Ir al contenido principal

Patios de Córdoba, Recorriendo el Barrio de San Basilio.

Publicado
1/07/2021
 Lo que queda de tarde lo vamos a dedicar a recorrer el barrio de San Basilio, o también conocido como barrio del Alcázar Viejo, famoso por la participación de sus patios en el Festival de los Patios Cordobeses, y es que es aquí donde se encuentran muchos de los patios ganadores del concurso.

  El barrio de San Basilio, situado muy cerca del Alcázar de los Reyes Cristianos, es uno de los más antiguos de Córdoba. Aunque cuenta con apenas tres calles principales, le vamos a dedicar un par de horas en las que queremos ver algunos de los patios más representativos.

  Estos patios, durante el mes de mayo que es cuando están en su máximo esplendor, se encuentran abiertos al público durante el Festival de los Patios y de forma gratuita. También es en estos días cuando hay más visitantes, llegando a formarse colas importantes a la entrada de los patios más famosos. El resto del año muchos de ellos cierran sus puertas, sin embargo otros, algunos de los más galardonados, dejan abiertas sus puertas al público durante todo el año (excepto agosto), mediante venta de entradas. Por eso nosotros nos hemos decidido a visitarlo dos semanas después del concurso, cuando aún están esplendorosos pero sin tantos visitantes.

  Para conocer los patios nos pusimos en contacto con @tuguiacordoba para realizar la visita de forma guiada, cosa que os recomendamos totalmente, ya que no solo vimos los patios, sino que conocimos muchas curiosidades del concurso y de la forma de vida en estos lugares.
   Para realizar la visita es necesario comprar un ticket que podemos adquirir una vez que estemos en el barrio en C/ San Basilio n. 14, o bien por internet en la web www.depatios.com. El precio son 5€ la entrada individual que nos da derecho a visitar 5 patios entre los más premiados y emblemáticos de Córdoba. Los patios que incluye la entrada son; San Basilio 14, Martín de Roa 7, Duartas 2, La Berrera 1 y Postrera 28.

 A continuación os vamos a contar nuestro recorrido por los patios de este barrio cordobés, y es que aunque la entrada solo es válida para cinco patios, nosotros nos colamos en alguno más. El nombre de los patios hace referencia a la calle y n. en el que se encuentran dentro del Barrio de San Basilio.
San Basilio n.20
 Pasamos por este patio y aunque se encuentra fuera de nuestro recorrido, cuando la dueña nos vio acompañados de nuestra guía nos invitó a pasar. Se trata de un pequeño patio que concursa en la modalidad de arquitectura moderna creado con mucho gusto.
  En una de las esquinas destaca un limonero que contribuye al colorido del patio, a la vez que le da ese olor a cítricos, y en la esquina opuesta una fuente rodeada de hiedra que refresca el ambiente.
 Y entre tanta maceta veremos algunas piezas como capiteles de estilo romano y musulmán que le dan su originalidad.
 También os aconsejamos visitar este patio si os gusta la plata, y es que aquí podéis comprar joyas hechas de forma artesanal con la técnica de filigrana cordobesa.

Duartas, 2
 En este patio, mires por donde mires verás coloridas macetas, y es que cuenta con más de 400 repartidas por sus cuatro esquinas. Además, llama la atención por la gran variedad de plantas, y es que no solo vemos la típica gitanilla, también conviven aquí plantas exóticas y aromáticas, estas últimas formando lo que denominaban rincón andalusí.
  La escalera que vemos al frente es toda una belleza, y es donde todos los que venimos a ver los patios queremos la ansiada foto, por lo que se hace complicado encontrar este rincón vacío.
 Y hay otros lugares que nos recuerdan que estamos visitando viviendas particulares, que los dueños nos abren sus puertas para que podamos disfrutar de sus maravillosos patios, pero cuando se cierra la puerta a las visitas, la vida sigue dentro de ellos.

