¡Claro, por el cerrado por las rocas! 😂.
 Caminamos unos 100 m y nos encontramos con estas vistas.
 Así termina nuestro día, y es que desde las 7,30 h que tomamos el ferry, ya necesitamos descansar, así que hacemos el check-in en el hotel y nos vamos lo que queda de día a la cala Es Canar, a 200m de nuestro hotel. Una cala tranquila, de arena y que por la tarde está casi completamente a la sombra.
 Mañana nos toca disfrutar de otra de las calas más famosas de Ibiza, Cala Comte, pero eso os lo contamos en el próximo artículo.