Visita a Hamelin, la Ciudad del Flautista

Visita a Hamelin, la Ciudad del Flautista



 Hoy sábado, como os contamos en el capítulo anterior, amanecemos en nuestro aparcamiento de caravanas con ganas de conocer una de las ciudades más esperadas de la Ruta de los Cuentos de Hadas, Hamelin, la ciudad del Flautista.

  Esta ciudad es un poco más grande que los pueblecitos que hemos visto anteriormente, pero su centro histórico es pequeñito y se puede conocer tranquilamente en un día. Con sus 60.000 habitantes, Hamelin es el centro económico, cultural y turístico de la región de Weserbergland, y además, es mundialmente conocida debido al cuento de los hermanos Grimm "El flautista de Hamelin", que es lo que a nosotros nos a traído a visitar esta ciudad.

  Como os dijimos en el capítulo anterior, la zona para pernoctar con caravanas aquí en Hamelin está un poco más alejada del centro histórico, a un par de kilómetros, así que nos arriesgamos a acercarnos un poco más a la zona histórica con la caravana, a ver si tenemos suerte con el aparcamiento.
  Finalmente aparcamos a dos pasos del centro, en calle Papenstrasse. Zona azul, aunque un poco caro, pero nos ahorra una caminata.
   Zona azul centro de Hamelin 2€/h (2019), pudiendo sacar tickets como máximo de 1h, por lo que en dos ocasiones tuvimos que ir a renovarlas. La suerte es que como era sábado, a partir de las 14h ya era gratuito.

 Lo primero que vamos a hacer en esta ciudad es visitar la oficina de turismo, en calle Deisterallee 1, donde nos hacemos con varios folletos y un mapa de la ciudad ¡y en español¡.

  La oficina de turismo es de lo más moderna, y además de información, podemos contratar visitas guiadas por la ciudad e incluso un encuentro con el flautista.

Pincha para ampliar

 Salimos de la oficina, giramos a izquierda y atravesamos el parque municipal, donde hay mucha gente haciendo deporte, paseando o simplemente descansando en unas hamacas de madera disfrutando del entorno.


 Al salir de los jardines nos encontramos de frente el teatro de Hamelin, y al rededor, un mercado al aire libre de frutas, flores y productos de la zona.


 Nos damos cuenta de lo concienciados que están aquí con el tema del uso del plástico, y todo el camino que en España nos queda por recorrer. Vemos a todos los hombres, mujeres, niños y mayores con sus cestas o bolsas de papel, aquí no había lugar para el plástico.

  Viendo los diferentes puestos llegamos hasta la Fuente del Flautista, que está escondida entre vendedores, compradores y mercancía, pero al no verla con agua ni nada, nos decepciona un poco.


 Ahora ya sí, nos introducimos de lleno en el centro histórico de Hamelin para conocer la esencia de esta ciudad. Pero aunque llevamos mapa, si queremos seguir la ruta turística, solo tenemos que seguir el camino de las ratas, y es que en el suelo nos encontramos numerosos de estos roedores que nos van a mostrar la dirección de todas las atracciones turísticas de la ciudad.


 Pero no sólo veremos ratas por el suelo, ¡las hay por todas partes! En tiendas, restaurantes e incluso si vas a comprar pan puede que te topes con alguno de estos animalillos en la panadería.



Calle Osterstrasse


 Es la calle principal y una de las más bonitas de Hamelin. Pasear por aquí es una delicia, se van sucediendo casas con unas fachadas de lo más elegantes, y va a ser aquí donde nos vamos a encontrar algunas de las atracciones más emblemáticas de la ciudad como la Casa del Flautista, el Museo de Hamelin o la Casa de Bodas entre otras.


Casa del Flautista (Rattenfängerhaus)


  Es el primer edificio que nos encontramos tras entrar al casco antiguo de Hamelin, entre calle Osterstrasse y Bungelosenstrasse. Esta casa data el año 1603, y fue construida para el concejal Hermann Arends.

  La fachada está compuesta por muchísimos detalles y hoy día alberga un restaurante bastante famoso donde puede ser una buena opción para comer con la familia.

  En el lateral del edificio, el que da a la calle Bungelosenstrasse, o lo que es lo mismo, "calle sin tambores", podemos ver una inscripción relacionada con lo ocurrido con el famoso cazador de ratas y la partida de los niños. Según leímos, en esta calle está prohibido cualquier tipo de música en memoria a los niños desaparecidos, y es que fue por aquí por donde se les vio por última vez pasar.


 Según dicen, este cuento, al igual que la mayoría de los cuentos de los hermanos Grimm, se basa en una leyenda o algún hecho que ocurrió en el pasado. Hay varias versiones para el cuento del flautista, se piensa que la historia puede estar relacionada con una gran plaga de peste que azotó la ciudad, o con la captación de niños que se produjo en 1212 para acudir a Tierra Santa para una cruzada.
  Si visitas la ciudad de mediados de mayo a mediados de septiembre, podrás asistir a la obra de teatro "El flautista de Hamelin", todos los domingos a las 12h en la terraza de la Casa de Bodas.

Puesto de Pócimas de...¿sangre de rata?


 A pocos pasos de la casa del Flautista nos encontramos esta particular tienda de "souvenir" donde el dueño nos llama para probar alguna de sus pócimas. Estas mezclas son solo aptas para adultos porque, según nos comenta el amable señor, algunas llegaban al 50% de alcohol.
  Como veis en la foto, la señora, o medio bruja, tiene en las manos una bandeja para que dejes la voluntad después de la cata o de hacerte alguna foto con el curioso puestecillo.

  Continuamos por la calle principal siguiendo el rastro de las ratas del suelo y llegamos hasta la fuente del flautista, o como aquí lo llaman, el cazador de ratas.


 A pocos pasos de la fuente se hayan dos de las casas más emblemáticas de Hamelin, la casa Leist, que hoy alberga el museo de la ciudad, y la casa capitular, del siglo XVI y que conserva su fachada original.

Museo de Hamelin


 Este museo nos va a permitir dar un paseo por la historia de esta localidad, desde la prehistoria hasta nuestros días, además de conocer la relevancia local y difusión internacional del famoso cuento del Flautista de Hamelin.
  Vamos a recorrer seis plantas donde vemos objetos de la vida cotidiana de Hamelin de distintas épocas, armaduras, vestidos, figuras...Es un museo bastante completo y que recomendamos para entender mejor la localidad que nos encontramos visitando.



 A los niños, lo que más les gusta son las maquetas de diferentes edificios de la ciudad y la segunda planta, donde pueden ver diferentes representaciones de la figura del flautista, además de asistir al Teatro Mecánico. En este teatro se narra la historia del flautista en unos 12 minutos de una forma muy original, y el idioma no es un impedimento, porque todos conocemos la leyenda. Llama la atención la entrada al teatro que está llena de zapatos de los niños que supuestamente se ahogaron en el río.



Casa de Bodas (Hochzeitshaus)


 Fijaros todo lo que llevamos visto y aún no hemos salido de la calle Osterstrasse, la calle principal. Pues al final de la misma se encuentra la Casa de Bodas, edificio del siglo XVII y que la administración autónoma de la ciudad construyó como sala de fiestas para la población.
  Pero además de su fachada, lo que queremos ver de este edificio es su famoso Carrión, que se pone en funcionamiento diariamente a las 13:05h, 15:35h y 17:35h.



 El Carrión de la Casa de Bodas es todo un acontecimiento, incluso hay bancos de madera puestos en medio de la plaza para poder ver el curioso mini-espectáculo. A la hora en punto comienza una melodía y vemos salir a los personajes del cuento que ha hecho tan famosa a esta ciudad.


Iglesia del Mercado de San Nicolás


 Esta iglesia se encuentra en la Plaza de los Caballos (Pferdemarkt), justo al lado de la Casa de Bodas. Entramos para ver su interior (entrada gratuita), donde se está preparando todo para la misa, por lo que la visita tiene que ser rápida.
 Aunque esta iglesia tiene unos 800 años de antigüedad, ha sido reconstruida casi en su totalidad después de haber sido destruida en 1945 por fuego de artillería.

  ¡Pero si es que hasta en la iglesia tenemos presente la figura del flautista! ¡No lo podemos creer! Pues sí, tan solo tenéis que buscar en sus vidrieras.


 Ya nos está entrando el hambre y las terrazas de los restaurantes están llenas. Como no queremos perder mucho tiempo, nos vamos a un centro comercial que hay justo en frente de la Casa de Bodas, en el restaurante Street Kitchen, una especie de asiático donde los menús rondan de los 7€ a los 10€ y están bastante buenos.



Calle Bäckerstrsse

 Junto con la calle principal que ya hemos recorrido, Bäckerstrsse es de las que más nos han gustado en esta ciudad.


 No paramos de mirar las fachadas tan cuidadas y elegantes, y para nosotros tan originales ya que no estamos acostumbrados a este tipo de construcciones. Las fotos no hacen justicia. Entre estos edificios destacan la Casa Lücking, la farmacia Löwen o el hosta Rattenkrug entre otros.


Catedral de San Bonifacio


 Nos acercamos hasta esta catedral porque, según leímos, desde su torre se tienen unas bonitas vistas de la ciudad de Hamelin. Cuando llegamos, la parte de la iglesia está abierta, siendo el interior bastante sencillo, pero el acceso a la torre está cerrado. Hay un cartel que informa de que el precio de la subida a la torre es 1€, pero ni hay horario ni nadie para preguntarle. Así que después de un rato esperando nos vamos.
  La parte más antigua que se conserva de esta catedral es la cripta Romanus, aproximadamente del año 1120.


Ribera del río Weser

 Para terminar la visita a la ciudad de Hamelin, dimos un paseo por el río Weser, donde se supone que el famoso flautista ahogó a las ratas. Había mucha gente aprovechando el buen día que hacía, bien practicando deporte o tomando el sol, además podemos disfrutar de unas bonitas vistas al río.



 Algo que nos llama la atención son zonas cerca del río donde parece que estás en la playa. Si no hay playa, pues nos la inventamos. Zonas de arena blanca, con hamacas donde podemos tumbarnos y relajarnos, y hasta ¡tiene su chiringuito!. Eso sí, si quieres remojarte solo tienes la posibilidad del río o alguna fuente.


  Si queréis conocer mejor el río Weser podéis hacer un paseo en barco con la compañía de navegación a vapor del Weser. Desde mediados de abril hasta mediados de octubre se ofrecen excursiones y viajes regulares por el río Weser. (Www.flotte-weser.de)
 Y aquí termina nuestra visita a la ciudad del flautista, un lugar que ha superado nuestras expectativas y nos ha dejado encantados. Ahora vamos camino a Bremen, la ciudad de donde eran los famosos músicos del cuento de los hermanos Grimm "Los músicos de Bremen".

  Desde hamelin a Bremen tardamos unas 2.15h. Cuando entramos a la ciudad nos fuimos, siguiendo las indicaciones, directos a la zona de autocaravanas, pero estaba completa. Cerca del parking de las AC, paralelo al río Weser, hay un amplio arcén donde más AC estaban preparándose para pernoctar por la falta de sitio, así que en un hueco nos colocamos nosotros.


  ¿Queréis saber qué ver en Bremen? os lo contamos en el siguiente capítulo





Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario