Triberg, el Pueblo de los Relojes de Cuco

Triberg, el Pueblo de los Relojes de Cuco



 Seguimos con nuestra ruta por la Selva Negra, y después de llevar todo el día lloviendo en la visita a Gengenbach y el museo Vogtsbauernhof, parece que el tiempo nos va a dar una tregua y nos encaminamos a Triberg, nuestra última visita en el día de hoy.

  Triberg no es un pueblo tan idílico como los que estamos viendo durante nuestro recorrido por la Selva Negra. Se trata de una localidad con edificaciones más modernas, enfocada sobre todo al turismo, donde hay muchos hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs. La razón por la que recibe tantas visitas, es porque aquí se encuentran, las "supuestas" cascadas más altas de Alemania. Y digo "supuestas" porque hemos leído en varios lugares que parece ser que no es del todo así. Sean las más altas o no, la verdad es que hay que visitarlas porque son muy bonitas, así que para allá vamos, dirección Triberg.

  Un poco antes de llegar, nos encontramos con una curiosa tienda que nos hace darnos cuenta que estamos cerca de la ciudad de los relojes de cuco, y es que la misma tienda, parece un gran reloj de cuco.


  En su fachada hay un gran cartel en el que pone que se trata de la casa de los mil relojes. Entramos y nos quedamos maravillados con tanto reloj de cuco. Están por todos lados, en las paredes, estanterías y hasta alguno cuelga del techo. Son verdaderas obras de arte.

  Las dependientas son muy encantadoras con nosotros, cuando nos veían mirando mucho a algún reloj, nos lo ponían en funcionamiento para que viéramos el cuco.
  Pero tanta belleza hay que pagarla, y es que no son nada baratos que digamos. El cuco de la siguiente foto ronda los 2000€.


 Además de relojes de cuco tienen otros muchos souvenir de la Selva Negra, como licores, mermeladas, vino.... Así que después de caer y comprar algún que otro regalito, seguimos el camino.

  Entramos en Triberg y por su calle principal nos fuimos encontrando varias señales de parking, hasta que dimos con la señal que nos guiaba a un parking donde estaban permitidas las autocaravanas.
Precio del parking al aire libre
- 7:00 a 20:00 --- 1.5€/h con un máximo de 12€
- 20:00 a 07:00 ---  1€/h con un máximo de  5 €
 Desde el parking subimos a pie cuesta arriba un par de calles hasta la avenida principal, donde se encuentra la oficina de turismo (Wallfahrtstrasse, 4), pero ya era tarde y se encontraba cerrada. Teníamos la esperanza de que como nos había pasado en otros pueblos alemanes, aunque estuviera la oficina cerrada, tendrían folletos o mapas en la puerta, pero nada.
  Justo al lado de la oficina de turismo se encuentra el Museo de Triberg, que acababa de cerrar.

  Seguimos bajando la calle principal siguiendo las indicaciones de Waserfall (cascada), hasta que nos llevan a un camino con una hilera de bandera de varios países. Allí se encuentran las taquillas que nos dan acceso a las cascadas. Tenéis un cuadro con los precios de la entrada al final del artículo.



 Una cosa curiosa es que en la taquilla, además de comprar las entradas, podéis haceros por 1€ de una bolsa de cacahuetes para dar de comer a las ardillas que hay por el camino. No la compramos porque con el día de lluvia que llevábamos hoy, creo que todas las ardillas estará aún escondidas.

  Hay tres rutas que podemos hacer que se encuentran muy bien señalizadas, amarilla (cascada trail, 45min), verde (natura trail, 90min) y roja (cultura trail, 60min)

  Al ir con una niña, en la caseta de tickets nos recomiendan la ruta amarilla que es la más turística. Consiste en subir, subir y subir paralelo al río viendo los distintos saltos de agua


 Supongo que por eso no la consideran la cascada más alta de Alemania, porque en realidad no se trata de una cascada como pone en el folleto, sino de una sucesión de saltos de agua, que también tienen un gran encanto.

  El camino, aunque es bastante empinado, haciéndolo despacio es llevadero, sobre todo jugando a ver quién ve más ardillas, que a pesar de que pensábamos que no veríamos, al final alguna encontramos.

  A mediación del camino nos encontramos una especie de plataforma con un banco donde se ve el primer gran salto de agua. Es aquí donde todos los turistas se paran para hacerse la foto, y también donde la mayoría se dan la vuelta.



 Nosotros os aconsejamos seguir subiendo un poco más el camino porque vas atravesando un paraje espectacular. El verde se hace muy intenso, el cual se mezcla con los saltos de agua creando algunos rincones de postal. Así llegamos hasta un puente de madera donde ya dimos por terminada nuestra subida.





Precio
Adulto 5 €
De 8 a 17 años 4.50€
Ticket familiar
(padres con niños de 8-17 años)
12.50€
Las cascadas se encuentran abiertas todo el año.
Por la noche se iluminan hasta las 22h.


 Después de la visita a las cascadas de Triberg, seguimos paseando por la calle principal viendo escaparates de tiendas de souvenirs, y una de esas tiendas es la hermana de la que habíamos visto en la carretera, la casa de los 1000 relojes. Esta fachada es preciosa, donde los muñecos de la parte alta del reloj están en movimiento.


 Ya se está haciendo tarde, son cerca de las 19h, y nos dirigimos al parking para recoger nuestra compañera de aventuras, la AC, y poner rumbo al lugar donde vamos a pasar hoy la noche, el camping de Europa-Park, el parque de atracciones más visitado de Alemania. Pero antes de dejar Triberg, vamos a hacer una parada para ver el Reloj de cuco más grande del mundo.

  Deciros que aquí cometimos un error. En Triberg hay dos relojes de cuco que se disputan el título de ser los más grandes del mundo, uno en la pequeña ciudad de Schonach y otro en Eble Uhren-Park, ambos a las afueras de Triberg. Y como era tarde, decidimos ir a ver solo uno, el de Schonach.

  Según leímos después, el reloj de cuco de Schonach es famoso por ser el el PRIMER reloj de cuco más grande del mundo. Eso fue hasta que construyeron el de Eble Uhren-Park, que es el ostenta a día de hoy el título. Así que íbamos camino del reloj que está en segundo puesto, en otro viaje tendremos que ir a ver el más grande, ¡ya hay excusa para volver¡.

  Seguimos la carretera principal de Triberg haciendo caso a las indicaciones de Weltgröbte kukucksuhr, y a un par de kilómetros nos encontramos la parte trasera del reloj.


 Para ver el reloj en el horario de apertura hay que abonar entrada
  Pensábamos que el horario y la entrada era para verlo por dentro y que por fuera se podía ver a cualquier hora, pero nada más lejos de la realidad. Está tan tapado con árboles estratégicamente puestos, que desde los alrededores no podíamos ver absolutamente nada.
  La única opción es ir a la carretera de enfrente que es desde donde nosotros sacamos la siguiente foto. Así, que si vais fuera de horario a visitarlo no os recomiendo que perdierais tiempo en él.



Horario Precio
09:00 a 18:00 Adulto 2 €
De 7 a 16 años 1 €

 Ahora sí, no dirigimos Europa-Park donde llegamos a la hora justa de hacer el check-in en el camping, ya que poco después la recepción cerró.
  El camping es impresionante, pero eso os lo contaré en el próximo capítulo donde os hablaré de este fantástico parque.





Siguiente día


No hay comentarios:

Publicar un comentario