Palacio da Pena, el más Visitado de Sintra

Palacio da Pena, el más Visitado de Sintra



 Cuando buscamos información sobre la ciudad portuguesa de Sintra, raro es que no nos hablen o veamos alguna imagen de su icónico palacio de colores, ese que se encuentra situado en lo más alto de un cerro, el llamado Palacio da Pena. Y es que este palacio es el más visitado de Sintra, y una de las atracciones turísticas más visitadas de todo Portugal.

  El nombre de este palacio viene porque en este lugar se encontraba una pequeña capilla en honor a la Virgen da Pena, donde posteriormente se construyó el Real Monasterio de Nuestra Señora da Pena, que tras un gran terremoto que azotó la ciudad de Lisboa en 1755, quedó en ruinas. Años después, el príncipe Fernando II de Portugal se enamoró del lugar y ordenó la construcción de este palacio, una gran muestra del romántico del siglo XIX.


  Por lo tanto, como veis es una visita imprescindible en Sintra, y son muchos los que se acercan a esta ciudad solo por ver el famoso palacio de vivos colores. Y aquí estamos nosotros, ya desayunados en nuestro alojamiento ubicado en el centro histórico de Sintra, del que os hablamos en la organización del viaje, dispuestos a conocer el Palacio da Pena, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1995.

 Venimos a primera hora de la mañana, porque según he leído, se forman colas para entrar, y más los fines de semana. Por causa de la pandemia por el COVID-19, la cosa es muy diferente, y aunque hay gente, no encontramos nada de cola ni agobios a pesar de ser sábado del puente de octubre.


Cómo llegar

  El Palacio da Pena se encuentra en lo más alto del monte que lleva el mismo nombre, ubicado en plena sierra de Sintra, y al que no está permitido acceder con vehículo particular. Para llegar hasta allí tendremos varias opciones;

  *En autobús, siendo el n. 434 el que nos va a llevar hasta la puerta del palacio. Este autobús lo podemos tomar en la estación central de Sintra, o bien, en el centro histórico en la puerta del News Museum. El precio del billete sencillo es de 3,90€ (2020)

Pincha para ampliar

  *En taxi, que suele salir bastante más caro

  *En tuk tuk, que puede ser una forma rápida y divertida para subir si viajas con niños. El precio habrá que negociarlo un poco, pero anda sobre los 5€ por persona.

  *Con guía privado, y es que cerca de la estación de autobuses podemos encontrarnos con algunos de estos guías ofreciendo sus servicios, desde pasar el día completo contigo visitando lo más imprescindible de Sintra, hasta solo realizarte la subida hasta el Palacio da Pena. El precio también es negociable pero ronda los 5€ por persona (solo ida).


Recorrido por el Palacio da Pena


Pincha para ampliar

  Ya nos encontramos en la puerta del palacio, y aunque mi intención era estar a primera hora de la mañana visitando esta preciosidad, se nos ha liado la cosa y ya son las 11:00 de la mañana cuando nos disponemos a comenzar el recorrido. Pero, como os dijimos anteriormente, por causa de la pandemia del COVID, no encontramos colas.
 Los tickets para el Palacio da Pena se pueden comprar en la misma entrada del palacio, aunque es recomendable adquirirlas con antelación en su web para evitar colas y porque de forma on-line puedes beneficiarte de algún descuento.
  Las entradas se compran sin fecha, pudiéndolas usar una sola vez a lo largo del año en el que se ha realizado la compra

  Vamos subiendo una empinada cuesta donde empezamos a ver el palacio sobre nuestras cabezas. Así llegamos a la primera puerta, o más bien un arco, que nos recuerda más a oriente que a occidente.


  A mano derecha, la llamada Puerta Monumental, donde se pueden observar detalles de la arquitectura portuguesa del siglo XVI y donde se encuentra el escudo de armas.



 Esta puerta nos va a llevar a pasar por un puente elevadizo por donde vamos a poder subir a los patios superiores y a lo más alto de la Puerta Monumental, desde donde se tiene una preciosa panorámica del Palacio da Pena y del edificio donde se ubica, una tienda en el piso inferior, y una terraza panorámica que pertenece al restaurante del castillo en el superior.


 Es divertido subir a las torretas del edificio, cada una te da una bonita imagen del imponente edificio.
  En la zona superior destaca la puerta de Tritón, llamada así por la figura medio hombre medio pez que se encuentra en su fachada. Este ser mitológico aparece sobre una gran concha y rodeado de muchos corales.


 Justo al lado de la puerta de Tritón podemos ver la fachada principal cubierta de azulejos tan típico portugués.


