promocionbooking

Un día en Lanzarote

Un día en Lanzarote



 ¿Por qué tan solo un día en Lanzarote con todo lo que esta isla tiene que ofrecer?. Pues la respuesta es porque nuestro viaje original es a Fuerteventura, una semana de playas, relax y sol, pero al saber que Lanzarote se encuentra tan cercano, 30 minutos en Ferry, nos decidimos a hacer una excursión de un día para ver esta preciosa isla. El ferry lo contratamos con la naviera Armas cuyos billetes compramos en el mismo puerto de Corralejo.
 A las 8.20h estábamos en Puerto del Carmen, el puerto de Lanzarote. Una vez que salimos pusimos el Gps en nuestro coche de alquiler dirección al Timanfaya.
Timanfaya



  Era lo primero que queríamos ver de Lanzarote porque abría a las 9h y habíamos leído en los foros que en temporada alta se podían formar muchas colas, lo cual, a la salida pudimos comprobar.
  Cuando llegamos a la entrada del Timanfaya aún estaba cerrado pero ya había coches en cola esperando a la apertura. El precio fueron 9€ los adultos y la niña de 6 años gratis. Una vez que se accede hay una gran explanada donde se van aparcando los coches ya que el recorrido se hace en autobús.
  Recomiendo llevar algo de abrigo porque hacía mucho frío y viento, nosotros llevamos chaquetas vaqueras, ¡y eso que era Julio¡
  El recorrido son unos 14 kilómetros que se hacen en aproximadamente una media hora, donde te van contando la historia en varios idiomas de la erupción de los volcanes, es muy bonito ver los campos de lava que se han formado, un paisaje totalmente lunar.


  El autobús te deja en el mismo lugar, donde hay baños, cafetería/restaurante (donde desayunamos por segunda vez ya que el madrugón empezaba a hacer estragos en el estomago) y tienda de regalos con todo lo relacionado con el Timanfaya.
  Una vez que bajas, te hacen una demostración geotérmica, un géiser artificial, el guía arroja agua a través de unas grietas y en segundos aparece una “explosión de agua”.


Paseo en camello por el Timanfaya



 Una vez terminada la demostración, cogimos el coche y nos dirigimos al punto donde se realizan los paseos en camello , es muy fácil de encontrar ya que en el camino de ida hacia el Timanfaya desde el puerto lo ves a mano izquierda. El paseo nos costó 12€ por camello donde se pueden montar 2 personas, como mi niña le daba un poco de respeto la dejaron montarse en una cesta junto con el padre, íbamos tres en el camello, aunque no es lo normal. En mi opinión personal, el paseo es totalmente prescindible, tardas más en los preparativos de montarte que en sí en lo que es el recorrido, y no ves nada que no se observe desde el punto donde esperan los que no se montan, pero claro, cuando vas con niños es muy distinto, para ellos es súper divertido y toda una experiencia, así que, ¡la mayoría acabamos montados en los camellos!.
Charco Clicos



  El charco de los Clicos está a 12 kilómetros del Parque Timanfaya y el camino con el gps no resultó ningún problema. Cuando llegas hay una explanada para aparcar con una tienda y un bar. Desde donde se aparca el coche hasta el lago hay un camino de unos 150 metros bien delimitado y sin asfaltar, que termina en dicho lago. El entorno es precioso y a pesar de que llegó una excursión de turistas a la vez que nosotros, no impidió que pudiéramos sacar nuestras fotos.



  El charco tiene ese color verde debido a un tipo de alga, además de azufre, que contiene en su interior.
  Una vez de regreso al coche hicimos algunas fotos de la zona que rodea al lago que también es digna de dedicarle unos minutos.
Mirador del río



 Como su nombre indica, es un mirador al norte de Lanzarote desde donde se tienen unas bonitas vistas de Isla Graciosa.
  Desde el Charco de lo Clicos hasta el Mirador del Río es ir casi de una punta de Lanzarote a la otra pero se tarda tan solo alrededor de una hora, así que, como íbamos bien de tiempo, nos pusimos en camino, el cual se nos hizo un poco monótono porque el paisaje es muy árido.
  Un consejo antes de ir al Mirador del Rio es que consultéis el tiempo ya que si está nublado veréis bien poco.
  Después de este punto volvimos a coger el coche rumbo a los Jameos del Agua.
Jameos del Agual



  Llegamos sobre las 13.30h. !qué se aprovecha el día cuando se madruga!
  Fuimos a sacar las entradas pero nos dimos cuenta que en la lista de precios ponía que a partir de las 15h las entradas tenían un 20% de descuento, así que, decidimos almorzar en el coche los bocatas que llevábamos y hacer tiempo hasta las 15h.
  El precio sin el descuento es de 9 eur adultos y gratis menores de 7 años.
  Los Jameos es un túnel volcánico ideado por el artista César Manrique, donde creo el primer centro de arte, cultura y turismo.
  Accedemos bajando por unas escaleras y lo primero que nos encontramos es un bonito restaurante con vistas a un lago de agua cristalina donde habita el cangrejo ciego de color blanco.



   Siguiendo por el camino indicado llegamos a la preciosa piscina artificial.
  Luego accedimos al interior de un precioso auditorio con capacidad para unas 600 personas.
  Para acceder con carro de niños es un poco dificultoso, incluso no sé si estará permitido (no vi ninguno) porque hay escaleras y al pasar por el lago es un paso estrechó, oscuro y de rocas.
Cueva los Verdes.

  Esta aproximadamente a un kilómetro de los Jameos del Agua. La entrada también tenía el 20% de descuento por ser más de las 15h. Precio sin descuento son 9€ adultos y niños menores de 6 años gratis.
  El recorrido es aproximadamente de 1 km y se tarda alrededor de 40 minutos.
  Las visitas tienen que ser con un guía que te asignan una vez que compras la entrada. El guía va explicando cada una de las formaciones que te encuentras. La visita resulta interesante.
  Tampoco es apto para carritos ya q hay escaleras, zonas con techos bajos, mejor llevar a los niños que no puedan andar en mochila.
1. Regreso al puerto

 El billete de vuelta lo teníamos a las 20h y como había que estar media hora antes en el puerto, y nos quedaba más o menos una hora de camino, decidimos hacer tranquilamente la vuelta. Paramos por el camino a tomar algo fresquito, ya que el día había sido largo y llegamos al puerto sobre las 19h. Teniamos 30min para ver un poco la zona del puerto, muy animada a esa hora con sus restaurantes y tiendas de souvenir.
  A las 19.30 estábamos montados en el coche y a la espera de pasar al Ferry. El viaje transcurrió sin incidentes y en media hora ya estábamos de nuevo en Fuerteventura.
 ¿Os ha gustado?, puedes seguirnos en FACEBOOK,  y TWITTER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario