Ruta del Gollizno en Moclín, (Granada)

Ruta del Gollizno en Moclín, (Granada)



 A 33 kilómetros de Granada y atravesando poblaciones como Olivares y Moclín, nos encontramos una ruta bastante popular en la zona, la llamada Ruta del Gollizno.

  Se trata de un camino circular bastante entretenido donde atravesaremos un puente colgante, caminaremos por unas pasarelas de madera, nos adentraremos en el bosque, y disfrutaremos de un entorno único.

  ¿Os he convencido?. Pues a continuación os vamos a contar todo lo que debéis saber para realizar la ruta del Gollizno y disfrutarla al máximo. ¿Empezamos?


Cómo llegar

 Al ser una ruta circular podemos empezar desde varios puntos, siendo lo más habitual comenzar desde el centro de la población de Moclín, o bien desde la localidad de Olivares. 

Pincha para ampliar

  Nosotros os aconsejamos empezar en Olivares y desde allí tomar el sendero que nos indica Ruta del Gollizno que nos lleva hacia el río Velillos, porque hacerlo en sentido inverso es muchísimo más duro.

  Una vez en Olivares, aquí os dejamos la zona donde aparcamos el coche que se encuentra muy cerca del comienzo de la ruta



Recorrido por la Ruta del Gollizno

  Esta ruta nosotros la vamos a realizar a finales del mes de octubre, donde vamos a disfrutar ya de los colores del otoño, de las hojas caídas en el suelo, y de una temperatura más agradable que en los meses de pleno verano.

  Llegamos a Olivares a eso de las 11.30h y aparcamos el coche en el lugar del que os hablamos anteriormente sin problemas, una explanada muy cerca del comienzo de la ruta.

  Desde el aparcamiento bajamos la carretera unos 200 m y nos encontramos los primeros indicadores hacia la Ruta del Gollizno.


 Esta carretera nos lleva a pasar por debajo de una casa con una construcción muy particular. Una vez que la atravesamos, ya da comienzo el sendero del Gollizno y que nos va a llevar hasta el cauce del río.


  En pocos metros encontramos paneles informativos donde nos hablan de la fauna y vegetación que conviven en este paraje. En cuanto a la flora, debido a la climatología de la zona, nos vamos a encontrar una gran variedad de ecosistemas, entre los que destaca el Bosque Mediterráneo. Abundan los olivos, almendros y encinas. En lo márgenes del río podemos ver álamos, chopos sauces, fresnos, y en las zonas más escarpadas abundan los dientes de gato, hiedras, culantrillo de pozo, y hasta subiremos por un extenso pinar que fue repoblado en los años 50.

  Con respecto a la fauna nos podemos encontrar tanto especies acuáticas como de montaña. Los animales que aquí conviven los podemos ver en el panel informativo del comienzo de la ruta. A ver cuantas de estas especies conseguimos ver a lo largo del camino.

  Pronto llegamos hasta un puente de hierro color verde que tendremos que cruzar para seguir nuestro camino por el cauce contrario del río Velillos.


 Hay un momento en el que el camino comienza a ser cuesta arriba y nos topamos con una bifurcación. Aquí la ruta continúa por el sendero de la izquierda, el que se encuentra delimitado por troncos de madera y una cuerda blanca.


  Por aquí el camino es mucho más estrecho y las vistas van mejorando por momentos.


 Así llegamos hasta el primer punto de interés de la Ruta del Gollizno que nos marca el mapa, la Fuente de la Buena Ventura. Esta fuente recibe su nombre por la historia que escribió Pedro Antonio de Alarcón sobre el malhechor bandolero Parrón, al que un gitano le leyó la buenaventura en este lugar.


 La ruta continúa atravesando los Tajos de la Hoz, y ya a lo lejos, comenzamos ver las pasarelas suspendidas en la pared de la roca y un grupo de personas, donde suponemos que debe estar el puente colgante, el lugar más esperado de los niños que realizan la Ruta del Gollizno.

  Ya escuchamos agua, y es que acabamos de llegar a la antigua presa de la Luz (año 1930). Aquí se encuentra el famoso puente colgante que nos hará cruzar el río para continuar nuestro camino por las zigzagueantes pasarelas de madera. Para nosotros, uno de los lugares más bonitos y fotogénicos de la Ruta del Gollizno.


  En este puente y pasarelas es donde más personas nos vamos a encontrar en todo el recorrido, ya que todos los que hacen esta ruta, quieren fotografiarse en este punto, y como es domingo, tendremos que esperan unos minutos para poder hacer nuestra foto con tranquilidad.



 Después de caminar unos 200 m de pasarelas de madera, el camino se adentra en el bosque, donde vamos a disfrutar de los colores típicos del otoño. Los ocres se combinan con el verdor de la vegetación, e incluso con el rojo de algunos árboles.


 Pero al poco tiempo comienza el sendero a hacerse más duro, y es que vamos a comenzar una empinada subida. A lo largo del ascenso merece la pena detenerse de vez en cuando para disfrutar del paisaje desde las alturas.


 En una de las zonas más altas de este camino ascendente nos encontramos con un mirador con muy buena perspectiva de los alrededores.


  El camino es cada vez más salvaje, pero la pendiente se suaviza un poco. Nos quedan solo unos metros para llegar a la Fuente Corcuela. Esta fuente es de lo más original y se encuentra en una zona de descanso donde hay mesas de madera y alguna que otra de piedra, donde podemos descansar y retomar fuerzas. Aquí aprovechamos para hacer el almuerzo en un entorno con mucho encanto.


  Con la barriga llena, dejamos atrás la fuente y llegamos a la carretera donde vemos la siguiente indicación que os mostramos en la foto. Nosotros seguiremos dirección a Moclín.


  Aquí comienza otra subida de 1.2 km donde atravesaremos un gran pinar, nos adentraremos en el tajo de las Palomas con unas vistas impresionantes divisando hasta los picos nevados de Sierra Nevada, y llegaremos hasta el castillo de Moclín. Para mí, uno de los tramos más intensos de la ruta, aunque mi niña de 9 años lo realiza despacio y consigue subir sin problemas.


 Por el camino nos encontramos con la ermita de San Antón, donde se encuentra el patrón del pueblo.


 Y así llegamos hasta el pueblo de Moclín, un precioso pueblo granadino custodiado por un gran castillo.
  El pueblo se ve precioso. Nos queda pendiente para otra visita ya que merece la pena dedicarle una mañana para visitarlo con tranquilidad. Además, debido a la pandemia por el COVID-19, las atracciones turísticas se encuentran cerradas al público. Volveremos cuando la situación mejore.


 Seguimos la Ruta del Gollizno y bajamos por una de las calles más bonitas de Moclín, la calle Amargura.


 Una vez que salimos ya de la población de Moclín, comienza una bajada bastante intensa, de aproximadamente 3 km, que ha sido el principal motivo de hacer la ruta en este sentido, ya que realizar este tramo en subida resulta bastante cansado.


 A lo largo de estos 3 km nos encontraremos la ermita de las Angustias y una amplia zona recreativa donde descansar.



 Así llegamos a nuestro coche después de marcarnos el móvil que hemos andado casi 9 km.

  La Ruta del Gollizno nos ha encantado, hemos disfrutado del río, la montaña, del precioso pueblo de Moclín...una ruta de lo más variada donde disfrutar de la naturaleza.



Tipo de ruta Circular
Longitud 8,5 Km
Nivel Fácil
 El recorrido tiene algunas subidas importantes que hay que tener en cuenta si vamos con niños demasiado pequeños

Artículos que te pueden interesar


No hay comentarios:

Publicar un comentario