Visita al Palacio de Monserrate en Sintra

Visita al Palacio de Monserrate en Sintra



 En nuestro viaje a Sintra, la ciudad que durante muchos años fue lugar de veraneo de reyes y nobles portugueses, no podíamos dejar de visitar un palacio menos conocido, pero no por ello menos espectacular, el romántico Palacio de Monserrate.

  Muchos de los turistas que visitan Sintra lo hacen desde Lisboa en una excursión de un solo día, dedicando su jornada a visitar palacios más turísticos como el da Pena o Quinta Regaleira, y a esto añadido que el Palacio de Monserrate se encuentra a algunos kilómetros a las afueras del centro histórico de Sintra, hacen que sea un lugar tranquilo y que aún conserva mucha de su magia.

  Para conocer el origen de su nombre nos tenemos que remontar hasta 1540, que fue el año en que Frei Gaspar construyó aquí una capilla dedicada a la Virgen de Monserrate. A lo largo de los años ha pasado por diferentes propietarios, algunos de los cuales lo restauraron y otros incluso lo abandonaron, pero aun así, siempre ha atraído a muchos viajeros y artistas.

  Fue en el año 1846 cuando la finca obtuvo su mayor esplendor gracias a Francis Cook, un comerciante y coleccionista de arte inglés, que adquiere la propiedad y construye un palacio de varios estilos entre los que destaca el morisco, gótico y un cierto aire de la India. Pero no sólo destaca el original edificio, también cabe mencionar sus espectaculares jardines que son considerados como unos de los más bellos de Portugal.

  Después de conocer todos estos datos teníamos mucha curiosidad por visitar el Palacio de Monserrat, así que aprovechamos nuestra estancia en Sintra para conocer este singular paraje portugués.


Cómo llegar

 Como os dijimos anteriormente, el Palacio de Monserrate no se encuentra dentro de la ciudad de Sintra, sino a las afueras, a unos 7-8 kilómetros del centro histórico. Para llegar hasta aquí tenemos varias posibilidades;

  *En autobús, siendo la forma más sencilla y recomendable. Solo tenemos que tomar el autobús n. 435 que une el centro histórico de Sintra con el Palacio de Monserrate. En caso de lleguemos en tren a Sintra, también podremos tomar este autobús desde la estación central.

  *En coche, aunque en principio es una forma muy cómoda de llegar hasta el palacio, fue la que nosotros elegimos y tuvimos algunos problemas. El GPS nos marca otra puerta de acceso que no está habilitada para la entrada a visitantes, donde nos encontramos a otras personas tan pérdidas como nosotros. En esta puerta hay un cartel que indica la verdadera entrada, se ve que no hemos sido los primeros con este problema. Siguiendo las indicaciones de este mapa, y mucho de nuestro instinto, conseguimos llegar a la verdadera puerta de acceso.

  En esta entrada encontramos una explanada con plazas de aparcamiento donde dejar nuestro vehículo de forma gratuita.
 Si visitamos el Palacio de Monserrate en los meses más calurosos es recomendable informarnos, o bien en la oficina de turismo, o llamando al teléfono del propio palacio, de si las instalaciones se encuentran abiertas, ya que cuando hace calor, suelen cerrar la carretera de acceso por riesgo de incendios

*En tuk-tuk, y es que si damos una vuelta por Sintra, veremos muchos de estos originales medios de transporte por las calles, y se pueden contratar para llevarte al palacio que desees después de negociar el precio.


Recorrido por el Palacio Monserrate

 Una vez que atravesamos la puerta de acceso al recinto y pasamos por taquilla, lo primero que vamos a visitar son los inmensos y espectaculares jardines que rodean el palacio.


  Sinuosos caminos que nos van llevando a recorrer un paisaje de exuberante vegetación con más de 3.000 especies que provienen de diferentes partes del mundo. Así caminando veremos desde madroños o palmeras, hasta helechos traídos de Nueva Zelanda o yucas procedentes del mismísimo México.


 Esta vegetación se encuentra acompañada de más elementos integrados con total armonía como son lagos, cascadas e incluso algunas ruinas que parecen engullidas por las plantas. Estas ruinas, que al parecer pertenecían a la antigua capilla de Monserrate, nos parece un decorado sacado de una película de misterio.


  Una zona del jardín del palacio esta dedicada a una de las colecciones más valiosas que tenía su propietario Francis Cook, el llamado Valle de los Helechos. Aquí conviven más de 40 especies de helechos procedentes de Australia y Nueva Zelanda, que se llegaron a convertir en una de las colecciones más bellas de Europa en el siglo XIX.


  En la zona más cálida y seca del palacio podemos pasear por el Jardín de México, donde encontramos ejemplares típicos del país mexicano como palmas, yucas y agaves, entre otros.

  Y después de tanta zona verde llegamos hasta el mismísimo Palacio de Monserrate.


  Este palacio nos llama la atención por su originalidad y ese aire romántico mezclado con pinceladas exóticas. Solo hay que ver su fachada para quedarse totalmente fascinado por su belleza.

  El interior no nos llevará mucho tiempo visitarlo, y es que, aunque también es precioso, las salas están totalmente vacías. La verdad es que eché en falta algo de mobiliario para entender mejor la vida en este palacio en aquella época, pero aun así, merece muchísimo la pena.

  Una vez dentro, todas las salas son preciosas, pero si hay algo que llama especialmente la atención es la galería central. Se trata de un pasillo central, a partir del cual se va a las distintas habitaciones, custodiado por hileras de columnas con arcos de estilo morisco que le otorgan una gran majestuosidad y elegancia.


 Pasaremos por la sala de estar, biblioteca, la sala de la música, el comedor....cada una con impresionantes techos, paredes e inmensos ventanales.


  Bajamos por unas escaleras y llegamos a la cocina, separada en dos grandes localizaciones, una para el cocinado de platos calientes, y otra para las cosas frías como ensaladas y sobremesas.


 Una vez que recorremos todo el interior del Palacio de Monserrat, salimos por una de las puertas laterales y que da a un extenso césped donde sentarse a descansar un rato y desde donde se tiene una bonita perspectiva del palacio. Según leímos, este césped fue el primero plantado de Portugal.



 Aquí damos por terminada nuestra visita al Palacio de Monserrate, uno de los secretos mejores guardados de Sintra. Recomendamos totalmente su visita ya que es un lugar encantador que mantiene toda la esencia de los años pasados. foto cesped

Horario
Parque Palacio
09:00 a 19:00 09:00 a 18:30


Precios (2020)
Adultos De 6 a 17 años Mayor 65 años
8 euros 6,50 euros 6,50 euros







No hay comentarios:

Publicar un comentario