 Cruzamos el arco de Tritón y llegamos al Patio de los Arcos, llamado así por los arcos que forman su balconada, con unas vistas impresionantes hacia la sierra de Sintra.

  Desde este patio sube una escalera que da a la capilla, pues estas escaleras se han convertido en uno de los puntos más fotografiados del Palacio da Pena, desde donde se aprecia bastante bien la Torre Reloj.




 En la capilla destaca la vidriera de Fernando II, y el retablo del altar mayor hecho de alabastro y piedra caliza. Esta capilla era la iglesia del antiguo monasterio que posteriormente mantuvo su función religiosa como capilla del palacio.


  Volvemos sobre nuestros pasos y descendemos nuevamente las escaleras hasta el Patio de los Arcos, pues al final de estos arcos sale un estrecho camino que rodea una parte del exterior del palacio, desde donde vemos este patio desde la distancia.


  Si seguimos rodeando el edificio tenemos unas preciosas imágenes de todos los alrededores del castillo, incluso veremos a lo lejos, en una loma vecina, el famoso Castillo dos Mouros y que visitaremos pronto.

  Ahora nos dirigimos a continuar nuestra visita por el interior del Palacio da Pena, donde se encuentran las dependencias, totalmente amuebladas,  que nos van a dar una idea de cómo era la vida aquí en palacio.

  Lo primero que nos encontramos es un impresionante claustro de dos pisos, que pertenecían al antiguo monasterio, y que fue adaptado posteriormente al palacio. Las paredes se encuentran totalmente cubiertas de azulejos hispano-árabes que datan del siglo XVI y nos dejan maravillados.


 Recorriendo los pasillos del claustro nos vamos encontrando diferentes habitaciones como el comedor, la sala de café, el cuarto del Rey D. Carlos, la sala de humo...



  Pero entre las dependencias nos llamó la atención el dormitorio de la reina Amelia con una terraza orientada al sur, con unas bonitas vistas del palacio, y desde donde dicen que se llega a ver a lo lejos Lisboa. Eso no lo pudimos comprobar porque había un poco de niebla. Me imagino aquí a la reina levantándose por las mañanas y asomándose a este balcón y tomando el desayuno con estas vistas...


 También destaca la Sala Noble que era el lugar de recepción y entretenimiento del palacio, por lo tanto una de las salas más suntuosas. Solo hay que fijarse en la lámpara que cuelga del techo, que ya te deja sin palabras.



 Una curiosidad que leímos en los paneles explicativos es que el Palacio da Pena fue la primera residencia real que tiene espacios usados específicamente sanitarios y destinados a la higiene corporal.

 Y llegamos a un lugar que teníamos ganas de ver, la cocina donde aún se conservan algunos fogones de leña originales, y donde abundan los utensilios en cobre, que están marcados con las letras PP que hacen referencia a Palacio da Pena.


 Ya hemos terminado la visita de lo que es en sí el palacio, ahora vamos a dar un paseo por sus jardines. Para ello bajamos la pendiente que nos había llevado al palacio, hasta que llegamos a la zona donde para el autobús. Allí vemos indicaciones y seguimos dirección el Valle de los Lagos.


El camino es de bajada y es toda una delicia. Impresiona la frondosa vegetación de un color verde intenso. Por el camino nos encontramos el Jardín de las Camelias, especies traídas de China y Japón que introdujo en estos jardines D. Fernando II. Una pena que no se encuentren en flor, porque tiene que transformarse en un lugar aún más espectacular.


 Y caminando llegamos hasta el Valle de los Lagos, formado por cinco lagos donde vemos algunos patos, gansos y cisnes, y todo esto cubierto de abundante vegetación.


 Aquí hay algunos bancos para descansar un poco de toda la visita al palacio. Al final del último lago vemos una salida que vamos a tomar nosotros ya que se encuentra muy próxima a nuestro siguiente destino, el Castillo dos Mouros, pero esa visita os la contamos en el próximo capítulo...

  El Palacio da Pena es una visita imprescindible si te encuentras en Sintra o alrededores ya que se trata de un palacio único y de lo más original. Para su visita te recomendamos calzado cómodo porque se suben algunas cuestas, y tener tiempo para disfrutar cada rincón. Nosotros estuvimos unas dos horas que nos pasaron volando.


Horario
Jardines Palacio
9:00h a 19:00h 9:30h a 18:30h



Precios (2020)
Adulto Senior Joven
(de 6 a 17 años)
Familia
(2 Adultos+2 niños)
14 € 12,5 € 12,5 € 49 €






Siguiente Visita


No hay comentarios:

Publicar un comentario