Visita a Zadar, Costa Dálmata

Visita a Zadar, la Costa Dálmata



  Zadar es la primera localidad de la Costa Dálmata que vamos a visitar en nuestro recorrido por Croacia. Se trata de una ciudad con mucha historia que ha visto pasar romanos, bizantinos, ha estado bajo dominación veneciana, francesa, astro-húngara, por ello, sus calles y edificios tendrán mucho que contarnos.
  Es muy fácil de recorrer a pie, la zona antigua no tiene grandes distancias y es en su mayor parte peatonal, lo que la hace muy cómoda para descubrir con niños.


 Hoy nos vamos a tomar el día con más tranquilidad, después de la visita de ayer al Parque Nacional de los Lagos Plitvice queríamos tomarnos el día de hoy mucho más relajado.

  Tras el desayuno en nuestro alojamiento que se encuentra justo al otro lado del puente que nos lleva a la antigua ciudad de Zadar, nos ponemos en marcha sobre las 10h para conocer esta localidad de la Costa Dálmata.

  Traspasando la Puerta Nueva, que es la más cercana que nos da acceso al centro histórico, a pocos pasos a la derecha (Jurja Barakovića) nos encontramos la oficina de turismo donde nos dan un mapa. Ya estamos preparados para empezar nuestra visita a Zadar.


Museo de las Ilusiones


 En la oficina de turismo hemos preguntado por alguna actividad dedicada más a los niños para realizar con nuestra peque, y nos han recomendado el Museo de las Ilusiones.
  Para llegar al museo tenemos que volver a la altura de la Puerta Nueva y subir por unas escaleras, este se encuentra en la zona más alta, muy cerca del también Museo del Vidrio Antiguo.

  El Museo de las ilusiones está formado por una colección de hologramas y juegos de ilusión en los que aprenderemos sobre la visión, percepción y el funcionamiento del cerebro humano.

  Es un museo pequeñito y las explicaciones vienen en varios idiomas pero no en español (croata, ingles, alemán e italiano).

  Nos encontramos salas con espejos donde tienes la sensación de infinito, una habitación donde pasas a ser un gigante o muy bajito, o el túnel Vortex que se trata de un túnel lleno de luces y giratorio donde experimentaremos la sensación de vértigo.

  En resumen, el museo no nos pareció nada del otro mundo ya que representaba una escueta exposición de lo que habíamos visto meses anteriores en Edimburgo, en la llamada Cámara Oscura.


Horario Precios
1 Junio- 30 Septiembre 09H - 00H Adulto 70 Kn
1 Diciembre - 31 Marzo 10H - 16H Niños
(5 a 15 años)
50 Kn
10 Oct - 30 Nov
1 Abril - 31 Mayo
10H - 20H Familia
(2 Adultos + 2 niños)
200Kn


Plaza Sime Budinuća y Petar Zoranić




 Se trata de dos plazas unidas formando una gran plaza pública que nos encontramos de lo más animada, gente sentada en las terracitas tomando el aperitivo, paseando, y otros como nosotros haciendo fotos.
  En el suelo de la plaza podemos ver unas superficies transparentes sobre las que podemos caminar, estas contienen restos de la antigua Zadar de la época romana y que se encontraron en unas excavaciones que se realizaron en la ciudad.
  En la Plaza Sime Budića se llevan a cabo a lo largo del año varios eventos culturales que le han dado un gran protagonismo para la ciudad. Aquí nos vamos a encontrar edificios importantes como la iglesia de San Simeón, la Torre del Capitán de origen medieval y una gran columna romana.





Plaza de los Cinco Pozos




  A la derecha de la gran Torre del Capitán subimos unos escalones que nos llevan a la Plaza de los Cinco Pozos, y que como no podía ser de otra forma, nos encontramos cinco pozos construidos sobre una cisterna. Estos pozos datan del siglo XVI y fueron creados por los venecianos para que Zadar pudiera tener agua durante los ataques de los turcos.
  La plaza en sí es bastante sencilla llamando más la atención por la gran importancia histórica que tiene para el pueblo de Zadar.

Los Jardines de la Reina (Jelena Madijevka Park)

 Desde la plaza de los Cinco Pozos accedimos a los llamados Jardines de la Reina donde nos habían recomendado en la oficina de turismo que subiéramos para ver las vistas de la antigua muralla de Zadar y de la ciudad. Después de subir unas cuantas escaleras, nos encontramos que había pocas vistas.



 Solo encontramos un hueco donde la arboleda nos dejaba ver algo. Este parque fue el primer parque público de Dalmacia y se fundó sobre el bastión Grimaldi en 1829.

Puerta Terraferma o Puerta de Zara


 Mirando hacia la puerta de salida del Parque de la Reina a mano izquierda, si nos asomamos podemos ver la puerta Terraferma desde las alturas. Esta puerta pertenecía al sistema defensivo de la ciudad de Zadar y la verdad que es mucho más bonita y llamativa que la puerta Nueva, por donde nosotros hemos accedido a la ciudad. En ella vemos al León de San Marcos, símbolo de Venecia, que nos recuerdan los años en los que Zadar estuvo bajo la dominación veneciana.

Plaza Narodni o Plaza del pueblo


  La plaza de Narodni nos pareció la más coqueta de la ciudad. Aquí nos encontramos, además de las típicas terrazas que ya os hemos comentado y que vemos por toda la ciudad, un mercado de productos de la zona, ideal para comprar algún que otro regalito.
  Esta plaza ha sido y es el centro de la vida pública de Zadar y nos encontramos edificios tan importantes como el ayuntamiento, el edificio de la Guardia Municipal, la Casa del Pueblo, o el más antiguo que se conserva en Zadar, la iglesia de San Lorenzo del siglo XI.

Iglesia sv Petra Andrije


  Callejeando por las pintorescas calles de Zadar nos encontramos con esta antigua iglesia de fachada sencilla y que su interior alberga una zona de exposición de obras de arte y una especie de tienda de artesanía, la verdad es que resultaba de lo más pintoresca

Foro Romano



 Seguimos hasta uno de los puntos fuertes de la ciudad, el Foro Romano. Estos restos romanos que datan del siglo I y III d.c, son de la época del emperador César Augusto y se encuentran al aire libre, pudiéndose pasear por la zona y ver los restos de forma gratuita.
  Si os gusta el arte romano, aquí se encuentra el Museo Arqueológico, justo en frente del foro.
  Nos sentamos un rato, disfrutando de las vistas y fijándonos en todos los detalles de la zona que no son pocos.
  Observamos lo que se llama la Columna de la Vergüenza donde se encadenaban en la Edad Media a las personas que habían cometido un delito para humillarlos, la Catedral, y la iglesia de San Donato que se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. 



 La iglesia de San Donato se construyó sobre el siglo IX con restos de las piedras del foro y destaca por su original forma circular. Por lo visto tiene muy buena acústica celebrándose en su interior eventos musicales.

Catedral de Zadar


 La catedral de Santa Anastasia de Zadar es la catedral más grande de la región de Dalmacia. Destaca sobre todo por su fachada ya que el interior es más bien sobrio. Lo que sí merece la pena es campanario, separado de la misma y al que se puede subir para tener unas bonitas vistas de la ciudad y de todo el foro romano.

Monasterio de los Franciscanos

 En la oficina de turismo nos recomendaron visitar el interior del Monasterio Franciscano, el cual alberga la iglesia gótica más antigua de Dalmacia y una amplia colección de arte sacro. Pero muy a nuestro pesar, cuando llegamos ya se encontraba cerrado, así que nos conformamos con ver las fotos del interior en el panel explicativo de la entrada.
  Para que no os pase como a nosotros os diremos el horario que había en un cartel colgado en su puerta.


Horarios
Mañanas 08H - 12H
Tardes 15H - 19H

Órgano de Mar y Saludo al Sol

 Nuestra última visita en Zadar era a estas dos curiosidades de la ciudad que se encuentran una al lado de la otra y a pie del mar.
  El órgano se trata de un instrumento que produce música gracias al empuje de las olas hacía unos grandes tubos. A simple vista lo que se ve son unas escaleras que dan al mar donde se observan unos agujeros por donde sale el sonido, los tubos se encuentran debajo de estos escalones. Esta zona tiene fama porque, según dicen, se ven los mejores atardeceres de Croacia, cosa que tendremos que comprobar en otra ocasión.


  El saludo al sol se trata de una obra del arquitecto croata Nikola Basic. Se trata de unas placas de vidrio de forma circular, debajo de las cuales hay unas células fotovoltaicas que absorben la luz del sol durante el día, y cuando cae la noche, esta energía la transforma en un juego de luces de colores de lo más llamativo. El saludo al sol es mejor visitarlo de noche, durante el día no tiene mucha gracia ya que no deja de ser un círculo de vidrio.


 Ya consideramos que hemos visto lo más importante de Zadar y se estaba acercando la hora de comer. Tras dar un paseo por la Riva o paseo marítimo, me puse a mirar en el móvil en Tripadvisor algún lugar recomendado para almorzar. Nos decidimos por el restaurante Bruschetta, en calle Mihovila Pavlinovića, a pocos pasos del paseo marítimo y donde comimos bastante bien. Es especialista en mariscos y comida mediterránea y con buena relación calidad precio, además de muy buena atención.

  Después del almuerzo fuimos en busca de nuestro coche atravesando una de las calles principales de Zadar, Sikora ul-Kalelarga, llena de tiendas, cafeterías y heladerías


 Aquí probamos los helados croatas que están buenísimos y teníamos las fuerzas necesarias para el que será nuestro próximo capítulo, Sibenik. La mejor manera de despedirnos de la ciudad de Zadar, nuestra primera ciudad de la Costa Dálmata.




Siguiente Día


No hay comentarios:

Publicar un comentario