Barrera, 1
 A pocos metros del anterior patio en Duartas, 2 llegamos hasta otro de los patios de la ruta, el que se encuentra ubicado en Barrera n. 1. Se trata de un patio del siglo XVII que pertenecía a un gran caserón donde se encontraba antiguamente una cuadra. Aquí vemos muchos utensilios antiguos, como argollas, herraduras, arreo de ganado...que mezclados con las macetas, el blanco de las paredes y sus bonitas puertas, forman rincones con mucho encanto.
 Según nos comentaron, este patio aún no entra en concurso de los patios pero lo están preparando para ello.
Postrera, 28
 Este patio, a diferencia de los dos anteriores, entra en concurso en la categoría de arquitectura antigua. ¿Y qué significa eso?. Pues significa que este patio conserva su estado original (siglo XVI en este caso) sin haber sufrido modificaciones.
  Este patio es de lo más llamativo, primero por la cantidad de macetas que casi no dejan ver un trozo de pared, y luego por el azul intenso de todos sus maceteros que contrastan con las coloridas flores de las macetas.
  Nos enamoramos de su pozo y de la pila de lavar que conserva en perfecto estado. Y es que los patios cordobeses son el punto de encuentro de los habitantes de la casa. Cada uno tiene su vivienda independiente, pero es el patio donde pasan la mayor parte del tiempo.
 Me imagino en este patio las mujeres lavando en la pila y recogiendo agua del pozo. Las fotos no hacen justicia a la belleza de este lugar, que tiene una luz y un aroma a flores especial.

Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses
 Uno de los patios de los que más fotos habíamos visto en las redes sociales, y que se ha convertido en todo un emblema del barrio San Basilio. Podemos decir que no defrauda.
 Se trata de una asociación creada para mantener la tradición y el amor por los patios cordobeses, y su trabajo ha sido tal, que ha contribuido a que esta tradición haya sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
  Pero este Patrimonio Inmaterial de la humanidad no es en sí el patio, sino su forma de vida que aún se sigue conservando.
  La escalera de este patio la hemos visto varias veces en fotografía, y ya teníamos ganas de verla en persona. También conserva un precioso pozo y pilas para lavar la ropa.
 Al fondo y a la izquierda nos encontramos con una pequeña cocina de la que nos enamoramos al instante y que nos va a hacer viajar al pasado. ¡No le falta ni un detalle!.
 Dentro de todas las plantas y macetas que adornan este patio cordobés, hay una especie de lo más original y curiosa, la conocida como flor de la gamba, una planta procedente de México que parece una auténtica gamba.

San Basilio, 14
 Otro patio vecinal que participa en la modalidad de arquitectura antigua que se conserva tal como en el siglo XVI.
  Un pequeño pasillo nos da acceso hasta este maravilloso patio que se llena de color gracias a las gitanillas, geranios, begonias y claveles entres otras flores que aquí conviven en más de 600 macetas.
 Aún se conserva en este patio el baño, la cocina y el lavadero, y es que era aquí donde se llevaban a cabo la mayor parte de las tareas y donde se disfrutaba y disfruta del ocio en esta casa de vecinos.
 Y en San Basilio 14 nos encontramos con otra flor que nos encanta, la que llaman los pendientes de la reina, una flor muy elegante.

Martín de Roa, 7
 Con este visita damos por termina nuestra ruta por los patios cordobeses y no podemos tener mejor guinda del pastel. Este patio, de arquitectura antigua, que luce esplendoroso ya que se encuentra iluminado por las tímidas luces debido a que el sol se está escondiendo, nos ha dejado totalmente enamorados.
 Mirando alrededor vemos buganvilla, limonero, camelias, gitanillas...y todas lucen espectaculares.
  En un rincón vemos un tejadillo que cubre un pozo árabe y un lavadero que tienen sus años pero que están perfectamente conservados, un rincón donde todos se quieren fotografiar. Incluso su dueño te explica desde dónde salen mejor las fotografías, y es que ellos son los que mejor conocen sus patios.
 Aquí damos por terminada nuestra ruta por los patios cordobeses de San Basilio que nos ha hecho darnos cuenta de varias cosas; de todo el trabajo que hay detrás de estos patios por parte de sus dueños para que luzcan maravillosos, que son una forma de vida que no se debe perder, y el amor que le ponen a su conservación. Y con todo esto, el honor que tenemos los viajeros como nosotros, de que abran las puertas de estos patios al público, puertas que no debemos olvidar que son de sus propias casas, donde ellos viven a diario, para que podamos admirar tanta belleza. Solo decir que muchas gracias.