Schiltach "la pequeña ciudad" de la Selva Negra

Schiltach "la pequeña ciudad" de la Selva Negra



 Schiltach es una pequeña localidad de unos 4000 habitantes, conocida cariñosamente por sus habitantes como "la pequeña ciudad".

  En el siglo XVI ocurrieron tres grandes incendios que arrasaron la ciudad, por lo que en los años posteriores, ha sido reconstruida con mucho esmero luciendo hoy día como una de las ciudades más bonitas de la Selva Negra.


  En el pasado, Schiltach tuvo una gran importancia en la región gracias al comercio de madera, además del curtido de cueros, pero esta actividad de curtido aún se sigue practicando. Justo al lado de nuestro parking de caravanas donde hemos pernoctado, se encuentra la Curtiembre Trautwein, donde desde hace más de 300 años la familia Trautwein continúa la tradición del curtido "gamuza".

  Ahora vamos a adentrarnos en el corazón de Schiltach para recorrer sus calles y conocer más a fondo la "pequeña ciudad".

  Nos levantamos temprano en nuestro parking de autocaravanas en el que hemos pernoctado, que aunque no cuenta con comodidades como luz o agua, sí que tiene unas vistas impresionantes de Schiltach. No te cansas de mirar el río con las casas de madera a su orilla que parecen sacadas de un cuadro. Y tampoco se cansa nuestra peque de estar en la orilla dándole de comer a los patos todo el pan que ha encontrado a su paso.



  Empezamos el recorrido por la orilla del río paseando muy despacio porque no nos queremos perder detalle de lo vemos al otro lado. Así llegamos hasta un puente para cruzar hacia el centro de Schiltach


Puente Häberlesbrücke


  Desde este bonito puente lleno de flores tenemos una bonita panorámica de la "pequeña ciudad" y del recorrido del río Kinzig que rodea Schiltach creando bellos rincones. El río Kinzig tiene una longitud de unos 96 kilómetros, lo que lo convierte en el río más largo de la Selva Negra.



 Tras cruzar el puente, en pocos pasos llegamos hasta la "pequeña ciudad" donde se van sucediendo las casas con unas fachadas de entramado de madera de lo más coloridas que se encuentran en total armonía. Como es temprano aún no hay turista, las calles están vacías y son tan bonitas que parecen sacadas de un cuento.


Marktplatz


 Así llegamos hasta el centro de la ciudad, el corazón de Schiltach, que no podía ser otro que la Plaza del Mercado (Marktplatz). Esta plaza fue restaurada después del último incendio en 1590.


  Es una plaza bellísima, rodeada de un conjunto de edificios preciosos. Se que en este artículo repetimos mucho las palabras bonito, bello, precioso..., pero es que las fotos no hacen justicia a lo bonita que son todas las calles y plazas que nos vamos encontrando a nuestro paso.
  Esta plaza hoy día alberga ferias y festivales que se organizan en la "pequeña ciudad".

  En Marktplatz se encuentra el ayuntamiento de estilo renacentista en la zona más alta de la plaza, donde podemos obtener información y mapas en español de Schiltach.


 En el centro se ubica la fuente de la ciudad (Stadtbrunnen) con la figura de un león que es el símbolo de la soberanía del mercado. Un lugar ideal para para hacer un alto y sentarse a admirar la plaza.


  Aquí en Marktplatz nos encontramos dos de los museos más importantes de la ciudad


Apothekenmuseum


 En uno de los laterales de la Plaza del Mercado se encuentra este museo ubicado donde antiguamente se encontraba la farmacia municipal de Schiltach. Cuando llegamos la acababan de abrir, por lo que lo encontramos solo para nosotros.

  Este Museo de la Farmacia es privado, y según nos dijeron en la entrada, ostenta el título de ser el más grande de Europa, además de que posee las instalaciones originales.



 Dentro del museo nos encontramos vitrinas llenas de piezas y aparatos antiguos que nos va a hacer retroceder en el tiempo varios años atrás. Botes donde se guardaban sustancias utilizadas para hacer ungüentos, y hasta veremos un sótano donde se realizaba la destilación combinada.

  La verdad es que resulta interesante la cantidad de artilugios expuestos, y de como ha evolucionado la el trabajo de farmacia con los años.

Horario
1 Abril a 31 Mayo 14:30 a 16:30
Lunes cerrado
1  Junio al 31 Octubre 10:30 a 12:00 - 14:30 a 16:30
Lunes cerrado
Del 1 de Noviembre al 31 de Marzo permanece cerrado
Precio 2 €


Museum Am Markt


 Este museo también se encuentra en Marktplatz y es conocido por los habitantes de la pequeña ciudad como el "museo de las 1001 historias".

  En este museo se refleja la historia de Schiltach, contándonos acontecimientos importantes que han ocurrido en la ciudad a lo largo de los años. Lo malo, como viene ocurriendo en la mayoría de los museos que estamos viendo en Alemania, es que no hay nada de información en español, tan solo en alemán, inglés y francés. De todas formas, el encargado del museo, aunque no habla nada de español, con gestos nos explica algo de lo que vemos, todo un detalle que valoramos.


  Entre esos acontecimientos lo que más destaca son los tremendos incendios que azotaron la ciudad, además de las leyendas y anécdotas sobre los acontecimientos de la historia.


 Este museo no tardamos mucho en verlo, y para los niños tampoco resulta muy interesante, así que salimos a la plaza porque queríamos seguir paseando por las calles de Schiltach.

Horario
1 de Abril a 31 de Octubre 11:00 a 17:00
1 de Noviembre a 23 de Diciembre Sábados y Domingos
11:00 a 17:00
Entrada Gratuita
 ¡Cuidado!. En Navidad horario especial.
  Subimos por la calle empinada (Schlossbergstrasse) que sale de Marktplatz porque nos llamaban la atención las casas todas alineadas que parecen un decorado. Cada fachada tiene su decoración particular y en algunas hasta podemos ver la fechas de construcción. Desde lo más alto de la calle se tiene una bonita panorámica.


 Seguimos el camino que tiene marcado el mapa que cogimos en la oficina de turismo y llegamos hasta el Puente de la Ciudad (Stadtbrücke). Desde este puente se puede ver la confluencia del río Schiltach, que le da el nombre a la ciudad, y el río Kinzing.
  Una vista muy bonita es la que se tiene desde este puente hacia las estribaciones.


 Seguimos nuestro camino hasta el Barrio de Curtidores.


Barrio de Curtidores

 Es la zona más antigua de Shiltach y que todavía conserva su forma original.
  Este barrio era habitado por los curtidores de la ciudad que realizaban su oficio junto al agua. Estas casas datan del siglo XVII y XVIII. Este barrio se encontraba en las afueras de la ciudad debido al hedor y las aguas residuales que se originaban.


Museo de las Balsas y Curtiembres (Schüttesägemuseum)


 Se trata de un museo bastante interesante, que se encuentra situado entre el río Kinzing y un canal, y donde vamos a aprender sobre la actividad económica en Schiltach. Una gran parte del museo está dedicado a los balseros, y la verdad es que es curioso ver las maquetas, vídeos y muñecos que representan como se realizaba el proceso de realizar las balsas y transportar la madera a lo largo del río.


  Después pasamos a ver una serrería que funciona mediante una noria gigante como lo hacía en la Edad Media, donde vemos como era la tecnología de corte de madera de la época.

  Subimos al piso superior, aquí se representa el arte de la curtiduría, que como os dijimos al comienzo del artículo, se sigue practicando hoy día en Schiltach. Existían los curtidores en blanco, que empleaban sales para conseguir blanquear el cuero de ovejas, cabras y animales salvajes. Los curtidores en rojo usaban corteza de roble y abeto para colorear de rojo el cuero, principalmente de vacuno.

  El museo no lleva mucho tiempo visitarlo y recomendamos incluirlo en el recorrido por ser muy interesante para entender las actividades que se han llevado el la "Pequeña Ciudad".


Horario
1 de Abril a 31 de Octubre 11:00 a 17:00
1 de Noviembre a 23 de Diciembre Sábados y Domingos
11:00 a 17:00
Entrada Gratuita

  Demostración de las máquinas en funcionamiento los viernes a las 15:00.


Iglesia Protestante de Schiltach (Evangelische Stadtkirche)


  Esta iglesia la encontramos cerrada al público. Se trata de un edificio de estilo neo-romano que se terminó de construir en el 1843. Llama la atención que siendo Schiltach un pueblo tan pequeño tenga una iglesia protestante tan grande, y es que por lo visto, hasta el 1810 Schiltach tenía una población que era exclusivamente protestante, siendo esta iglesia una de las más grandes de la región.


Bahnpunkt Schiltach


 Aquí se expone una "parada de ferrocarril" donde los habitantes de la pequeña ciudad recuerdan la importancia que este vehículo tiene para ellos, ya que con él se inició una nueva era para Schiltach.

  Así seguimos paseando a lo largo del río Kinzing despidiéndonos de este pequeño pueblo que nos está gustando tanto. Llegamos a la autocaravana donde estuvimos un rato admirando el paisaje, y es que parecía que ninguno de nosotros quería dejar aquel maravilloso lugar.

  Pero es hora de poner rumbo a nuestro próximo destino, el castillo de Hohenzollern donde pasaremos la tarde de nuestro último día en la Selva Negra.





No hay comentarios:

Publicar un comentario