Korcula, una de las islas más bellas de Croacia

Korcula, una de las islas más bellas de Croacia



 Cuando estábamos organizando nuestro recorrido por Croacia, algo que teníamos claro es que queríamos visitar alguna de las numerosas islas del territorio croata. Después de mucho leer nos decidimos por Korčula, una de las más bellas del país.

  Según cuenta la leyenda, fue descubierta por el héroe griego Antenor, quien la descubrió al escapar de Troya, ¡y menudo descubrimiento!.

  En esta isla, la joya de la corona es la ciudad de Korčula, una de las ciudades medievales fortificadas mejor conservada del Mediterráneo, estando inscrita en la Lista Tentativa de Patrimonio Mundial por la UNESCO.

  Los habitantes de Korčula defienden que uno de los más grandes viajeros de la historia, el gran Marco Polo era natural de esta ciudad y no veneciano, por ello veremos muchos guiños a este viajero por nuestro recorrido, incluso se puede visitar la que dicen era su casa natal.


Cómo llegar hasta Korčula

 La isla se encuentra separada de la zona continental, más concretamente de la península de Pelješac, por tan solo 1.3 km. Desde y hasta la ciudad de Korčula hay conexiones diarias por ferrys desde la población de Orebic, situada en la Península de Pelješac, y por catamaranes desde las ciudades de Split y Dubrovnik.

  Algo importante a la hora de visitar la isla es comprobar la frecuencia y horarios de los ferrys y catamaranes, y si nos permite o no llevar nuestro vehículo. En temporada baja la frecuencia es mucho menor y algunas rutas solo se realizan en temporada alta, por lo que es bueno visitar la web www.jadrolinija.hr

  En la ciudad de Korčula los barcos tienen dos zonas de atraque, Korcula town (Korcula ciudad) o Domince (a unos tres kilómetros de Korčula ciudad)


Nuestro recorrido por Korčula

 Nosotros, como os contamos el día anterior de este diario, pasamos la noche en Orebic, a pocos pasos del pequeño puerto desde donde salen los ferrys hacia Korčula. Orebic es un pueblo muy pequeño y para llegar hasta el puerto solo hay que seguir las indicaciones dirección al mar.
  Cuando llegamos al puerto nos encontramos unas líneas pintadas en el suelo donde dejar el vehículo haciendo una fila para estar listos para embarcar. Se recomienda llegar al menos 30min antes.


  Como estamos en el mes de abril, la frecuencia de ferrys es menor y la única opción que tenemos de llegar a Korčula desde Orebic es atracando en Domince. Como os dijimos anteriormente, este puerto se encuentra a unos 3 km de korčula ciudad, por eso decidimos ir con nuestro vehículo.

  Nos dirigimos a la oficina de venta de billetes que abre al público 30 min antes de cada salida de ferry. La mujer que nos vende los billetes nos pregunta si sabemos que es domingo de Pascua y que estará todo cerrado...¡que le vamos a hacer!, es el único día que tenemos.

  Los billetes se pueden pagar en efectivo o con tarjeta.
  En tan solo 15 minutos ya estábamos en la isla y seguimos las indicaciones hacia Kočula Town. En el camino nos encontraremos un gran supermercado a nuestra izquierda y nos paramos en su parking porque las vistas que desde aquí se tienen son impresionantes. Se ve toda la ciudad desde las alturas y es una imagen de postal.


 Cuando llegamos ya al centro de la ciudad, cerca de un pequeño puerto, nos encontramos zonas de aparcamiento de pago (1h/ 10 kunas en 2019). Este aparcamiento desde el 1/10 al 30/04 es gratuito los sábados, domingos y festivos.

  Y al ver los pocos coches que había en las zonas de aparcamiento nos dimos cuenta de lo que nos quería decir la mujer de la venta de billetes, iba a estar todo cerrado y vacío, pero lo de vacío no nos importaba mucho, la verdad. Como la oficina de turismo estaba cerrada nos conformamos con hacerle una foto al mapa de la ciudad que está en la calle.


 Preparados ya, y sobre todo con muchas ganas, comenzamos nuestro recorrido por Korčula antigua.


Torre Revelin


 Salimos del puerto y fuimos bordeando las murallas hasta que dimos con esta torre que nos da el acceso a la zona antigua. Se trata de una torre medieval del siglo XIII bastante bien conservada y coronada con la bandera croata. A mediación de la torre podemos ver el león alado de San Marcos, que nos recuerda los antepasados venecianos de la ciudad de Korčula.
  Para pasar por ella tenemos que subir unas bonitas escaleras de piedra y nos adentramos en otro mundo, o mejor dicho, a otra época. Ya hemos traspasado la zona amurallada de la ciudad.


Calles del centro histórico


 Korčula tiene para visitar numerosas iglesias, palacios, casonas....pero si algo destaca esta ciudad es por sus calles históricas, que como curiosidad os diremos que están construidas en forma de espina de pez. Esto se hizo así para facilitar el paso del aire por ellas y así tener un aire acondicionado natural en los meses más cálidos, además, si se producen vientos fuertes, esta forma de construcción los para, sin provocar daños.
  Estas calles están llenas de tiendecitas de recuerdos y productos artesanales pero cerradas por el festivo. Suponemos que cuando están abiertas le darán una gran vida a la ciudad.


Iglesia de San Miguel


 A pocos pasos de cruzar la Torre Revelin nos encontramos a mano derecha la Iglesia de San Miguel. El interior, como estamos viendo en la mayoría de iglesias de Croacia, es más bien sencillo, destaca por su puerta donde se encuentra representado el ciclo de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte.

  Seguimos callejeando siendo las distancias aquí muy cortas, y vamos pasando Palacios como el Vijecnica y Riznica, este último hoy día alberga el museo donde se expone el Tesoro de la Abadía.
  Justo al lado nos encontramos con quizás el monumento más importante de Korčula, la catedral.


Catedral de San Marcos


 El campanario de la catedral es el punto que más destaca de toda la ciudad, se encuentra en la zona más alta de la isla y desde él se tienen que tener unas vistas fantásticas de toda la ciudad, una pena que esté cerrado. Lo que sí estaba abierta era la catedral, al menos en eso íbamos a tener suerte, el único edificio que abría hoy en domingo de Pascua. Pero claro, estaba abierto porque se estaba celebrando la misa, por lo que no hicimos ninguna foto, además estaba a reventar de personas, así que tampoco la pudimos ver muy bien.
  Según dicen, esta catedral fue construida por maestros locales y en su interior conserva una obra del maestro Tintoreto.


Casa de Marco Polo


 Como os contamos al principio de este artículo, los habitantes de Korčula defienden que Marco Polo, el cual abrió la puerta del Lejano Oriente con Europa, era natural de esta isla y no veneciano. Incluso aquí podemos ver la casa donde vivió su juventud el más grande de los viajeros. Y esto lo defienden muy en serio, lo veremos en folletos, en los escaparates de las tiendas y en multitud de guiños a lo largo de la ciudad.

  Según cuentan, Marco Polo fue capturado a los pies de las murallas de la ciudad, en una de las más grandes batallas del Mediterráneo, en el siglo XIII. Nosotros solo pudimos ver la torre de la casa de Marco Polo, el resto de la casa estaba tapada porque la están reformando.

  A lo largo del itinerario nos encontramos con varias iglesias que nos llaman la atención, que junto con las calles solitarias, le dan un encanto especial al recorrido que estamos realizando por Korčula, parece que hemos retrocedido en el tiempo.



 Por la calle lateral de la iglesia que sale en la ultima foto, la que se encuentra al lado de la Casa de Marco Polo, bajamos para llegar hasta donde se encuentra el mar.


 Aquí andamos por un pequeño pero bonito paseo lleno de restaurantes con unas vistas increíbles. El lugar es muy agradable y suponemos que en verano tiene que estar en pleno apogeo porque es de lo más relajante, sentarte con tu copa ahí frente al mar.



Torres de defensa


 Rodeando lo que es la ciudad, vimos varias de sus antiguas torres defensivas de la época romana que la defendían de aquellos invasores que llegaban de otras tierras. Son más pequeñas que la Torre Revelin pero también tienen mucho encanto, además de unas vistas muy bonitas.

  Saliendo ya de la zona amurallada por la torre Revelin hacemos la última visita


Museo Marco Polo


 Este museo nos lo habían recomendado para visitarlo con niños, que según nos dijeron, resulta muy interesante para ellos. Pero como todas las atracciones turísticas de Korčula, hoy domingo de Pascua se encuentra cerrado. Según leímos se trata de una serie de representaciones con escenas que muestran la vida de Marco Polo y sus viajes. Pero claro, solo vimos su fachada.

  Ya es hora del almuerzo y vimos una terraza bastante animada, así que como ya el hambre estaba haciendo de las suyas nos decidimos por entrar. El restaurante se llama Planjak y estaba lleno con los grupos de turistas que estaban de paso por la ciudad. Pedimos pescado a la parrilla que es su especialidad y estuvo correcto, solo uno de los pescados estaba un poco más seco porque se pasaron un en el tiempo de cocinado.

  Durante el verano korčula acoge gran cantidad de eventos culturales como exposiciones, conciertos, representaciones teatrales. Destaca sobre todo la tradicional danza de espadas "Moreška" que forma parte del patrimonio cultural inmaterial protegido de Croacia y sigue representándose desde hace más de 400 años. Esta danza se lleva a cabo dos veces por semana durante el verano.
  Después del ya tradicional helado croata tras el almuerzo, a las 16h ponemos rumbo con el ferry a Orebic, y desde allí hasta Dubrovnik, nuestro último destino de este recorrido por Croacia.

  Llegamos a nuestro alojamiento en Dubrovnik (toda la info en organización del viaje), y después de hacer el check-in y soltar las maletas nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad y cenar. El elegido fue el Restaurante Gajeta, donde comimos pizzas que estaban bastante buenas, aunque ya el Dubrovnik vemos que los precios son muchos más elevados que en el resto de Croacia, se ha acabado lo de comer barato. Nos vamos a descansar prontito que mañana tenemos que conocer Dubrovnik, la perla de Croacia.




Siguiente Día


No hay comentarios:

Publicar un comentario